EL CEMENTERIO DE LALIN CUMPLE CIEN AÑOS


29 DE  NOVIEMBRE DE 1914 – 29 DE NOVIEMBRE DE 2014

El Viejo Cementerio de Lalín

El Viejo Cementerio de Lalín

Charla pronunciada en la Sala de Prensa del Ayuntamiento de Lalín, para conmemorar que el 29 de Noviembre de 2014 se cumplieron CIEN AÑOS de la inauguración del Cementerio Viejo y en  homenaje a los “Hijos del Partido de Lalín”, que fueron los que con su dinero lo edificaron y donaron al pueblo de Lalín.

Hoy  día 29 de Noviembre de 2014 se cumplen 100 años de la solemne inauguración del Viejo Cementerio de Lalin, que la entusiasta sociedad “Hijos del Partido de Lalín” constituida en Buenos Aires, dirigida por  Guillermo González Fernández, edificaron con su dinero y donaron a su pueblo de Lalín, para el digno enterramiento de los vecinos de las parroquias de Lalín y Donramiro.

Fue admirable la fecunda y patriótica labor que estos entusiastas lalinenses de la “Sociedad Hijos del partido de Lalín”, hicieron por su pueblo y su comarca. La Sociedad se fundó el 7 de agosto de 1908, con fines patrióticos, bajo la presidencia del laborioso y entusiasta hijo de Lalín  Guillermo González Fernández.

Esta Sociedad no solo tenía por objeto hacer obras en la villa de Lalín sino que tenía también por finalidad socorrer y repatriar a los socios enfermos y proporcionar empleos adecuados a todos los lalinenses que llegaban a América.

Guillermo González era hijo de María Fernández y de Manuel González, vecinos de Donramiro, de joven emigro a Buenos Aires y se dedicó a la rama del comerció, fundando y dirigiendo la gran casa comercial de Tejidos y Ropería, bajo el nombre de GONZALEZ, MEDINA Y CIA. La tenacidad y firmeza de su carácter, su voluntad inquebrantable y las intachables dotes personales y de inteligencia que poseía, le permitieron alcanzar un puesto importante dentro del alto comercio argentino.

Guillermo González, tuvo un grandísimo amor a Lalín, a sus paisanos y a todo cuanto redundaba en beneficio de su tierra natal, todos en Buenos Aires conocían su entusiasmo por Lalín; él fue el promotor de las obras que los emigrados hicieron en Lalín: el amplio y moderno Cementerio, la construcción del Hospital-Asilo, después de la muerte del aviador Loriga constituyó en Lalín, una Comisión para erigir a Loriga un monumento, fueron designados en Buenos Aires como delegados para la recogida de donativos: Guillermo González, Amador Rodríguez y Cupertino González,  construyeron las escuelas de Barcia, Villanueva, Prado y Sotolongo.

Sepultura de María Fernández, madre Guillermo González

Sepultura de María Fernández, madre Guillermo González

Y en el año 1927, para conmemorar que doña María Fernández, cumplía cien años, su hijo Guillermo González, regaló la soberbia imagen de Nuestra Señora de Montserrat, que todos los años el domingo de las fiestas patronales es llevaba en procesión de la iglesia parroquial a la capilla. El día de la bendición de la imagen, se celebró una misa solemne en acción de gracias, en la que participó D. Ramón Aller y una gran fiesta. Don Guillermo no pudo asistir, ya que asuntos importantes le retuvieron en Buenos Aires, para celebrar el centenario cumpleaños de su madre, organizó una gran fiesta en su casa con más de cien invitados.

José Neira Vidal

José Neira Vidal

También hay que recordar a José Neira Vidal, otro emigrante lalinense que marchó a los nueve años para Buenos Aires,  amigo de Castelao y del pintor Luis Seoane, presidente del Centro Gallego (1938-1941), abogado, letrado de la municipalidad de Buenos Aires, presidente fundador del club Deportivo Español, presidente del club de Regatas Hispano-Argentino y secretario y presidente de la asociación Hijos del Partido de Lalin, que prestó atención preferente a todo lo relacionado con la cultura gallega, durante su mandato se adquirieron libros gallegos o relacionados con Galicia, por carta pidió a D. Ramón Aller que le enviara todos sus libros y artículos para divulgarlos entre los gallegos residentes en Argentina y patrocinó la implantación de la “Escuela-Hospital-Asilo”, dirigida por el pedagogo Hernán Poza Juncal.

