CAYETANO GIL TABOADA, ARZOBISPO DE SANTIAGO


El Ilmo. Sr. D. Cayetano Gil Taboada, figura relevante en la historia de Deza, fue colegial de Fonseca y Santa Cruz, Provisor de Sevilla, Canónigo de Santiago, Administrador del Real Hospital de la misma ciudad, Obispo de Lugo y Arzobispo de Santiago de Compostela.

Cayetano Gil Taboada

Cayetano Gil Taboada

Este insigne prelado de Deza, vino al mundo en la feligresía de San Esteban de Barcia el 7 de Agosto de 1688, partido judicial de Lalin, provincia de Pontevedra, en cuya iglesia recibió el bautismo el 10 de agosto de 1688 y le fue puesto el nombre del Santo en cuya festividad nació. Descendiente de antigua e hidalga familia, en la jurisdicción de Deza, fueron sus padres Don Pedro Gil Taboada, natural de Santiago de Taboada y Doña Flavia Gil Gundin, de Santa Eulalia de Donsión  y los padrinos del bautismo fueron Don Felipe Gil y Doña Juana Taboada Gil, vecinos de Santa Eulalia de Donsión. Los abuelos paternos fueron Don Jorge Gil Taboada, de Santa Eulalia de Losón (hijo de Andrés Gil y de Doña María Taboada) y Doña Margarita Gil y Camba, de San Esteban de Barcia (hija de Don Antonio Gil y de Doña Antonia de Camba y Rivadeneira) y los abuelos maternos, Don Gómez Gil Taboada y Doña Beatriz Gundín, naturales de Santa María de Don Ramiro.

Así que llegó a la edad de dedicarse a los libros, hizo sus primeros estudios  como alumno becado en el Colegio Menor de San Jerónimo de la ciudad de Santiago,  donde estudio filosofía. Se licenció y doctoró en 1708. Después  entró como Colegial en el de Fonseca de la misma ciudad, donde estudio jurisprudencia, en el cual llegó a ejercer el cargo de Rector el año 1713, cuando solo contaba 25 años de edad. Desde aquí se trasladó a Valladolid para continuar sus estudios y teniendo 26 años de edad entró en el histórico Colegio Mayor de Santa Cruz el 29 de Julio de 1714.

Puerta de entrada al pazo de Barcia donde nació D. Cayetano Gil Taboda

Puerta de entrada al pazo de Barcia donde nació D. Cayetano Gil Taboda

Fue tan destacado en los estudios, que las autoridades  procuraron encomendarle el desempeño de cargos acordes  con su talento. En el año 1719 era Obispo de Osma su tío Don Felipe Antonio Gil Taboada, que le nombró Visitador General de su Obispado el 30 de Junio del mismo año. El 1 de septiembre de 1720, Don Diego de Astorga y Céspedes, Inquisidor General, le nombró Fiscal de la Inquisición de Sevilla. En esta ciudad fue también Racionero de su Metropolitana Iglesia y promovido su tío a este Arzobispado fue su Provisor y Gobernador, mientras su Ilustrísimo tío presidía el Real y Supremo Consejo de Castilla.

En el mes de Marzo de 1725, fue nombrado Canónigo Capitular de la Catedral de Santiago y se le dio plaza de Inquisidor en la Inquisición de Sevilla por el Inquisidor General Don Juan de Camargo, quien se la conmutó por la misma plaza en la Ciudad de Santiago, pasando así a ser Inquisidor de su Santo Tribunal. Hallándose en esta Ciudad, el Rey le nombró, Administrador del Grande y Real Hospital, fundado por los Reyes Católicos, cargo de gran importancia en aquellos tiempos.

Los importantes servicios que desempeñó con gran prudencia, sus acrisoladas virtudes y su profunda ciencia, alcanzaron la merecida recompensa, siendo promovido por el Rey Felipe V, a la sede Episcopal del Obispado de Lugo, vacante por muerte de Don Manuel de Santa María y Salazar, en el mes de Febrero de 1735. El concepto que tenía de su idoneidad, era tal, que aunque renunció con todas sus fuerzas a esta última dignidad, no pudo lograr que se le admitiese la renuncia. Nombrado para esta Iglesia el 29 de Noviembre de 1735, fue consagrado Obispo en diciembre en Santiago e hizo su entrada pública en Lugo el 11 de Enero del año siguiente y luego el 14 la jura acostumbrada. Rigió la Iglesia de Lugo, durante diez años, realizando muchas obras de gran importancia y reformas en la catedral y en la ciudad. Llevó a cabo entre 1739 y 1743, la remodelación y terminación del actual Palacio Episcopal, en cuya fachada, sobre la puerta principal se ve el escudo de sus armas. A ambos lados del escudo esta labrada en la piedra la siguiente inscripción: “Este palacio y obra se hizo y finalizó siendo obispo y señor de esta ciudad el ilustrísimo señor don Cayetano Gil Taboada, natural de San Esteban de Barcia, arciprestazgo de Deza, el año de 1743”. Concluyó la capilla y el retablo de Nuestra Señora de los Ojos Grandes, obra muy costosa, realizada por Fernando Casas Novoa, uno de los arquitectos más destacado del barroco, para la que dio seis mil reales.

