LUIS OTERO PIMENTEL, UN ESCRITOR OLVIDADO


Luis Otero Pimentel

Luis Otero Pimentel

Fue uno de los primeros escritores en lengua gallega del siglo XIX y un gran conocedor de los problemas de Galicia. Puede ser considerado un digno precursor de Neira Vilas, ambos coinciden en ser oriundos de la Tierra de Carbia, en su amor a los recuerdos infantiles e incluso en su aventura cubana. Fue un emigrante. Su marcha a Cuba no estuvo motivada por un deseo de mejorar una situación social o económica, sino por el hecho de asumir un destino militar.

LUIS OTERO PIMENTEL nació en el lugar de Outeiro, parroquia de San Salvador de Portodemouros (Vila de Cruces) el 3 septiembre de 1834. A los cuatro años queda huérfano de padre, pasando a vivir a los dieciseis en la villa de Arzua  con su tío Luis Pimentel Pastoriza. Era descendiente de los Otero Bermúdez de Sotomayor, de Duxame, que hicieron carrera y fortuna como marinos en las colonias, sobre todo en Filipinas y  como ellos sigue la carrera militar. Como el mismo dice, su apellido procedía de la Casa Grande de Duxame “de la que fue fundador uno de mis antecesores,don Andrés Otero, de allí salió don Domingo Antonio de Otero, virrey de las Indias Orientales (Filipinas), a expensas de aquella casa, fue fundada la inmediata de Outeiro, en la que yo nací y que llevó parte de aquel mayorazgo”.

Ingresó como soldado voluntario en el “Regimiento Inmemorial del Rey” en 1862, con este motivo, escribió un libro autobiográfico Reflejos de la vida militar,en el que cuenta como ingresó, su vida en el cuartel, su viaje a Cuba e incluso una pequeña visita a su tierra natal 12 años mas tarde. Tras ascender a Cabo Segundo pasó al ejercito de Cuba en 1870. En la isla fue destinado al Batallón de Cazadores de Isabel II en el que permaneció hasta 1896. En este año, siendo Sargento 1º se graduó de Alférez, pasando a ser Oficial 1º del Archivo de la Capitanía General de  la isla de Cuba. En este puesto y en el de  la Comandancia General de Puerto Príncipe, paso 18 años.

Casa donde nació Luis Otero Pimentel

Casa donde nació Luis Otero Pimentel. Foto Archivo Nicolás Alvarellos

Fue un prolífico escritor bilingüe, publicó en castellano obras sobre la vida militar  en Cuba, estudios lejislativos, ensayos literarios, artículos periodísticos; en gallego publicó poemas, piezas teatrales y novelas. Tubo también una importante actividad  literaria bajo el pseudónimo de “Xan de Outeiro”. Colaboró en el “Diario de La Marina”, “El Eco de Galicia” y “Follas Novas”, en La Habana. Trató y apoyó a Curros Enríquez, cuando este era redactor del Diario de la Marina y mantuvo contacto con otros escritores gallegos de Cuba. En 1876 publicó en castellano, Memoria sobre los voluntarios en  la isla de Cuba, consideraciones relativas a su pasado, su presente y su porvenir.

Después de regresar a España por un tiempo, en el que ocupó diversos destinos, volvió a Cuba en 1890. Durante la Segunda Guerra de Independencia de Cuba (1895-1898) alcanzó el grado de Teniente Coronel. Fue  autor de,  Apuntes de la gran romería de San Cristobal celebrada en el año 1883. En 1884, publicó Estudios sobre la legislación de los Montepíos civiles y militares.

Socio fundador del Casino Español, del Centro Gallego y de la Sociedad de Beneficencia de Naturales de Galicia, colaborando en su reglamente y publicó en La Habana, varios artículos en el Diario de la Marina en pro de tan benéfica idea. En 1886 publicó Semblanzas caballerescas o las nuevas aventuras de don Quijote de la Mancha, en la que relata un viaje de Don Quijote y Sancho Panza a Cuba a fines del siglo XIX y las aventuras que allí les ocurren. En 1894, publicó el libro Reflejos de la vida militar. Desempeño, entre otros, el cargo de alcalde-corregidor de Manzanillo, donde dejó grato recuerdo: le dedicaron una calle, pusieron su retrato en el salón de sesiones y le nombraron hijo adoptivo el 6 de mayo de 1898.

