COMO, CUANDO Y PARA QUE SE FUNDÓ “LAS ROGATIVAS DEL CLAMOR” DE BERMÉS


Este trabajo procede del archivo del sacerdote e investigador sobre las tierras de Deza Don Nicolás Alvarellos. La portada tiene el título “Como, cuando y para que se fundó las rogativas del Clamor”, con una nota a pie de página que dice que los datos fueron recogidos de lo que estaba archivado y del testimonio de personas. Está fechado en Vilariño, el 25 de  septiembre de 1983 y firmado por el sacerdote Arsenio Galego Méndez, autor de este detallado y brillante trabajo, cura párroco de la feligresía de Vilariño.

Clamor. Bermés 2015

Clamor. Bermés 2015

Portada del documento

Portada del documento

Lo publicamos en el blog como homenaje a Don Nicolás Alvarellos, que dedicó su vida al sacerdocio y a su gran pasión que fue investigar, recoger, recopilar y fotografiar, todo lo que encontró sobre las tierras de Deza, para hacer la historia de nuestra tierra, pero su prematura muerte no le permitió sacar a la luz todo el fruto de su ingente investigación, aunque publicó algunos artículos de gran valor histórico: “D. Pedro Suarez de Deza y el Pórtico de la Gloria”, “El Monasterio de Carboeiro”, “San Salvador de Camanzo”, “O Condado de Deza”, “Lalín nos seculos IX y X”, “Terra Deza non do Deza, etc..

El siguiente trabajo sobre las Rogativas del Clamor es de una gran importancia histórica porque recoge una de las muchas expresiones del sentimiento religioso que todavía jalonan nuestra tierra de Deza, donde existen otras grandes manifestaciones religiosas,  como la Saleta de Siador, el Corpiño, la Santa Isabel de Escuadro, etc. y que si no se dan a conocer, sobre todo a la gente joven, con el paso del tiempo se pueden perder, en especial estas tradiciones religiosas, debido a la secularización de la sociedad actual. El autor del trabajo describe detalladamente la celebración del famoso Clamor, que se celebra entre las parroquias de Bermés y Vilariño, donde aparecen puntualmente recogidos todos los dato de su organización, preparación, recogida de donativos y limosnas y actos a celebrar durante el camino, la Misa de clausura del Clamor, algunas anécdotas, como la del incrédulo o el sacerdote que se opone a su celebración  y el por qué y cuándo se debe celebrar, previa autorización del Sr. Obispo de Lugo.

COMO, CUANDO Y POR QUE SE ORIGINÓ EL CLAMOR

Clamor Bermés 2015

Clamor Bermés 2015

Desde los primeros tiempos de la Creación desde el instante en que Dios, colocó el ALMA dentro del cuerpo humano, Dios infundió en el ser humano, un sentimiento de amor, respeto y un deseo ardiente de comunicarse con su Creador, una necesidad de pedir a Aquel que le ha creado, en los momentos difíciles de su vida, sabiendo que solamente Dios, puede ayudarle. Por ello, podemos decir, que desde el mismo instante de nacer, el hombre en muy distintas formas, está continuamente pidiendo a Dios, su creador.

DESDE TIEMPOS INMEMORIALES, vienen celebrándose en esta comarca de DEZA, rogativas novenarios, que a decir de los más viejos del contorno, se conocen con el nombre de CLAMOR. Cuando se celebra una procesión del Clamor acuden a ella centenares de fieles de las distintas parroquias que forman la cofradía, y otras muchas de las villas y lugares cercanos influenciados por la gran Fe que tienen los romeros participantes en estos actos.

Forman la cofradía del Clamor, veinticuatro parroquias, doce del lado derecho del rio: Bermés, Palmou, Erbo, Rodís, Palio, Sello, Val, Cello, Cangas, Alperiz, Muimenta y Cadrón, pertenecientes al Arciprestazgo de Deza. Y las parroquias de Vilariño, Esperante, Gurgueiro, Orrea, Bais, Brántega, Carmuega, Trabancas, Ferreiroa, Golada, Merlín, Santacomba y Ventosa.