Otros Lalinenses, que presidieron la Sociedad fue Constantino González, Secundino Villar, Francisco González, etc...

Hay que ser agradecidos a estos emigrantes, que con su trabajo han hecho tanto por el pueblo de Lalín, son merecedores de que se le alce una estatua de admiración y de cariño en nuestros corazones.

Se vieron obligados a abandonar sus hogares para salir de la pobreza y buscar un futuro prospero y en viejos trasatlánticos cruzaron el océano en busca de una vida mejor. No protestaron de su aciago destino, sino que cifraron sus afanes en ser útiles a su pueblo. Ahorraron y se unieron para levantar obras destinadas a la caridad, la ciencia y la instrucción. Los emigrados del Partido de Lalín soñaban con hacer algo y el resultado de ese sueño fueron las fantásticas obras que construyeron, como el Cementerio,  resultado de sus titánicos esfuerzos que hoy reconocemos y valoramos con respecto y cariño.

Estos emigrantes, preocupados por Lalín, con objeto de resolver las limitaciones del pequeño cementerio, situado en torno a la Iglesia de Donramiro, el 2 de Octubre de 1904, con D. Guillermo a la cabeza de los residentes en Buenos Aires, se decidieron costear  y construir un nuevo Cementerio que sustituyera al pequeño cementerio de Donramiro.

Nombraron una COMISIÓN DIRECTIVA para que se encargara de conseguir los medios y el dinero necesario, para la construcción del Cementerio. La Comisión  la componían las siguientes personas: Presidente: Guillermo González; Secretario: José Rodríguez; Prosecretario: Cecilio Gutiérrez; Tesorero: Eloy Gutiérrez y los Vocales: Amador Rodríguez, Victoriano González, Manuel Miranda, Ricardo García, Antonio Blanco, Pedro  Presas, Gonzalo Goyanes y José Miranda.

El éxito obtenido tras casi tres años de trabajo y contratiempos, que el tiempo que les llevó construir el Cementerio,  el 7 de agosto de 1908,  decidieron constituirse en Sociedad y emprender un nuevo proyecto: LA CONSTRUCCIÓN DE UN HOSPITAL ASILO EN LALIN.

Tumba de D. Francisco Vilariño, maestro e historiador

Tumba de D. Francisco Vilariño, maestro e historiador

El 17 DE SEPTIEMBRE DE 1905 fueron girados por el hijo de Lalín, don Guillermo González, los FONDOS necesarios para la construcción del Cementerio de dicha villa. También remite una cantidad para arreglar el cementerio, cuando estuviera  terminado y para costear una cruz de hierro que se colocaría en el sepulcro del primer cadáver que se enterrase en el nuevo cementerio. La primera persona que se enterró fue la madre de un señor conocido en Lalín por “Manuel de Mingos”.

Con este motivo se acuñó en Buenos Aires una MEDALLA CONMEMORATIVA, que he podido ver y de la que me ha proporcionado una fotografía, el coleccionista D. Mariano Martín García, que posee probablemente el único ejemplar que se conserva en la actualidad. Hace unos días me envió un correo diciendo que D. Gonzalo Goyanes García también tiene otra.

La medalla de bronce, representa en el anverso las rejas, la puerta de entrada  y la capilla del cementerio, con una leyenda “A su pueblo natal” y en el reverso dos textos, uno los” Hijos de Lalín”, y la fecha en que se formó la asociación para la construcción del cementerio, el 2 de octubre de 1904.

Parece ser que el dinero empleado en la construcción del cementerio fue entre 15 y 20.000 pesetas. En el año 1908 se coloco la verja y la puerta de entrada al cementerio, dándose por terminadas las obras de  construcción.

Tumba de Herminia González, año 1914

Tumba de Herminia González, año 1914

Una vez terminado y en condiciones para ser habilitado, por causas no del todo conocidas, el Ayuntamiento no se hizo cargo de él a pesar de las reiteradas peticiones que se le hicieron desde Argentina, continuando los enterramientos en los atrios de las iglesias de Donramiro y San Martín de Lalín, cuyos muros lindan con las casas del vecindario. Esta apatía del Ayuntamiento produjo la natural desilusión a los hijos de Lalín que en América no solo luchaban por su propio bienestar sino por el progreso y engrandecimiento de su pueblo natal.

