LA ESCUELA HOSPITAL-ASILO DE LALIN


“La Escuela Hospital-Asilo de Lalín fue un prometedor oasis frente a un desierto pedagógico”.

Profesores, Subcomisión y alumnos delante de la escuela.

Profesores, Subcomisión y alumnos delante de la escuela.

La Sociedad de Hijos del Partido de Lalin en Buenos Aires,  inauguró en Lalin el 1 de septiembre de 1924,  la Escuela Hospital-Asilo,  como escuela primaria, que al año siguiente ya contaba con una matrícula de setenta alumnos. Fue una escuela admirable, digna de los elogios más fervorosos, debido a  la forma en que cada día se realizaba  el trabajo educacional. Pretendía capacitar a las nuevas generaciones lalineses y darles una educación integral. Pretendía establecer una escuela ajena a la rutina de la escuela clásica española. Según su Reglamento sus fines eran el conseguir que los niños llegasen el día de mañana a ser hombres, con conocimiento de sus actos, discerniendo y apreciando sus derechos y sus deberes.

El Director de la Escuela, Hernán Poza Juncal

El Director de la Escuela, Hernán Poza Juncal

Se contrató como director y profesor de la escuela al joven  pedagogo Hernán Poza Juncal, miembro de una familia pontevedresa republicana, liberal y laicista. Poza fue también el fundador en Hostalrich (Gerona) del colegio al aire libre “Nuestra Escuela”, profesor de la Residencia de Estudiantes Normalistas de Barcelona y director de la Escuela Nueva de Pontevedra. Tuvo que exiliarse a los Estados Unidos después de la Guerra Civil, allí impartió clases en el Brooklyn College de Nueva York y dirigió una academia de lengua. Poza trajo a Lalín un soplo de modernidad pedagógica. Las clases eran impartidas por  el propio Poza Juncal y Braulio Brandido, que acabó renunciando por incompatibilidad y discrepancias con el director y fue sustituido por el culto profesor pontevedrés Jesús Ferro Pesqueira. Los niños sintieron mucho la marcha de don Braulio, dado su carácter afable y cariños, ya que para ellos era, además del maestro, el camarada. Todos los recién ingresados, los pobres y los humildes pasaban por su aula y a todos acogía con cariño y bondad. Con afectuosidad les iba enseñando las primeras letras y lo hacía con devoción. Era el primer maestro de los niños del Hospitalillo, era el primero que les abría el horizonte del saber. Natural de la parroquia de Botos, era conocidísimo y muy apreciado de todos. La escuela funcionó hasta principios de los años 30. Terminó cerrando por las dificultades para su sostenimiento, por su elevado coste.

Los profesores: Braulio Brandido y Poza Juncal

Los profesores: Braulio Brandido y Poza Juncal

El trabajo en la escuela consistía en que los maestros llevaban “un diario de clase, donde registraban los momentos más importantes de la vida escolar; recogiendo aquellas observaciones de índole psicológica que sirvieran para el tratamiento pedagógico de cada niño. Cada educando escribía su “diario de clase en el que transcribía concisamente la labor diaria realizada en la escuela. Este “diario” sustituía ventajosamente al libro y obligaba a los niños a repasar en casa lo explicado por el Profesor por tener que poner en limpio las notas escolares. Servía de ejercicio caligráfico y de redacción, despertaba la atención y era en cada momento un medio informativo para el padre que se preocupaba de la Escuela  y de sus hijos. Estos “diarios” eran calificados diariamente por el Profesor. Otro documento era la “libreta de vacaciones que obligaba al niño a la recapacitación y la síntesis en los días de holganza. Finalmente las “libretas de examen”, que daba idea de si era correcto el procedimiento empleado y además servía para controlar la labor de los alumnos y los Maestros.

