ALGUNOS APUNTES SOBRE EL PASADO HISTÓRICO DE LALIN


Lalín como núcleo urbano, es tan reciente que carece de sentido hablar de su historia. Sin embargo, hay dos monumentos que siendo los gérmenes de su futuro, pueden darle esa proyección histórica que le falta. El primero es la erección de un castillo y el segundo la fundación de un monasterio. De uno tomó su emplazamiento y del otro el nombre.

Sello del Ayuntamiento de Lalín, a partir del año 1840, donde aparece la Torre-

Sello del Ayuntamiento de Lalín, utilizado a partir del año 1840, donde aparece la Torre

Según algunos historiadores en Lalín existió una fortaleza o palacio de los reyes suevos, cuya situación pudiera ser la misma de la fortaleza que después perteneció a la familia de los Suarez de Deza, que estuvo emplazada donde hoy se encuentra la estatua de aviador Joaquín Loriga.

La remota antigüedad y la regia procedencia de la construcción queda comprobada por la relevante importancia que la comarca de Deza alcanzó durante el periodo suevo, al ser erigida en Condado en el siglo VI por el rey Miro en el Concilio celebrado en la ciudad de Lugo; lo cierto es que desde mediados de la Edad Media, una importante fortaleza perteneciente a la poderosa casa de los Suarez de Deza, se elevó en este lugar, cuya traza todavía se conocía en el año 1953,  por unos diseños, hoy desaparecidos, obtenidos poco antes de ser derruida. Según estos diseños la fortaleza constaba de cuatro torres situadas en los cuatro ángulos de la muralla y de una torre del homenaje muy esbelta, con tres órdenes de ventanas de arcos de medio punto en los pisos superiores. Como a unos veinte metros, un doble recinto construido aprovechando los desniveles del terreno, acrecentaban sus condiciones militares de defensa. Esta fortaleza estaba levantada en un pequeño altozano, al borde de una calzada de origen probablemente romano y después camino para los peregrinos a Compostela. No se conocen hechos destacados de interés histórico, salvo que la torre fue la sede de la Jurisdicción de Deza. En torno a ella se asentaba a mediados del siglo XIX la Guardia Nacional. En sus alrededores  era donde se celebraba  desde tiempos remotos la feria del día 3 de cada mes y los escribanos aprovechaban para hacer las escrituras a los aldeanos. La torre sirvió desde 1840, de timbre de armas al Ayuntamiento de Lalín, juntamente con el célebre Carballo de Manteiga, soberbio ejemplar de roble, uno de los muchos que entonces poblaban sus alrededores.

En cuanto al monasterio, este se alzaba en el punto en que hoy está situada la Iglesia de Lalín de Arriba, templo que data del siglo XII y que es el que vino a sustituir al del antiguo cenobio. En el siglo X, la condesa doña Adosinda, de la familia del rey Ordoño II de Galicia, señora de las tierras de Lalín, Palmaz, Anzo y otros muchos lugares, después de rendir, durante muchos años, un culto apasionado y fidelísimo a la memoria del que fuera su esposo en los años de su juventud, quiso consagrar su vida de viuda y ya en plena ancianidad, con la fundación de un monasterio en el cual se elevaran diariamente oraciones al señor, por el eterno descanso de su amado esposo y fuera lugar propicio para la santificación de las almas.

Animada de tan santos propósitos, redacta una escritura de fundación –interesante documento, conservado en el Archivo Histórico Nacional, una copia del mismo se guarda en el Archivo de la Catedral de Lugo, estudiado y comentado por el investigador don Buenaventura Cañizares del Rey, que fue cura de Lalín y canónigo de Lugo y Santiago- en el que hace donación de sus bienes para la creación de dicho monasterio, poniéndolo bajo la advocación de San Martin de Dumio, que fue llamado el segundo Apóstol de Galicia, por haber convertido a la fe católica al monarca suevo Carriarico y a gran parte del pueblo que estaba en la herejía.

En este monasterio, que era dúplice, profesaron la condesa doña Adosinda, su sobrina la infanta Velasquita y otros miembros de su familia, sirviendo la iglesia de separación de las dependencias destinadas a los religiosos de ambos sexos. Su fundadora, llevada del deseo de que el culto tuviera todo el esplendor debido, dona objetos preciosos consistentes en ornamentos, cálices, cruces, ornamentos litúrgicos, etc., lo que revela la grandeza de la obra concebida por doña Adosinda.

En los años siguientes a la muerte de la Condesa, la codicia de los hombres y la relajación en la disciplina de la Regla, condujeron a este convento a tal grado de postración que en el siglo XII desaparece el monasterio y su iglesia arruinada, fue reconstruida como simple parroquial de San Martín de Lalín, en cuyo estado se conserva en la actualidad.

¿Existía antes Lalín? Las fundaciones monasteriales escogían generalmente para estas edificaciones lugares agrestes, escondidos, alejados de toda comunicación, que pronto se convertían en centros de vida y fuentes de riqueza. Lalín era uno de esos terrenos, situado “entre el rio Dezón y el arroyo Bervia”, despoblado y del cual no se halla otra mención anterior. El documento de Doña Adosinda expresa con toda claridad que Don Arias fue el primero que edificó en el sitio que surgió el monasterio. El territorio había sido propiedad de los padres de la viuda y ella o quizá sus padres, pusieron al frente de sus tierras a un colono llamado Lalino para que las roturase y las convirtiese en granja o villa, del que tomó su nombre. Lalín, pues, data del último cuarto del siglo X y debe  su origen al monasterio fundado y dotado por el Obispo Don Arias y su sobrina Doña Adosinda Gudestéiz, descendientes los dos de los Condes de Deza y de los Condes de Lugo.

Estos dos monumentos por su significación e importancia pueden considerarse como los primeros cimientos de los que más tarde había de surgir la futura villa de Lalin, aunque  carece de la prestancia histórica que ostentan otros pueblos, por existir ya como importantes conjuntos urbanos en tiempos muy antiguos, a los que les fueron concedidos fueros y privilegios por los monarcas, algo de lo que Lalín carece.

Madrid, Octubre de 2013

Publicado en Faro de Vigo, 27-10-2013. PULSAR

Anuncios

2 pensamientos en “ALGUNOS APUNTES SOBRE EL PASADO HISTÓRICO DE LALIN

  1. Investigados los inicios de la villa de Lalín sería oportuno continuar con la evolución histórica y las etapas del desarrollo urbano hasta la fecha para tener una perspectiva general de su evolución y crecimiento así como de su importancia comarcal.Soy consciente que dicho estudio tal vez supere las limitaciones de un blog.

  2. Creo que habería que investigar algo sobre a posibilidade de unha proto-vila anexa á fortaleza que din se situaba na Estátua, pois semella como un inicio de urbanización ó abrigo da mesm,a que poidera corresponder coa parte mais antiga do denominado “barrio de abaixo”, A pontella sobre o Pontiñas igoalmente estaría en dirección ó camiño do “rodo”, que, para salvar o desnivel, descrivía un codo abrupto ata non fai tantos anos. Ben entendido que digo proto-urbanismo, no que habitarían os servidores da fortaleza. Unha mágoa que non quede rastro documental. Pero a morfoloxía do lugar queda ó abrigo real da fortaleza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s