Estas Rogativas del Clamor, se celebraron y se celebran en la actualidad, por dos fundamentales motivos:

1º.-  Cuando el calor es mucho, y los frutos de campo, corren peligro de perderse.

 2º.- Cuando la lluvia es intensa y constante, que hace que las cosechas peligren en el campo, con el consiguiente peligro para el hombre.

Clamor. Bermes 2015

Clamor. Bermes 2015

Cuando la cantidad de agua es tan grande, cuando apenas luce el Sol, y las cosechas no se presentan bien, se organizan las rogativas del Clamor, saliendo la Imagen de la Virgen de Bermés, con destino a Vilariño. Por el contrario, cuando el Sol aprieta, cuando el calor es sofocante, cuando los frutos corren peligro, entonces la procesión y rogativas del Clamor, vienen de Vilariño a Bermés.

En estas ceremonias, participan las veinticuatro parroquias que forman la Cofradía, unas más intensamente que otras, de acuerdo con la necesidad que tengan los vecinos, de agua o sol, según los casos. Las parroquias que participan en estos actos, tienen la obligación de hacerlo con sus cruces, estandartes, pendones y sobre todo, con su Imagen. Durante el largo periodo de tiempo invertido en el recorrido, que supera las tres horas, se hace a pié, por caminos malos, de tierra y lodo, y muchas veces por escarpados montes, por los cuales apenas se puede caminar.

Los romeros, llevan las andas de la Virgen, de cuatro en cuatro, turnándose entre ellos, de forma que puedan descansar, debido al mal estado del camino y la inclemencia del tiempo, o sol sofocante, o día muy lluvioso, que impiden el andar con facilidad. Otros llevan sus cruces, estandartes y todo lo que ayude a infundir respeto y cariño al acto. Todo el tiempo se van cantando cánticos religiosos o bien rezando el Santo Rosario. Todo se hace con verdadera devoción, rogando a Dios, que nos conceda lo que estamos pidiendo, por sernos tan necesario, el SOL o LLUVIA.

Clamor. 2015

Clamor. 2015

Si se pide SOL, la comitiva sale de la Iglesia de Bermés, con la Virgen Santa María, con su cura párroco al frente, con los feligreses de esta parroquia, y los de las parroquias inmediatas, con cruces, estandartes y pendones.

El Sr. Cura párroco de la parroquia siguiente, en este caso la de Palmou, le espera en un cruce de caminos o carretera, por donde tiene que pasar la Comitiva, también con la Virgen de la parroquia, cruces y estandartes.

Cuando la Virgen y comitiva, sale de Bermés se procede al repique de campanas y disparo de bombas, anunciando de esa forma que comienza el acto de la Rogativa del Clamor, para que todos los feligreses que desean participar, se pongan en camino y se unan a la procesión.

Cuando la comitiva se acerca a la parroquia que le está esperando, nuevamente disparan bombas, con el fin de que sepan que se están acercando.

Cuando los que esperan a la Virgen de Bermés, divisan la procesión que viene, son los de esta parroquia los que disparan las bombas, en señal de que están preparados y listos para la ceremonia del encuentro.

Clamor. Bermés 2015

Clamor. Bermés 2015

Cuando las dos Imágenes y comitivas, están a una distancia de 20 metros, entonces las dos, se paran. Cada una de las cuadrillas que llevan la Imagen, andan una hacia la otra, tres pasos y se arrodillan, nuevamente, andan otros tres pasos, y vuelven hacer la genuflexión, y así hasta tres veces, de forma que las dos imágenes de las Vírgenes, estén una al par de la otra.

Entonces, los que llevan la Virgen de Bermés, que siempre tiene que estar por el lado derecho de la otra Imagen, van levantando las andas por el lado derecho, y los que tienen la Imagen de la santa que les está esperando, levantan las andas por el lado derecho, de forma que las dos Imágenes, van juntando sus cabezas, de forma que parece que se besan.