Los profesores con el material escolar

Los profesores con el material escolar

La asistencia a clase era obligatoria, “ya que sin una asistencia a clase regular no hay una labor escolar fecunda”, para ello se sentó el principio de no admitir a niños cuyos padres no garantizaran que se abstendrían de ocupar a los niños en deberes caseros a las horas de la  escuela; bien entendido que serían expulsados aquellos que durante un mes tuvieran más de cinco faltas no justificadas, excepto en caso de enfermedad. Tanto como el estado fisiológico les preocupaba el psíquico, consideraban que era poco eficaz el trabajo escolar que no moviese  al niño a posponer todos los atractivos de la vida diaria de su casa o calle por los de la Escuela.

Existía la  “Sociedad Infantil Escolar” y otras  instituciones anexas a la escuela, Estas instituciones, estaban dirigidas y administradas por los propios niños y cuyas “simpáticas y respetables autoridades” constituían el gobierno de la escuela, donde los muchachos se acostumbraban al gobierno de sus cosas, elaborando su conciencia cívica para ser mañana buenos ciudadanos. La Sociedad tenía su Reglamento, cuyos fines eran: organizar excursiones de carácter instructivo y deportivo; adquirir libros y revistas para formar una Biblioteca con destino a los asociados; organizar equipos de deportes y juegos colectivos; celebrar conferencias  instructivas y morales; organizar la ayuda mutua entre los asociados y en la forma y medida que permitan los recursos de la asociación y practicar el bien desinteresadamente.

Funcionaba una institución democrática la  Institución del Jurado Infantil, de un gran valor pedagógico, era un excepcional elemento para contribuir a la educación cívica. Fue una creación original, mediante la cual unos alumnos juzgando las faltas de los otros,  se daban cabal conocimiento de ellas y era una rémora para que no se volvieran a cometer. Servía para intensifica la labor social y educativa sin merma por ello de la efectividad disciplinaria. Con fecha 19 de octubre de 1926, reunidos los niños con los profesores, se nombró entre ellos el Tribunal que empezó a actuar a partir de esta fecha. Nombraron Presidente y Secretario a los dos niños de mayor edad, comprometiéndose todos dentro de la libertad que poseían a seguir honradamente los dictados de su conciencia en los casos en que debían actuar como tales miembros del Tribunal Escolar del Jurado”, que actuaban con libertad e igualdad y fallando siempre justamente, como mejor lo creían ellos. Formaron parte de este Tribunal los niños: Alfredo López Fernández, Luis Villaverde Fernández y Ángel García  Guitián y como sustitutos actuaban Julio López y Amancio Moure. Actuaban de defensores y testigos los niños: Siro García, Manuel Taboada, Amancio Moure y Salvador García. Algunas de los correctivos impuestos por el Tribunal consistían en: promesas de no reincidir, privar de recreo, obligar a un padre a que justifique la enfermedad de su hijo o abone a la Sociedad una multa, devolver una prenda o su importe, no poder jugar en partidos del Escolar A. C.

Se creó una “Biblioteca Escolar circulante”, para la que se pidieron donaciones a instituciones particulares, para adquirir libros y revistas con destino a los asociados. Contribuyeron con donativos en metálico y libros varias personalidades, así como varias casas editoriales: el Excmo. Ministro de Hacienda, Sr. D. José Calvo Sotelo, don Francisco Riestra López; don José Luis Serrano, Registrador de la Propiedad; don. Cándido Calvo Cambón, Notario; don. Paulino Lago; la Editorial Dalmaú Carles; etc.  En marzo de 1927, se dio una función teatral a beneficio de la Biblioteca, contando con la colaboración del dueto “Malvar-Vidal”, que fueron obsequiados con un hermoso ramo de flores confeccionado por doña Leonisa Guitián de García. Se solicitó a Don Ramón Aller un plano para el armario-biblioteca.