Oración funebre

En el año 1742, arreglo juntamente con el Cabildo el plan de educación e instrucción que debía darse a los niños de Coro que habían de vivir en una misma casa, cuidados y dirigidos por el Maestro de Capilla. En el mismo año regaló a la Catedral de Lugo, en la que permanentemente se adora a Cristo Sacramentado,  una rica y exquisita colgadura de terciopelo carmesí, con fleco y galones de oro, para que cubriese todas las paredes del Crucero, valorada en 150.083 reales. El Cabildo, mostrándose agradecido a tan preciosa dadiva, le regaló un báculo Pastoral y un anillo de gran valor. Donó a la Congregación o Escuela de María Santísima, un hermoso viril que costó cuatro mil reales. Reedificó la Casa o Palacio que la diócesis tenía en Diomondi, precisa para recoger las Rentas que el obispado percibía en el partido de Monforte.

Puso en orden el Archivo Episcopal y como faltasen muchos instrumentos y apeos necesarios para la perpetuidad de las Rentas,  se ordenaron y juntaron más de tres mil hojas. Hizo con equidad de Padre los Foros a cuantas personas vinieron a recibirlos y a pesar de tener en el Obispado muchos parientes, a ninguno dio una fanega de pan en Foro. Instituyó la plaza de Procurador de pobres con aprobación del Consejo, la que con gran generosidad cedió en beneficio del Cabildo, el cual para corresponder a tanta fineza regaló a Su Ilustrísima un pectoral de zafiros que había regalado a la Iglesia el Ilustrísimo Señor Don Bernardo Froilán Saavedra y Sanjurjo, Arzobispo de Larisa (Tesalia, Grecia) y natural de Lugo.

Actas del Sinodo celebrado en Santiago

El acierto con que gobernó la Iglesia de Lugo hasta el año 1745, se tuvo presente para que el Rey le nombrase Arzobispo para la Archidiócesis de Santiago, sustituyendo a Don Manuel Isidro Orozco, que gobernó dieciséis años. Recibió las Bulas del nombramiento, hallándose en el pueblo de Recimil y se publicó en su Cabildo sede vacante, el 29 de Septiembre de dicho año. Hizo su entrada en la Sede Compostelana el 17 de febrero de 1746. Durante su gobierno en la Archidiócesis,  celebró un Sínodo con su clero, el que, por contradicciones de algunos individuos fue desaprobado por Su Santidad, a pesar de estar ya impreso con licencia del Consejo.

Siendo Arzobispo de Santiago, se llevó a cabo la terminación de la gran obra de la fachada barroca del Obradoiro de la Catedral de Santiago, ejecutada por Fernando Casas Novoa, fachada-transparente que protege la obra maestra del Medievo “El Pórtico de la Gloria”, del Maestro Mateo; en el año 1750, se colocó la estatua de Santiago Peregrino, con lo que se finalizó la obra, unos pocos meses después de la muerte de Casas Novoa, su construcción había comenzado en 1738. Reedificó muchas partes del Palacio Arzobispal de Santiago, desde el arco hasta concluir en la calle de San Francisco. Según la mayor parte de los autores, murió, después de solo seis días de cama, el 10 de mayo de 1751, sin embargo, Costanti Ballesteros, señala la fecha del 12 del mismo mes y año, suponemos, que según fehacientes documentos. El 3 de agosto de 1751, en el Colegio de la Compañía de Jesús de Santiago, el jesuita P. Facundo Lozano, Procurador del mismo colegio, predicó la Oración fúnebre a su memoria, “El Iris de la paz”, encargada por su familia y el 10 de Junio de 1752, el P. Fr. Bernardo Labandeira, Predicador Mayor del convento de Nuestro Santo Padre San Francisco, dijo la Oración fúnebre, en el solemne aniversario de su muerte, encargada por el  Cabildo catedralicio. Le sucedió en el Arzobispado Don Bartolomé Rajoy y Losada.

El iris de la paz

Dejo establecido en su testamento, que de todos sus bienes y efectos, se hicieran doce partes, de las cuales dejó dos para ensalzar al gloriosísimo Patrón Señor Santiago Apóstol; otras dos partes las dejó a las iglesias pobres del Arzobispado, para arreglo de retablos, paredes y fayados; otras tres partes, las dejo a los pobres necesitados del Arzobispado, otra parte, al Santísimo Sacramento expuesto en el Catedral de Lugo, otra por igual  a las capillas de Nuestra Señora de los Ojos Grandes y  San Froilán, otra a las parroquias pobres del Obispado de Lugo y otra a las personas necesitadas de la diocesis, dejando a la iglesia compostelana 126 mil reales.

Por encargo de su tío don Felipe Antonio Gil Taboada, arzobispo de Sevilla, edificó el hermoso templo barroco de Santa Eulalia de Donsión (Lalín), donde están enterrados algunos de sus familiares.

 Antonio Vidal Neira, Madrid, Diciembre de 2013

Publicado en Faro de Vigo, 8-12-2013

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s