Dice la gente del lugar, y la de otros muchos pueblos que han participado en estos actos, que en el momento del BESO, se siente una emoción tan profunda, una satisfacción tan grande, un sentimiento de cariño, que las lágrimas se vienen a los ojos, llenándonos de alegría, por haber participado.

Se cuenta, con muchísimas posibilidades de ser cierto, que hace años, en una Rogativa celebrada en el año 1864, un curioso, que asistía a uno de estos actos, con el fin de burlarse de los participantes, o al menos reírse, un poco, repentinamente, se sintió mal, desmayándose y quedando inconsciente.

Clamor. Bermés 2015

Clamor. Bermés 2015

Cuando esto sucedió, toda la gente se apresuró a levantarlo y ayudarlo en todo lo que fuese necesario, pero por mucho que le hicieron, el enfermo no daba señales de vida, por lo que se trató de llevarlo al médico más cercano. Mientras se esperaba la llegada del médico, la procesión se había parado, y todos los asistentes, rezaban para pedir la recuperación del enfermo. Antes de llegar el doctor, recobró el conocimiento el enfermo, y levantándose como asustado, lleno de miedo, llorando desesperadamente, dijo en voz alta, y con asombro de todos los asistentes: Soy un pecador, estoy condenado, tengo que arrepentirme o me condenaré eternamente.

Cuando llegó el médico, lo llevó para Lalín, lo reconoció perfectamente, y no le encontró mal alguno, y al término de dos meses, ingresó en el Seminario de Mondoñedo, desde donde escribió al Sr. Cura de Bermés, dándole toda clase de detalles sobre lo que le había pasado. Varios milagros de esos, se vienen repitiendo en nuestra tierra del Deza, con motivo de las Rogativas.

Cuando las dos Imágenes se besan, los romeros, vuelven sobre sus pasos, o sea que retroceden tres paso, y  se arrodillan, vuelven retroceder otros tres pasos, se arrodillan y nuevamente otra vez, hasta ocupar la misma posición que antes. Seguidamente, se disparan fuegos y bombas y continúa la Virgen de Bermés su camino, y la de Palmou o Cadrón, se vuelve a su Iglesia parroquial.

Clamor. Bermes 2015

Clamor. Bermes 2015

Esta ceremonia, se repite en cada parroquia con el mismo fervor, con la misma fe y esperanza, pasando por la de Erbo, Cadrón, Esperante y por último la de Vilariño. No siempre los pasos efectuados por los que llevan las Imágenes fueron los mismos, dicen que en los tiempos más remotos, eran cinco, pero ahora son tres, tal vez debido a que en épocas de mucha lluvia era aconsejable el terminar lo antes posible el recorrido.

Tiempos atrás, en los lugares de encuentro de la Imágenes, cuando no había pistas ni caminos, solía hacerse en los montículos, donde se colocaba una cruz de madera, cortando un árbol del lugar, y con ellos, se hacía la cruz y sobre ella, se colocaba un CRUCIFIJO, que había sido traído de la Iglesia parroquial organizadora del Clamor, quedando la Cruz allí construida, para recuerdo de todos los que pasaban por sus inmediaciones, y podían verla fácilmente. En estos lugares, en el momento de marchar con dirección a la parroquia siguiente, se impartía la bendición, sobre las personas, los frutos y los campos.

Una vez cubierta la última etapa, o sea que se ha llegado a Vilariño, se echan las campanas al vuelo, con más intensidad que en las aldeas anteriores, demostrando así, que todo llegó a feliz fin. Se disparan bombas y más bombas, hasta no quedar pólvora alguna. La gente se va juntando, rodeando a la Imagen peregrina, que llega a Vilariño y se encuentra con la que le sale al encuentro.

Las dos Imágenes, como dos hermanas, se encaminan en compañía de todos los feligreses de los distintos lugares que les han acompañado en el recorrido, al campo o robleda, donde va tener lugar la SANTA MISA.