El Escolar A.C. antes de comenzar un partido

El Escolar A.C. antes de comenzar un partido

 Tenía la escuela una “Sociedad Deportiva, para organizar equipos de deportes y juegos colectivos, ya que consideraban que el deporte además de vigorizar las energías físicas de los niños contribuía al desarrollo de sus facultades mentales, porque fatigándose no les quedaba tiempo para que la naturaleza holgada pensase en el vicio. El  Reglamento, por el que se regía la entidad fue aprobado en abril de 1927, por los alumnos, Horacio Villaverde, Siro García y Alfredo López. Con motivo de una excursión a Silleda celebraron un partida contra los niños de la escuela nacional de aquella localidad, ganando por tres a cero; el equipo que contendió fue el siguiente: Portero: Julio López; defensas, Amador Adán y Manuel Taboada; medios: Manuel Rodríguez, Hernán Poza y Horacio Villaverde; delanteros: Salvador García, Amadeo Gómez, Alfredo López, Luis Villaverde y José Adán. En la excursión a La Estrada, jugaron contra el “Infantil Estradense”, perdiendo por cuatro tantos a cero. El equipo formó así: Julio López; H. Villaverde, M. Jar; H.Brandido, H. Poza, A. Gómez; B. Santomé, L. Villaverde, A. López, Ignacín y Salvador García.

Se celebraban “conferencias instructivas y morales, contando con numerosas personalidades que accedían a dar las conferencias, entre las que figuran el catedrático del Instituto de Orense señor Otero Pedrayo, el Profesor Sr. Risco, de la Normal también de Orense, el Dr. en Ciencias Sr. Tafall y el literato señor Bautista Andrade, de Pontevedra.

También, se realizabanactividades destinadas a cumplimentar las clases: el 10 de enero de 1927, aprovechando la estancia en Lalín de los artistas Malvar-Vidal se invitó  a la señorita Malvar a dar un recital de poesía en la escuela, recitando las mejores producciones de Rosalía, Curros, Cabanillas y otros autores. Los niños escucharon el primer recital de su vida con devoción y aplaudieron entusiasmados. Fueron unos momentos dedicados al arte difíciles de olvidar. Para conmemorar el 2 de Mayo de 1808, por la mañana tuvo lugar  una conferencia sobre la Guerra de la Independencia. Se izaron en el edificio de la escuela las banderas de Galicia, Argentina, Cuba. Uruguay y en medio de ellas la de España. Los niños cantaron el Himno Gallego. Por la tarde pronunciaron conferencias los alumnos: Siro García, “Napoleón”; Manuel Taboada, “Fernando VII”; Luis Villaverde, “Alcalde de Móstoles”; Horacio Villaverde, “Daoiz”; Alfredo López,  “Velarde” y Amancio Moure, “Carlos IV”.

El 23 de junio de 1927 con motivo de la llegada del aviador Loriga a Lalín, la Junta Directiva acordó dirigirse a él personalmente, nombrándole Presidente  honorario de “La Infantil Escuela” por tratarse de un hijo del pueblo y un héroe que realizó una hazaña difícil y peligrosa. El nombramiento fue aceptado por el glorioso aviador. Veintitrés niños de los más adelantados de la Escuela visitaron el campo de aterrizaje del biplano que pilotó Lóriga en su raid Madrid-Lalín. El piloto don Tomás Entrena dio a los niños una detallada explicación de la construcción y funcionamiento del aeroplano. Con este motivo de la llegada de Loriga, insertó varios fotograbados relacionados con la Escuela el importante rotativo “Faro de Vigo” y un trabajo en el que narraba que Lalín contaba con un moderno centro de educación y enseñanza y por su originalidad trascribía varios juicios que sobre dicha institución docente hicieron algunos alumnos de la misma (Anexo I).

Al enterarse del fallecimiento de Loriga, el día 18 de Julio en Madrid,  decidieron tener un recuerdo en su memoria y en señal de duelo se suspendieron las clases. En el edificio escolar ondearon las banderas a media asta. Cursando el siguiente telegrama: “Niños Escuela Hospital-Asilo lloran pérdida glorioso aviador, hermano querido” y también este otro: “Junta gobierno Escuela Hospital-Asilo y profesores, hacen fervientes votos porque malogrado héroe reciba Cielo gloria alcanzada Tierra”. El día 20 a la llegada del féretro a Lalín a su paso por delante de la Escuela le arrojaron ramos de flores.

