LOS “HIJOS DEL PARTIDO DE LALIN” EN AMERICA


El 29 de de Noviembre de 2014 se cumplen cien años de la solemne inauguración del Cementerio de Laín, que la entusiasta sociedad “Hijos del Partido de Lalín” constituida en Buenos Aires y  dirigida por D. Guillermo González Fernández,  costeó, edificó y donó al pueblo de Lalín, con el objeto de resolver las limitaciones del pequeño cementerio situado en torno a la Iglesia de Donramiro para el decoroso enterramiento de los vecinos de Lalín.

Cementerio de Lalín

Cementerio de Lalín

En un artículo escrito por el Profesor de la Escuela Nacional de Villa de Cruces,  M. Carlos de Permuy, el 8 de junio de 1914, en el periódico “La Correspondencia Gallega”, nos recuerda que hay que ser agradecidos a aquellos emigrantes, que con su trabajo han hecho tanto por el pueblo de Lalín, son merecedores de que se le alce una estatua de admiración y de cariño en nuestros corazones.

Se vieron obligados a abandonar sus hogares para salir de la pobreza y buscar un futuro prospero y en viejos barcos cruzaron el océano en busca de una vida mejor. No protestaron de la patria ni de su aciago destino, sino que cifraron sus afanes en serle útiles. Ahorraron y se unieron para levantar obras destinadas a la caridad, la ciencia y la instrucción. Los emigrados de las aldeas del Partido de Lalín soñaban con hacer algo y el resultado de ese sueño fueron las fantásticas obras que construyeron, como el Cementerio o  el Hospitalillo, resultado de sus titánicos esfuerzos que hoy reconocemos y valoramos como respecto y cariño.

Recuperamos este artículo, que hoy es actualidad y lo publicamos como un homenaje a los lalinenses emigrados que desinteresadamente han hecho tanto por su querido pueblo, al que siempre llevaron en su corazón y del que nunca se olvidaron

  ¡BIEN POR LOS “HIJOS DEL PARTIDO DE LALIN!

Es un deber inherente a nuestra raza mostrarse agradecida a los bienhechores , más cuando, estos, no son los repartidores del presupuesto nacional, sino, por el contrario, los hijos del trabajo; cuando son aquellos que emigraron abandonados a sus propias fuerzas, sin protección oficial, y, muchas veces, casi sin instrucción, entonces esos bienhechores son dignos de la más alta gratitud, y merecedores de que se les alce una estatua de admiración y de cariño con los solares de nuestros corazones.

Edificio del Hospitalillo

Edificio del Hospitalillo

Arrojados de sus lares por los mil y un azares de la vida, surcan los milenarios océanos en esas arcas diluvianas, llamadas trasatlánticos que, faltos de toda comodidad, sirven para hacerles ver, una vez más, que ellos son los parias de una civilización tan en pugna con lo universal; y ya apartados de la madre Patria se ven confundidos e ignorados entre las múltiples unidades del numero de los muchos. Sin embargo no protestan ni de la patria que les dio el ser, ni de su aciago destino, y, lejos de rebelarse, cifran sus afanes en serle útiles.

Ahorran mucho de lo poco que ganan y lejos de dilapidar sus ahorros vengándose de un pasado oscuro, se unen en apretado haz y atados con el lazo del amor al “terruño”, dentro de la patria grande, levantan esos miles de edificios modelos de perfeccionamiento por su modernización en cuyas artísticas fachadas se leen los sublimes nombres de caridad, ciencia, instrucción.

Los emigrados de estas apartadas aldeas que forman la jurisdicción de Lalín, soñaron también con el bello ideal de hacer algo en beneficio de sus conterráneos y el despertar de tan fantástico sueño fueron esas magnas obras que a sus expensas, se están levantando en la capital del Partido y en cuyo frontispicio severo se leerán estos grandilocuentes letreros: “Hospital”, “Asilo”, “Escuela”, “Cementerio”.

Magna obra moral y bella idea social encierra tan grande empresa y casi irrealizable para los apocados de espíritu: pero ¿Quién se arredra de emprenderla cuando sus autores son los “Hijos del Partido de Lalín”, sociedad loable por sus fines, noble por sus ideales y fuerte por su voluntad?.

