ALGUNOS DETALLES DE LA MUERTE DEL AVIADOR LORIGA


El 18 de Julio de 1927 al medio día, comenzó a circular por Madrid la noticia de que el Comandante aviador Loriga había sufrido un accidente de aviación en el aeródromo de Cuatro Vientos, ocasionándose tan graves heridas, que falleció momentos después.

Restos del aparato en que Loriga perdió vida

Restos del aparato en que Loriga perdió la vida

Sucedió que hallándose  en el aeródromo de Cuatro Vientos, el Comandante Loriga mostró deseos de ascender en una motoavioneta francesa, marca “Albert”, para hacer pruebas.  Tanto el Comandante Jefe del Aeródromo, Sr. Peñalver,  como el Jefe de día, el Capitán Sr. Calvo, hicieron ver a Loriga que ya no era hora de vuelo pues eran las doce menos veinte de la mañana. Loriga insistió en sus deseos  de efectuar un pequeño vuelo para probar el aparato, argumentando que aun faltaban cerca de diez minutos, pues la hora terminaba a las doce menos cuarto esos días. Fue autorizado y montó en la avioneta, despegando con gran maestría, pero a los pocos segundos de haber despegado, cuando se hallaba solo a unos sesenta metros de altura, el aparato, sin que se sepan las causas,  cayó en forma de barrena estrellándose  violentamente contra el suelo, a unos tres kilómetros de distancia de la torre de observación, en un lugar situado en la parte exterior derecha del aeródromo, conocido por “Andén de Cuatro Vientos”.

Las causas que originaron el accidente y que le costó la vida al glorioso aviador Loriga, parece que fue el no haber hecho funcionar a su tiempo la palanca de mano. La avioneta debía subir casi vertical hasta una altura de ciento cincuenta metros y entones era cuando tenía que hacer funcionar el mando para tomar la posición normal, pero  Loriga se precipitó en la maniobra y cuando la avioneta se hallaba tan solo a sesenta metros de altura le dio a la palanca de una manera tan brusca que el aparato picó y entró en barrena. El piloto se dio cuenta del peligro e intentó hacer funcionar el paracaídas, que estaba medio abierto, al ser recogido el cadáver de Loriga.

Por los alrededores del aeródromo, volaban el capitán Rambaut con un aparato “Foquer” y el capitán Méndez con otro avión de marca española, ambos se dieron cuenta del accidente sufrido por Loriga, aunque ignoraban que el piloto del aparato caído era dicho aviador. Aterrizaron cerca del lugar del suceso, prestándole los primeros auxilios a Loriga, que se encontraba entre los montones de astillas del aparato, la hélice estaba rota e incrustada en tierra, el motor estaba completamente destrozado y partido el sillín que ocupaba el piloto  y ante esta visión dantesca advirtieron  desde los primeros momentos que se encontraba gravísimo, lo trasladaron sin pérdida de tiempo al botiquín de urgencias  del aeródromo de Cuatro Vientos, en donde el comándate medico Sr. Pérez Núñez y el comandante Sr. D’Arcout procedieron a reconocerlo con toda rapidez. Los facultativos le inyectaron grandes dosis de aceite alcanforado, suero y cafeína, pero todo fue inútil, certificando la muerte del heroico piloto. Según los médicos, la muerte debió ocurrir cuando era trasladado al botiquín del aeródromo y producida por shot traumático. Se le apreciaron las siguientes heridas: una, grande, en la órbita del ojo derecho con gran hemorragia; un tremendo corte en el labio superior con desprendimiento de varios dientes, fractura de ambas piernas por el tobillo, fractura de la pierna izquierda por el muslo, los brazos tronchados y numerosas lesiones en todo el cuerpo. La muerte del desgraciado aviador fue instantánea.

Le fueron recogidos al cadáver tres medallitas de oro que llevaba al cuello con una cadenita, el anillo nupcial y su carnet de piloto de aviación.  El piloto francés Monsieur Magnard lloraba amargamente, lamentando la desgracia ocurrida a Loriga, con quien había simpatizado de modo extraordinario y también porque  la desgracia había ocurrido con su aparato.

El Jefe del Aeródromo, en señal de duelo, ordenó que se suspendieran todos los vuelos. Tampoco se trabajó en los talleres. Inmediatamente de ocurrir el accidente le comunicaron la noticia al General Primo de Rivera; al Ministro de la Guerra, el Duque de Tetuán y al padre de Loriga, el Coronel de Artillería, D. Eliseo Loriga que mandaba el Tercer Regimiento de Montaña en la Coruña.

Avisado el Juzgado militar, comenzó las diligencias de rigor y dispuso el traslado del cadáver desde Cuatro Vientos al depósito del Hospital Militar de Carabanchel,  donde se le dejo tendido sobre una mesa de mármol, cubierta con una sabana. Al cadáver no se le desnudó, quedó vestido con la misma ropa con que efectuó el vuelo que le costó la vida. Llevaba el pantalón del uniforme de diario de Aviación y una camisa rayada, en cima de esto llevaba un “mono” kaquie de servicio. A la cabecera se colocó un crucifijo de gran tamaño y una estampa de la Virgen de la Soledad. Quedaron junto al cadáver, velándolo sus compañeros los aviadores Srs. Buylla, Muntán y Pardo.