Un grupo de niños de la escuela antes de salir para una excursión

Un grupo de niños de la escuela antes de salir para una excursión

Otra de las actividades de la Escuela eran “las excursiones, los niños sobre las mismas hacían sus propias notas con sencillez, con soltura y gracia, en las que se recalcaba  siempre el amor a la tierra Madre, la admiración por el paisaje y la curiosidad por conocer el mundo incomparable de las plantas y de los bichos, estas notas  contenían un valor inestimable de observación y de belleza. Hicieron excursiones a  Fontao (Botos), Sotolongo, Donfreán, Silleda y  a La Estrada. En el año 1928, hicieron una excursión de estudios a Pontevedra donde permanecieron dos días, acompañados de los profesores, visitaron el Hospital Provincial, una fábrica de jergones metálicos y otra de chocolates, los laboratorios del Dr. Tafell y el Municipal, una fábrica de pan, una granja en Monte Porreiro y una fábrica de cerámica. Al día siguiente fueron a Marín, donde visitaron fábricas de conservas, hielo, fundición, astilleros, el Polígono de Tiro y la Base Naval, la Isla de Tambo, etc. También visitaron la redacción del periódico “El Diario de Pontevedra”. En la escuela, celebraron una exposición de fotografías con los momentos más interesantes de las visitas hechas en la excursión. Todas estas fotografías fueron enviadas a Buenos Aires para exponer en el local social de los Hijos del Partido de Lalín (Anexo II).

Se creó “un jardín y un huerto escolar” con apoyo de José López Otero, fundador de los Jardines Escolares en Galicia. Todos los años  se celebraba  la Fiesta del Árbol, se efectuaban las plantaciones por los niños días antes de la fiesta, en que cada uno leía la promesa que hacía a su árbol, pasando así los educandos a ser los verdaderos actores de la solemnidad. El acto se celebraba en el Salón de Actos de la escuela, donde se reunían los niños con el profesorado y los miembros  de la Subcomisión que representaban a los residentes en América. En la fiesta del árbol del año 1928 el Sr. Palmaz abrió el acto con un saludo dirigido a los escolares y seguidamente fueron pasando por la tribuna aquellos que debían leer su promesa, así como los que hicieron historia de los cuidados tenidos con sus arboles el ultimo año. Después de la lectura de 63 curiosos y originales trabajos, hizo uso de la palabra el director de la Escuela, el Sr. Poza, que expresó como los niños que cuidan y defienden su árbol, al llegar a hombres harán lo mismo con su pueblo; haciendo resaltar el hecho de que al considerarlos principales actores de la fiesta se perseguía que se dieran perfectamente  cuenta de su importancia y significación. Finalmente los exhortó a que continuaran honrándose y honrando como hasta ahora a la escuela con su trabajo. El presidente de la subcomisión señor Palmaz, que dirigió atinados consejos a los niños durante la lectura de sus trabajos, resumió el acto con elocuentes frases, para enaltecer aquellos momentos y el nombre de los hijos del partido en la Argentina e hizo entrega de un importante donativo en metálico, en nombre de la subcomisión, a la directiva de la Sociedad Infantil de la Escuela. La fiesta terminó, después de ser obsequiados los niños con pastas (Anexo III).

Un hecho importante era la “asistencia médica en la escuela, el doctor don Salvador Madriñan, con sus valiosos conocimientos en materia medico-pedagógica, colaboraba en la confección de la “Ficha escolar”, punto de partida para el tratamiento psicológico y metodológico de los niños.