Clamor. Bermés 2015

Clamor. Bermés 2015

Cuentan los mayores, que más de una vez, la Rogativa salió de Bermés, lloviendo, con un tiempo infernal, y concluida la Santa Misa en Vilariño, el Sol era tan radiante y fuerte, que difícilmente se podía aguantar, pese a la frondosidad de los viejos robles existentes en la Robleda, donde se instalaba el altar. Una vez concluida la Misa, el Sr. Cura, consulta con los asistentes, sobre el tiempo que la Virgen de Bermés va a permanecer en Vilariño, para hacer el Novenario.

El tiempo de permanencia en la iglesia visitada, no fue siempre el mismo, pues alguna ocasión fueron nueve domingos, luego se redujo a siete y en la actualidad son cinco los domingos que tiene que permanecer fuera de su iglesia parroquial. El hecho de ir disminuyendo los días de permanencia fuera, fue debido a que los Sres. Curas párrocos y los mismos feligreses, no querían estar tanto tiempo sin su Imagen. Cuando el Cura pregunta cuánto tiempo va a permanecer, casi nunca los feligreses dicen nada, dejándolo a criterio de los párrocos, pero hoy, se vienen celebrando solo cinco domingos.

Concluido el tiempo acordado, la Virgen, vuelve a su lugar de salida, con los mismos actos, pero en sentido inverso, con más fe, si ello fuese posible en agradecimiento de los favores conseguidos de la Virgen, como generalmente sucede.

Estas ceremonias o rituales, están basadas en un escrito firmado por todos los sacerdotes de las doce parroquias indicadas, y cuyas causas o motivos constan en un pergamino escrito en una piel de oveja, que se guarda en la Curia Episcopal del Obispado de Lugo, a cuya diócesis, corresponden las parroquias firmantes.

En el año 1888, surgió una disputa entre los Señores curas de Bermés y Vilariño, por negarse el de esta última parroquia, a participar en tales actos, o ROGATIVAS, por estimar este Sacerdote que esto era un acto profano, y no una manifestación de Fe, tal como los otros Sacerdotes decían, que EL CLAMAR era una paparrucha, una cosa de mal gusto y otras cosas por el estilo.

Clamor. Bermés 2015

Clamor. Bermés 2015

Todos los sacerdotes de las once parroquias que componen la cofradía, elevaron un escrito al Exmo  Reverendísimo  Sr. Obispo de Lugo, dando cuenta de los sucedido, y notificándole además, que dicho Sacerdote se negaba a decir la Santa Misa en su Iglesia el día que se celebrase el SANTO CLAMOR.

Decía este celoso párroco que no se trataba de un acto de Fe Católica, sino de un acto cívico-profano, cosa que pudieron demostrar los sacerdotes denunciantes, de que no era cívico-profano, toda vez que en dicho acto y durante las más de tres horas que dura la ceremonia, no se toman ninguna clase de bebidas, clase, ni se ingiere alimento alguno. El caso fue ganado por las once parroquias que deseaban continuar con este acto de Fe profunda, tan arraigada en la comarca del Deza.

Para que en lo sucesivo, no tuviese lugar otro altercado entre los Sacerdotes, el Exmo  Sr. Obispo de Lugo, ordenó que se abriera un libro, para consignar en él, todos los datos fundamentales o puntos, en que se basa las ROGATIVAS DEL CLAMOR, cuyo libro, se guarda en el Obispado de Lugo, y está a disposición de todos los interesados, que deseen verlo.

Desde el siglo XIII, se tienen sobradas noticias, y algunas de ellas, constan escritas en Lugo, de que estos actos se celebraron desde muy antiguos tiempos, aunque con ciertas variaciones, ya que fueron siempre ejecutadas por seres humanos, y como tales sufrieron alteraciones, tal es el caso de los pasos y los domingos que tienen que pasar para que la Imagen visitante, vuelva a su iglesia parroquial.

En cuanto a la fecha de comienzo de su primer celebración, no puede precisarse con claridad, ni tampoco quienes y cuando se celebraría, pero a partir del año 1888, en que se pusieron las bases, quedó establecido de la siguiente forma:

Para que pueda celebrarse el Clamor, es preciso, que todos los sacerdotes que componen la Cofradía, estén de acuerdo, o al menos una inmensa mayoría, y que los vecinos den su conformidad. El día, no puede precisarse, ya que para ello, es preciso que la necesidad del agua o sol, sean necesarios.