Originariamente el cementerio estaba formado por un CUADRILÁTERO de suficiente extensión, para el fin a que se iba a destinar y se pensaba que suficientemente amplio para acoger los difuntos de la población de Lalín en aquellas fechas, pero por desgracia pronto se quedo pequeño y hubo que añadirle toda la superficie situada detrás de la Capilla, a finales de los años 50 del siglo pasado,  (en la actualidad ha tenido que edificarse un nuevo   cementerio debido al espectacular crecimiento de la población de Lalín).

Está enclavado en un terreno elevado y de situación muy higiénica e inmediato a la carretera de Orense a Santiago, conocido como “O alto de Vales” y cerca de donde se encontró la tumba romana; estaba  cercado por tapias de mampostería enlucida y tenía en su frente una elegante verja de hierro, con una amplia portada que le da acceso. Tal como está en la actualidad.

En el centro se alza la CAPILLA y en los cuatro ángulos de las tapias que circundan el cementerio había otras tantas CASETAS destinadas a los varios servicios que un cementerio necesita y en uno de los extremos, con puerta independiente de entrada  al camino y con  muros que le separan, hay una porción de terreno destinado a “CEMENTERIO CIVIL”. Según noticias nunca se enterró a nadie.

Cementerio Civil

Cementerio Civil

Anteriormente, los enterramientos se efectuaban en el atrio de la iglesia parroquial de Donramiro y como el espacio destinado a los sepelios era tan reducido que no permitía el transcurso del plazo legal para la renovación de sepultura, la salud pública llegó a verse seriamente comprometida por el hacinamiento de cadáveres y la putrefacción de los mismos y se hizo preciso que, previas las formalidades legales, se clausurase el antiguo cementerio, habilitándose el nuevo, con carácter provisional, mientras no se ultimaba el oportuno expediente que estaba en tramitación.

El Cementerio tenía el carácter de MUNICIPAL y fue entregado al Ayuntamiento para su conservación y custodia por la Comisión de la Sociedad “Hijos del Partido de Lalín” que lo había construido, con carácter provisional el año 1912.

Por fin, realizados todos los tramites,  el Ayuntamiento se digno INAUGURARLO Y EL DOMINGO 29 DE NOVIEMBRE DE 1914, tuvo lugar la solemne bendición del nuevo cementerio, que la sociedad “Hijos del Partido de Lalín”, constituida en Buenos Aires, había edificó con su dinero y donado al municipio, para el  enterramiento de los vecinos de las parroquias de Lalín y Donramiro.

Al acto de la solemne BENDICIÓN, asistió el Ecónomo de la parroquia de Lalín, Lorenzo González Mazaira  y numeroso clero, el alcalde de Lalín don Antonio Crespo Pampín y un enorme gentío que llenaba el santo recinto.

Quiero terminar con un pensamiento, que escribió el Profesor Carlos de Permuy, en el periódico “La Correspondencia Gallega”, en el año 1914:

“Es un deber inherente a nuestra raza mostrarse agradecida a los bienhechores, más cuando, estos, no son los repartidores del presupuesto nacional, sino, por el contrario, los hijos del trabajo; cuando son aquellos que emigraron abandonados a sus propias fuerzas, sin protección oficial, y, muchas veces, casi sin instrucción, entonces esos bienhechores son dignos de la más alta gratitud, y merecedores de que se les alce una estatua de admiración y de cariño en los solares de nuestros corazones”

  ¡BIEN POR LOS “HIJOS DEL PARTIDO DE LALIN”!

Lalín, 29 de Noviembre de 2014

Anuncios

2 pensamientos en “EL CEMENTERIO DE LALIN CUMPLE CIEN AÑOS

  1. Parabéns pola crónica. Pareceme que a tal Herminia González era a dona de Juan B. Barral, que fora alcalde de Lalín en 1876. Coa tumba de Vilariño deí por un casual hai un par de anos e púxeno en coñecemento da súa bisneta Inma Vilariño que traballa no departamento de prensa do Concello. Podiase ampliar a crónica referindo algúns persoeiros enterrados neste cimiterio: Ramiro Goyanes, Alfonso Garra “O Coello”…e os panteóns mais chamativos: o de Candongo, o do Chocolateiro,o de Garra,..Tamén merecería unha critica o abandono do cimiterio de Donramiro, ou o incomprensible paseo dos difuntos dende o cimiterio de A Romea deica a igrexa de Lalín con ida e volta…

    • Ola, hoxe meu pai Carlos Agulló Barral me dixo que eu era tataraneto de Herminia González e Juan B. Barral. Sabedes onde podería conseguir máis información sobre estas persoas? grazas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s