Los señores de la Subcomisión: Manuel  García, Pablo Palmaz, Salvador Madriñan

Los señores de la Subcomisión: Manuel García, Pablo Palmaz, Salvador Madriñan

Los miembros de la Subcomisión que representaban en Lalín a los residentes en Buenos Aires, encargados de regentar la escuela, eran los señores don Pablo Palmaz, abogado, presidente; don Manuel García, comerciante, tesorero y don Salvador Madriñan, medico. Los miembros de la Subcomisión  llevaban un libro de actas en el que se consignaban todos los acuerdos que revestían importancia, para tener siempre a disposición de esta Sociedad un documento en el que constasen todas las resoluciones que se adoptaban; cuyo documento en el que se estampaban las deliberaciones serviría de garantía a los acuerdos adoptados. En todo momento se podía ver con claridad meridiana, el porqué de sus actos y la razón de las partidas pagadas, fuera de los gastos ordinarios.

El tesorero llevaba  un libro diario de ingresos y gastos en donde se anotaban como ingresos, todas las partidas que se recibían de la Central argentina y las cobradas por la enseñanza no gratuita; y como gastos, todos los ordinarios, como eran el pago de profesores, portero, correspondencia, etc. y los extraordinarios que se originaban para el desenvolvimiento de la Institución, si bien estos se satisfacían mediante acuerdo de la Subcomisión y tanto al pagar los unos como los otros, el tesorero lo verificaba  mediante el correspondiente recibo. Es decir que en  cualquier momento se podía  ver en dicho libro la situación económica de la sociedad, así como el detalle de las cantidades pagadas.

Alumnos que ocupaban los cargos directivos de la escuela

Alumnos que ocupaban los cargos directivos de la escuela

La Junta Directiva de la “Infantil Escuela” estaba formada por los niños: Siro García Guitían, presidente; Alfredo López Fernández, secretario; Horacio Villaverde Fernández, bibliotecario; Ángel García Guitián, tesorero; Salvador García González, vicepresidente; Manuel Taboada y Luis Villaverde, vocales.

Algunos alumnos que asistieron a esta innovadora escuela y que luego tuvieron un papel muy destacado en el desarrollo de Lalín fueron los niños: Luis Villaverde, Augusto Brandido, Manuel Brandido González, Adolfo Taboada, Mario Fernández, Antonio Trabazo, Manuel Brandido Docampo, Siro García Guitian, Ángel García Guitián, Ramón Jar, Manuel Jar, Vito Santomé, Alfonso Darriba, Manuel Taboada, Salvador García, Armindo Iglesias, Cándido Fernández, Manuel Otero, Roberto Lamas, Alfredo López, Joaquín Velón, Horacio Brandido, Ramón Fernández.

ANEXO:

I. Opinión de los alumnos sobre su escuela:

“Nuestra Escuela constituye una verdadera familia que se ama mutuamente tanto por parte de nuestros profesores como por parte de sus alumnos. Nuestros profesores nos tratan con sinceridad, como lo harían dos buenos amigos, nos dan confianza absoluta, y no nos maltratan de palo como lo hacían en muchas escuelas, pues ahora, en estos tiempos, rara es la escuela en que el profesor pega a los alumnos. Para evitar este método hemos establecido una “Institución del Jurado” dirigida por un “Tribunal Infantil” que actúa con “igualdad” y falla con gran acierto, o sea con proporción al hecho cometido, por el niño. También poseemos una sociedad cuyos fines son: organizar excursiones, formar una Biblioteca, organizar juegos colectivos, celebrar conferencias, organizar la ayuda mutua, practicar el bien desinteresadamente. Hemos organizado una Biblioteca valiéndonos de personas que con gran interés han colaborado con pequeños o grandes obsequios de libros para la Biblioteca y con la sola idea de hacernos hombres con la lectura y de esta manera enalteciendo nuestro espíritu para proporcionar un bien a la Humanidad cuando seamos hombres. Firma el alumno Alfredo López Fernández, Presidente de la Institución del Jurado de la Escuela Hospital-Asilo de Lalín”.

“En mi Escuela no se enseña por maquina como en otras, sino que los profesores se matan explicándonos para luego comprender lo que decimos y además se ve el interés que ponen para que nuestros cerebros vayan arriba y se empapen de ideas y conocimientos. Nuestros profesores no nos maltratan y a todas horas andan viendo la forma de tenernos contentos para que poco a poco vayamos cogiendo cariño a la Escuela. Siro García Guitián, Presidente de la Infantil Escolar”.