Una vez, que los Sacerdotes y seglares están de acuerdo, elevarán al Eximo. Reverendísimo Sr. Obispo, una instancia, firmada por los Señores Sacerdotes y un número de vecinos de los lugares solicitantes, que será enviada, a la llegada al Obispo de Lugo esta instancia, será leída por el Sr. Obispo, quien inmediatamente, enviará a la parroquia ó parroquias solicitantes, al Sr. Canónigo encargado de asuntos religiosos, quien una vez enterado de la necesidad de lo que piden, se autorizará ó denegará tal función.

Cuando el Cura Párroco de la parroquia solicitante, recibe la aprobación ó autorización del Sr. Obispo, convoca a ocho personas, cabezas de familia, solventes y religiosas, que se pondrán a disposición del Párroco, con la misión de recaudar limosnas para gastos de las Rogativas del Clamor. También los Párrocos que estén dispuestos a la celebración de esta Rogativa, a su vez tienen que nombrar también ocho personas idóneas como las anteriores, para que en sus mismas parroquias recauden fondos para el culto y gastos ocasionados en este acto.

Una vez reunido el dinero recaudado entre los vecinos de los lugares participantes, mas alguno, que siempre donan parroquias de fuera, son enviados al Sr. Cura Párroco, donde va a celebrarse la Misa y quedar la Virgen para que atienda diariamente a los gastos ocasionados.

Si una vez terminados todos los actos, quedase algún dinero sobrante, éste será guardado para la siguiente celebración ó bien emplearlo en alguna obra beneficia de la comunidad. Si por el contrario, los hombres encargados de recaudar limosnas para estos actos, no juntasen el dinero suficiente para atender a sus necesidades; el Párroco, tiene la facultad de suspenderla, comunicándole al Exmo  Sr.  Obispo, el motivo que le obligó a ello.

La parroquia ó parroquias que pidan el Clamor, tiene ó tienen que facilitar por su cuenta, la banda de Música, que amenizará estos actos religiosos. La Banda de Música pagada por la parroquia que solicitó el Clamor, sólo puede tocar en el trayecto de salida hasta Vilariño, y en Misa, pero una vez concluida ésta, no podrá tocar, a no ser que la parroquia donde se celebre la Misa, no tenga banda o den el consentimiento para ello. Ninguna parroquia, puede echar bombas en las parroquias limítrofes, quedando reservado este derecho a los locales.

Los señores sacerdotes de Bermés y Vilariño, enviarán cartas a los Curas de las parroquias comprendidas en el recorrido y que forman la cofradía, para animarles a participar en tan señalado acto de Fe, y a que colaboren en cuanto está a su alcance, al objeto que todas las ceremonias sean celebradas con la mayor solemnidad, teniendo que engalanar los caminos y lugares por donde pasa la PROCESIÓN.

También suelen aconsejar y pedir a sus compañeros participantes, que salgan con Cruces, Estandartes y Pendones, no faltando bajo ningún concepto la Imagen de la Virgen. También harán saber el día y la hora de salida, así como el lugar.

Una vez finalizado el Clamor, los dos sacerdotes de Bermés y Vilariño, levantarán acta, en la cual reflejarán todos los pormenores acaecidos en dicha ceremonia para tratar de corregir sus defectos si los hubo o mejorarlos, si todo salió bien. De esta acta, se remitirá carta a todos los sacerdotes participantes.

El Sr. Obispo recomienda a los organizadores, que si cuentan con dinero suficiente, contraten a un orador sagrado, con el fin de que predique el sermón en la Misa de Clausura del Clamor, y al mismo tiempo, confiese al que lo desee, y dé más solemnidad al acto y los frutos sean óptimos.

Fuente: Archivo Nicolás Alvarellos

Antonio Vidal Neira, Madrid 4-4-2014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s