Carta de Luis Otero Pimentel a su madre

Carta de Luis Otero Pimentel a su madre. Foto Archivo Nicolás Alvarellos

Su obra más destacada es  A campaña de Caprecórneca, novela publicada por entregas en el semanario  Follas Novas en 1897.  La obra se publica en un volumen en 1898. Esta novela es una narración llena de elementos costumbristas y folclóricos en la que el autor emplea un lenguaje que identifica su comarca natal, de la cual aparecen citados también algunos topónimos. Fue reeditada por la Editorial Galaxia en 1994, dentro de su colección “Narrativa de onte”. En 1898, en plena guerra de Cuba, escribió un libro de poesía en gallego titulado As Campanas de Duxame, dedicado a la parroquia de Duxame, donde resume todo su amor al terruño y donde dice: “Estos repiques se perderán en el mundo, pero no en el centro de Galicia, donde resonarán perennemente”.  En el mismo año publicó  Mirando ó Ceo, colección de octavas (poemas) en gallego. En 1904 publica la pieza Camiño de Santiago, comedia en gallego sobre costumbres gallegas en dos actos y tres cuadros.

Hizo un resumen de los sucesos históricos y políticos de la campaña de Santo Domingo, por encargo del capitán General de Cuba, Sr. Blanco con destino al Teniente General Sr. Gandara, el cual sirvió de base para la obra que este publicó titulada “Anexión y Guerra de Santo Domingo”. En gallego, también publicó, artículos en prosa literaria como Truadas de rapaces, una evocación bucólica y social de su infancia; Flores e espiñas, una evocación lírica de sus tierras,  dedicado a Emília Pardo Bazán; Follas vellas; As compañas da terra; Eu voume; Home de xenio y también publicó unos relatos costumbristas titulados ¡Cereixas, boas cereixas1¡; A carón da silveira (cuento) y A lama dos preitos

Era “Benemérito de la Patria”, título obtenido por los funcionarios que prestaban relevantes servicios al Estado. Fue socio correspondiente de la  Sociedad Geográfica de Lisboa, Caballero dos veces de 1ª Clase del Mérito Militar. Estaba en posesión de la cruz y placa de San Hermenegildo. Con la vitoria de los independentistas  en 1898, España se retira de Cuba y  Otero se instala en Cádiz y es probable que durante esos años hiciera algún viaje a su pueblo natal. En esta ciudad andaluza publicó la pieza teatral,  Camiño de Santiago y Madre ejemplar, comedia en cuatro actos sobre costumbres gallegas en prosa y versos gallegos y castellanos  y En honor de Galicia, estudio sobre el problema de la enseñanza y la emigración. Murió  en Cadiz en 1920.

Publicado en Faro de Vigo, 12-1-2014. Pulsar

 Antonio Vidal Neira. Lalín 10-1-2014

Anuncios

Un pensamiento en “LUIS OTERO PIMENTEL, UN ESCRITOR OLVIDADO

  1. buenas tardes. Lo primero agradecer esta ilustración sobre temas de la comarta Deza de la cual mi familia son originales (de Duxame y Larazo).
    Mi comentario es sobre el artículo dedicado a D. Luis Otero Pimentel pues he recopilado algunos datos y libros de él por interés general y por ser ambos descendientes de los Otero Bermúdez de Duxame y he de apuntar una corrección a su fecha de nacimiento que se viene arrastrando en diversos estudios, tal vez por estar dudoso en la partida de bautismo consultada:
    D. Luis fue bautizado el 3 de septiembre de 1844, según certificado que se encuentra en el Archivo Militar de Segovia junto con su hoja de servicios (tengo copia que podría facilitarles).
    Esto se confirma (podría ser un error de lectura del cura que certifica) si tenemos en cuenta que ingresó en el Inmemorial del Rey nº 1 el día 2 de marzo de 1862 y en su libro “Reflejos de la vida militar” (autobiográfico), en el capítulo III “EL INMEMORIAL DEL REY”, párrafo 3 dice: “Entre sus admiradores se hallaba un joven de diecisiete años que, pesaroso por no haber podido tomar parte en la campaña de África, miraba con inocente envidia –por ser la pasión que penetra en los corazones más sanos- la gloria que se reflejaba en torno de aquellos soldados que habían tenido la suerte de alcanzar la admiración nacional; y, tan escaso de guía y de medios para ingresar en el Colegio general militar, como lleno de entusiasmo, tradicional en sus nobles antepasados, para abrazar la carrera por la senda práctica y teórica que se hallaba á su alcance, ó sea la del soldado; decidió presentarse, y así lo hizo, al primer Jefe del expresado regimiento , que, á la sazón, lo era el respetable Excelentísimo Sr. Brigadier Coronel D. Juan García y Torres, á quien expuso su deseo de sentar plaza para seguir la carrera en tan <>.
    Llamó la atención de S.E. el calificativo de <>, que el postulante aplicó al mencionado regimiento; y, seguramente, de esta simple é ingenua particularidad, dependió la pretendida admisión, salvándose algunos obstáculos reglamentarios.
    Aquel joven, era este atento servidor de mis benévolos lectores.”
    Si tenía 17 años en el 62 no pudo nacer en el 34 como viene arrastrándose.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s