“La Escuela que posee Lalín nuevamente y que buena falta hacia, se abrió el cuatro de octubre pasado, está sostenida por los “Hijos del Partido de Lalín en Buenos Aires”. La Escuela tiene un Director que es Don Hernán Poza Juncal y un profesor que es Don Braulio Brandido. Ahora voy a hablar algo de los señores profesores: El señor Poza es de un carácter muy agradable, muy risueño y además de muy buenos sentimientos, tiene muy buen método de enseñanza moderna. Del señor Brandido, como no estoy en su clase, poco tengo que decir. Es un señor de carácter algo templado y no es tan risueño como el señor Poza. Amancio Moure”.

II. Excursión a Vilar de Sotolongo:

Salimos de la Escuela a las 8 y 45 minutos. Al llegar frente al Cementerio oramos por los muertos; después seguimos cara a Montserrat, en ésta hicimos todos los ejercicios de gimnasia. Después al llegar a un pueblo llamado Emido, el maestro nos explicó la lección 2ª de agricultura que trataba de lo que era una planta, como crecía y de qué partes se componía y después de pedir unos vasos para la comida seguimos camino. A medio kilómetro de Emido nos sentamos en un campo y leímos una parte del “ABC” como lectura crítica.

Después, al llegar a Reguengo, encontramos uno que nos aconsejó de seguir un camino conocido por él para llegar al punto destinado más pronto y después de ser discutido fuimos por el camino que él nos decía. Después encontramos el Puente nuevo y el río, había pedazos de tierra distribuidos que sirvió para que nos explicaran lo que era río, afluente, cascada, cabo, estrecho, etc. Seguimos bordeando el rio en el que se veían obstáculos y vistas muy bonitas producidas por el agua, y era muy bonito vernos ir por caminos estrechos subiendo y bajando aquellos montes que pegados al rio estaban, lo que nos pesó fue no traer una máquina de retratar porque se hubieran sacado vistas muy bonitas. Siguiendo el rio encontramos el túnel que pasaba debajo del monte hasta la fabrica que hacía funcionar sus maquinas. La fabrica era una casa algo rustica y abandonada: llamamos por primera vez en la puerta y no contestaron, después fue el Maestro a da una vuelta alrededor de ella y cuando volvía vimos un hombre que asomaba a la ventana. El Maestro le habló no sé qué palabras que no se oían por causa del ruido del agua.

Después nos sentamos a comer, que por cierto todos con buen apetito comíamos, el que tenía poca comida o no era de su gusto el Maestro le cedía parte de la suya que era muy abundante. Después de descansar la comida, el Maestro nos contó la vida de un preso, porque ha sido oficial de la prisión de Pontevedra. Luego fuimos a visitar la fabrica con permiso del encargado de la misma y nos explicaron lo que era electricidad, como se producía y de qué manera el agua hacia funcionar las máquinas. A las dos y media resolvimos marcharnos y a cierta distancia de la fábrica leímos también el “ABC” como lectura crítica. Seguimos camino a Sotolongo y en ésta visitamos la Escuela, en la cual fuimos bien acogidos por la maestra, hermana de Don Pablo Palmaz, Presidente de la Comisión en Lalín de la Sociedad Hijos del Partido de Lalín en Buenos Aires. En el campo de esta Escuela jugamos un amistoso partido de futbol.

Luego antes de llegar a un pueblo llamado Des, merendamos cerca de la casa del Conde Taboada, después al llegar a este pueblo preguntamos el camino y bebimos. Al sernos dicho el camino nos pusimos en marcha y encontramos el puente que nos fuera útil para dar clase de Geografía práctica. Luego los niños de Botos apartaron por otro camino más cerca para ellos; y nosotros seguimos el camino de Lalín. Al llegar a esta criticamos la excursión, e hicimos el gráfico de los puntos recorridos. El total del camino es aproximadamente 23 kilómetros. Viva Lalin. Alfredo López, Ángel García, Manuel Taboada. Lalín 14 de noviembre de 1926.