Al conocerse la noticia, comenzaron a llegar al Hospital de Carabanchel gran número de personalidades, amigos y compañeros de Loriga. Uno de los primeros en acudir fue el Ministro de la Guerra; luego llegaron el Capitán General de la Región, Sr. Ardanaz; el Ayudante del General Primo de Rivera; el duque de Hornachuelos; los  coroneles Kindelan y Bayo; el Gobernador Militar, Sr. López Pozas; el General Soriano; el Duque de Extremera y otras autoridades. A última hora de la tarde, llegó el Ministro de la Guerra, Duque de Tetuán, el cual estuvo orando breves momentos ante el cadáver del infortunado aviador. También acudió al depósito, orando unos minutos ante el cadáver y dando el pésame a la viuda, el aviador francés Sr. Magnard, que se mostraba abatidísimo. Entre otras manifestaciones de pésame recibidas, figura la del agregado aeronáutico italiano, comandante Zepelloni, quien envió una corona con la dedicatoria “El agregado aeronáutico italiano a su querido compañero Loriga”.

Cadáver de Loriga

Cadáver de Loriga

A la una y media de la tarde llegó la esposa de Loriga Doña Josefa Ruiz, acompañada de su tía política, señora de Taboada y del señor Taboada, también aviador de Cuatro Vientos y primo del desgraciado piloto. El aviador Sr. Pardo trató de preparar a la infortuna, para darle la triste notica pero no se pudo evitar el desarrollo de una natural y terrible escena, que conmovió profundamente a todos los que la presenciaron, abrazándose al cadáver lloraba amargamente y no se cansaba de decir: Me dijo esta mañana que iría al Aeródromo pero que no volaría. Yo me quede más tranquila porque se puso el uniforme de Artillería y no el de Aviación. Costando gran trabajo separarla de él.

Ayudada por dos Hermanas de la Caridad depositó junto a la cabecera  del cadáver de su esposo un pequeño cuadro con la imagen de la Virgen de la Esperanza, por la que Loriga sentía gran devoción y que la llevaba  porque al salir de su casa creía que su marido se hallaba con vida. También deposito sobre el pecho tres medallas,  la de  Virgen del Pilar, la del Perpetuo Socoro y la de la Virgen de Loreto, esta última con orla de brillantes, que Loriga tenia siempre enlazadas con una púa de oro y prendidas a la cabecera de su cama. Los compañeros de Loriga le hicieron entrega a la viuda del anillo nupcial que aquel llevaba puesto en el momento del accidente.

El comandante Loriga hacía dos meses que había contraído matrimonio. El día anterior al accidente, había estado en la estación despidiendo a su madre y a su hermana, las cuales al llegar a la Coruña, fueron recibidas por el Coronel Loriga acompañado del general Feijoó, que le trasmitieron la terrible  desgracia que acogieron con enorme desconsuelo. Loriga tenía el propósito de emprender dentro de unos días, en unión de su joven esposa un viaje por el Norte.

A las cinco de la tarde quedo convertido el depósito en capilla ardiente, poniéndose varios hachones encendidos rodeando el cadáver. Este quedo depositado sobre la misma mesa, pero cubriéndola con lienzos de los colores nacionales. El cuerpo de Loriga fue envuelto también con la bandera nacional.

A la capilla mortuoria, llegaron numerosas coronas, entre ellas una muy sentida de su esposa, del comandante Gallarza, del Real Aéreo Club, del Ministro de la Guerra, del Jefe de los Servicios de aviación, Jefes y Oficiales de Cuatro Vientos y otras muchas. También llegó una corona con cintas de los colores nacionales, con dedicatoria sentidísima del aviador francés Magnard.

Al día siguiente, a las dos y media de la tarde el médico forense en unión de dos compañeros  le practicó la autopsia al cadáver de Loriga y fue embalsamado. A las cuatro y media de la tarde se verificó el traslado del cadáver desde el Hospital a la Estación del Norte con el objeto de ser trasladado por ferrocarril a Orense, en el tren Expreso de las siete y veinte,  donde le esperaban el Ministro de la Guerra General Duque de Tetuán y numerosos elementos militares de diferentes categorías. Presidieron el  acto funebre, el Obispo de Madrid, el Comandante Serra en representación del Rey, el Conde del Grove en la del príncipe de Asturias y otras diversas personalidades. El féretro fue envuelto en la bandera española, conduciéndolo una carroza tirada por cuatro caballos. Antes de arrancar la comitiva se rezó un responso. Una compañía de aviación hizo al cadáver los honores correspondientes. Detrás del féretro iba el padre del difunto, acompañado de un sacerdote, ocupando un coche. El comandante Estévez, el capitán Ruiz de Alda y otros compañeros aviadores sacaron el féretro a hombros depositándolo en el furgón del expreso de Galicia. Los aviones en aquel momento arrojaron flores sobre el furgón. Acompañaron al cadáver en el tren el padre, el aviador señor Bellod y el primo de Loriga señor Taboada.

Desde Orense, en coche el cadáver de Loriga fue trasladado a Lalín, donde se rezaron  solemnes responsos, recibiendo sepultura en el panteón familiar del cementerio de  la iglesia parroquial del Corpiño.

Antonio Vidal Neira, Madrid, 28-5-2014

PUBLICADO EN FARO DE VIGO, 20-72014

Anuncios

Un pensamiento en “ALGUNOS DETALLES DE LA MUERTE DEL AVIADOR LORIGA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s