Antiguo cementerio en la Iglesia de Donramiro

Antiguo cementerio en la Iglesia de Donramiro

¡Lástima grande que los esfuerzos de los de allá, que tan alto miran, no hallen en los de acá el eco y el calor necesario para más animarlos a realizar obras de tan santos fines!

Más no importa. Los gladiadores de Roma no gozaban de sus triunfos por la facilidad de vencer al adversario, sino cuando la lucha se mostraba más terca y empeñada.

Hoy las obras, ya bastante adelantadas son las mejores bocinas para proclamar a los cuatro vientos los titánicos esfuerzos de tan esclarecidos donantes.

Hemos leído detenidamente la Memoria ultima de la “Sociedad Hijos del Partido de Lalín” y en toda ella se observa formalidad, sinceridad y entusiasmo por lo cual merecen sinceros plácemes las respectivas juntas directivas de Buenos Aires, Montevideo y Habana, alma y vida de tan noble sociedad filantrópica.

Permitidme, “Hijos del Partido de Lalín” que os felicite por vuestros elevados y nunca bien ponderados pensamientos.

Apruebo, sin reservas, vuestra digna idea, que futuras generaciones se descubran, llenas de respeto, ante los nombres “Buenos Aires”, “Montevideo”, “Habana”, de la fachada central del majestuoso edificio, pero no os olvidéis, pues aun es tiempo, de que al lado de esos nombres de nuestros pueblos hermanos, se ponga el de “España” y en caracteres de mayor tamaño el de “Galicia” que todos llevamos grabado en el corazón y vosotros los primeros.

No dudo tomareis en cuenta mi molesta pero no importuna petición, máxime que al pedíroslo, lo hago porque sé que no os avergonzáis de ser españoles y gallegos y que de este modo halagamos y honramos a nuestro “enxebre” Curros Enríquez, de dulce memoria para todos cuando dijo:

            “O millor viño o d’a  adega
            “A millor carne a d’a alcatria
            “A millor terra a d’a patria
            “A millor patria …. a gallega”

Antonio Vidal Neira, Madrid, 26/11/2014

Anuncios

3 pensamientos en “LOS “HIJOS DEL PARTIDO DE LALIN” EN AMERICA

  1. Gratamente me uno a esta homenaxe a todos os membros da sociedade “Hijos del Partido de Lalín” que tantos logros acadaron pola súa comarca. Sen pretender exaltar a uns por enriba doutros, encomiable foi a labor do seu socio fundador Guillermo recrutando un gran número de socios ou os irmáns Sarandeses asociando veciños de Brántega.
    Non exentos de problemas internos como os acontecidos no ano 1909, foron capaces de enviar os medios necesarios para a construción dos inmobles reseñados nestes artigos, sen esquecer o apoio á labor educativa coa construción de escolas como as que foron inauguradas en outubro de 1924 en Gresande e Prado.
    Gustaríame asimesmo homenaxear a labor doutras asociacións do Deza como: Asociación Hijos de Silleda, Unión del Partido de Lalín, Hijos de Ventosa, Sociedad Hijos del Ayuntamiento de Golada y sus contornos ou Sociedad Instructiva y recreativa pro-escuelas de Brocos y sus contornos, entre outras.

  2. Felicidades Antonio por poñernos ao día en tantas e tantas cuestións da nosa comarca de Deza, todas elas moi interesantes. Vémonos maña na presentación.

  3. Por mis venes corre sangre lalinense, tanto miña nai como meu pai, foron orixinarios de Lalìn, de Catasos, de Quintela, de Albarellos, de Celemin, sus apellidos Pallares Arias-Fernandez Canda-Gonzalez Canda-Vazquez Ferradas, meus pais foron primos segundos, cando estiven no ano 95 en Lalìn estive en la Avda LÑoriga, donde vivian meu prima Camilo mais sua irman Carmen, e seus sobriños na casa Paterna don Gonzalez Pàxaro, sinto a morriña que tudos temos dende eiqui, graciñas por deixarme publicar isto, Apertas fortes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s