III. Promesa de un alumno a su árbol:

El niño Alfredo López Fernández (13 años) hizo la siguiente promesa: “He de dedicar a mi árbol toda clase de conocimientos que poseo para su buen desarrollo, buen fruto y buena flor; para esto me consultaré con mi Historia Natural y Agricultura con el fin de hallar buenos conocimientos con arreglo al árbol que harán dar al mío exquisito fruto y un verdecente y florido trabajo. Del fruto que recoja daré parte a mis Maestros y a mi familia y la otra me comeré yo alguna y repartiré con mis amigos el resto. Regaré y podaré mi Árbol cuando lo crea conveniente. No recogeré su fruta en cuanto no esté madura y si por motivo alguno me ausentara dejaré mi mejor amigo de encargado de él con el fin de que no me lo estropeen. Por último doy mi palabra de honor de cumplir todo lo dicho en las anteriores líneas”.

Nota: Las fotografías y parte de la información han sido obtenidas de la documentación cedida amablemente por D. Mariano Martín García.

Antonio Vidal Neira. Lalín, 2-8-2014

Publicado en FARO DE VIGO, el 31/08/2014

Anuncios

3 pensamientos en “LA ESCUELA HOSPITAL-ASILO DE LALIN

  1. O compromiso dos emigrados coa creación dunha rede escolar foi un dos aspectos mais positivos da emigración no que atinxe á modernización de Galicia. Estas escolas fomentaron un modelo de ensino de tipo técnico e intrumental, de preparación dos futuros emigrantes galegos. Mais este proceso non deu todos os froitos agardados debido á marxinación das nenas e á recesión económica dos anos 30. Os líderes desas sociedades concebían así a difusión do progreso e modernidade das súas freguesías. Procuraron desenvolver unha acción coordinada coas sociedades agrarias locais, contando para elo cos retornados. O anticlericalismo e o modelo de educación laicista e intrumental encheu de desavinzas as súas relacións cos párrocos.
    Agora ben, tendo en conta que o período de vida desta escola de desenvolveu en pleno Golpe Militar de Primo de Rivera (1923-30) onde se esixía un comportamento modélico ó mestre, transmitíase unha ideoloxía conservadora de corte patriótico-relixioso, instituíronse os días da árbore, da Patria…, e onden os contidos educativos e persoal docente foron sometidos a un estreito control ideolóxico eu pregúntome: en que derroteiros se movería o Hospitalillo? Cales foron as verdadeiras desavinzas entre os señores Poza e Brandido?
    Gracias Sr. A.V.N. por facernos pensar de vez en cando…
    Algunha lexislación da época:
    R.D. de 3/1/1915 dispoñendo a celebración anual da Festa da Árbore.
    R.O. de 17/10/1921 dictando a creación de campos agrícolas anexos ás escolas nas poboacións rurais.
    R.D. de 18/5/1923 aprobando o novo Estatuto Xeral para o Maxisterio de Primeiro Ensino.
    R.D. de 15/9/1923 polo que se constitúe o Directorio Militar.
    R.D. de 4/4/1927 dispoñendo que tódolos cargos directivos dos centros educativos serán nomeados polo Ministerio.

  2. Interesante comentario y muy importante la aportación legislativa. Un gran fallo fue la no asistencia de las niñas a la escuela, hoy inconcebible, aunque creo que asistió una niña según alguna noticia que tengo. Las desavenencias entre los dos profesores probablemente sería por no estar de acuerdo en la forma de impartir la enseñanza o por el poco protagonismo que el director le daba al Sr. Brandido. Esta escuela estaría en la linea de la forma de enseñar de las escuelas de la Institución Libre de Enseñanza de Ginér de los Ríos.

  3. Antonio, en el curso de 1926-1927 asistió a clases la niña Marina Garcia Guitián tal como consta en el la Memoria-Balance correspondiente al ejercicio 1926-1927 (pág, 27) editada en Buenos Aires en 1928. Era mi madre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s