HERNÁN POZA JUNCAL, MAESTRO Y PEDAGOGO


Hernán Poza Juncal, fue el primer y único director de la Escuela Hospital-Asilo de Lalín, patrocinada por los Hijos del Partido de Lalín en Buenos Aires, que funcionó desde 1924 hasta 1929, en el edificio del Hospitalillo.

El Director de la Escuela, Hernán Poza Juncal

El Director de la Escuela, Hernán Poza Juncal// Archivo M. Martín

En el edificio del “Hospitalillo” solo dos años después de su apertura como hospital, el centro sanitario se reinaugura como escuela primaria el 1 de septiembre de 1924, patrocinada por la Sociedad Hijos del Partido de Lalín, en Buenos Aires, presidida en ese momento por D. Eleodoro Friol. Al año siguiente esta escuela ya formaba a setenta niños en “completa instrucción primaria, dictándose especialmente cursos de geografía e historia americanas”, según indicaba la revista Celtiga. Durante los meses de julio y agosto, sus dependencias se utilizaban para colonias escolares, sostenidas por el Estado, de las que también era protector el pontevedrés afincado en Argentina, Casimiro Gómez Cobas.

Como director y profesor  de la escuela se contrató al joven pedagogo Hernán Poza Juncal, que nació en Pontevedra el 6 de Junio de 1903 y murió el 6 de Junio en Nueva York en Febrero de 1967, fue  un maestro y pedagogo,  perteneciente a una familia de tradición republicana, liberal y laicista, hijo de Joaquín Poza Cobas, dirigente republicano de Pontevedra.

Los profesores con el material escolar

Los profesores con el material escolar//Archivo M.  Martín

Hernán Poza Juncal fue miembro activo de la Federación Universitaria Española y escribió en la revista compostelana “Universitarios”; realizó estudios de especialización psicológica y metodológica en los mejores Gabinetes y Escuelas de Barcelona;  fue el fundador en Hostalrich (Gerona) del colegio al aire libre “Nuestra Escuela” y ejerció como profesor de la Residencia de Estudiantes Normalistas de Barcelona.

Entre 1924 y 1929 dirigió en Lalín (Pontevedra) la Escuela-Hospital-Asilo creada y sostenida  por los emigrados de la Sociedad Hijos del Partido de Lalín, en Buenos Aires. El Sr. Poza trajo a Lalín un soplo de modernidad pedagógica, pero la Escuela del Hospitalillo se tuvo que cerrar en el año 1929 por su elevado coste. Durante su estancia en Lalin, en 1927 se casó con Carmen Fernández García, hija del capitán retirado de Artillería, D. Juan Fernández Fontoira. Cuando se cerró la escuela de Lalin, a partir de septiembre de 1929, volvió a Pontevedra donde fue director de un moderno colegio, la “Escuela Nueva”.

Los profesores: Braulio Brandido y Poza Juncal

Los profesores: Braulio Brandido y Poza Juncal//Archivo M. Martín

Fue Presidente del Comité provincial de Unión Republicana y durante la Guerra Civil de 1936 fue detenido e ingresó en prisión, de donde consiguió salir por mediación de amistades. Marchó a Portugal y de allí emigró a Estados Unidos donde se exilio. Se dedico a enseñar español en el Eastman School of  Languages and Business (1940) y  después fue director del Poza Institute of  Languages and Business (1941). En 1938 fue jefe de redacción del diario La Voz de Nueva York y entre 1938 y 1943 fue comentarista de radio. Desde 1943 fue profesor del Brooklyn College en Nueva York. Publicó el libro Manual práctico de correspondencia comercial en español e inglés.

Realizó una importante labor periodística en la prensa gallega, en la que trató con gran competencia los más importantes temas de actualidad escolar. En  el periódico “El Diario de Pontevedra” escribió varios artículos: El jurado en la Escuela. Un fallo digno de conocerse (23/2/1927), El final de una Promesa. Las oposiciones a Escuelas (2/6/1927), Bases para un proyecto. La transformación de la enseñanza municipal (25/8/1927), Entrando en la vida (7/2/1928), Aspectos gallegos. Lalín y la leyenda negra (22/3/1928), Una excursión. Lalín-Pontevedra (16/4/1928), Con motivo de una carta. El oasis frente al desierto (26/7/1928), De oposiciones. El espíritu de la reforma (1/8/1928), De oposiciones. Las Normales ante las reformas (18/8/1928), etc.

Un grupo de niños de la escuela antes de salir para una excursión

Un grupo de niños de la escuela antes de salir para una excursión// Archivo M. Martín

Hernán Poza Juncal, llegó a Lalín en el año 1924, cuando la Subcomisión de Lalín, encargada por los Hijos del Partido de Lalin en Buenos Aires, de poner en marcha la  Escuela Hospital-Asilo, convencidos de que la escuela es lo que el maestro sea, no repararon en sacrificios pecuniarios hasta conseguir que el joven pedagogo  Hernán Poza Juncal aceptase el difícil cargo. Las clases comenzaron siendo impartidas por el propio director  y por el maestro D. Braulio Brandido, natural de Botos (Lalín), con una treintena de alumnos de la villa y de las aldeas cercanas, que tenían que pagar una pequeña cantidad de dinero al mes.

La pedagogía empleada en la escuela de Lalin, por el Sr. Poza fue sencillamente admirable, digna de los elogios más fervorosos, por la forma en que día a día se realizaba el trabajo educacional, se recalcaba el amor a la Tierra Madre, la admiración por el paisaje y la curiosidad por conocer el mundo incomparable de las plantas y de los bichos, a través de la observación y de la belleza. Día a día se realizaba una labor tan callada como intensa para hacer una escuela ajena a la rutina de la clásica escuela española de la época.

El Escolar A.C. antes de comenzar un partido

El Escolar A.C. antes de comenzar un partido// Archivo M. Martín

Fue una  “Escuela de orientación agrícola y comercial”, con el fin de capacitar a las nuevas generaciones de Lalín para obtener de la tierra con el mínimo esfuerzo el mayor rendimiento, a la par que recibir una educación integral y una instrucción comercial para que en caso de que tuvieran que emigrar, algún día,  les abriera  las puertas reservadas a los jóvenes  preparados.

En primer lugar se creó un “Jardín escolar y un campo de experimentación agrícola” que circundaba la casa-escuela. A este efecto y para llevar a cabo estas enseñanzas se contrató  al   fundador de los “Jardines Escolares” en Galicia, don José López Otero, perito principal del servicio agronómico de Pontevedra.

El Sr. Poza Juncal puso en funcionamiento en la Nueva Escuela, una institución tan democrática como la “Institución Infantil del Jurado” (1), excepcional elemento para contribuir a la educación ciudadana del niño, pues constituía un gran medio de disciplina basada en el amor y en el gustoso cumplimiento del deber. Se encargó a los niños la elaboración del “Reglamento de la escuela”  y se creó una “Biblioteca” para uso de los niños que logró reunir importantes volúmenes, dados por donativos.

Profesores, Subcomisión y alumnos delante de la escuela.

Profesores, Subcomisión y alumnos delante de la escuela.

Pero la escuela no se limitaba solo a lo puramente instructivo. La educación infantil debía tener  una solución de continuidad desde el campo físico al moral pasando por el intelectual. La colaboración médica en la escuela fue fundamental, se puso en marcha la confección de la “Ficha escolar”, punto de partida para el tratamiento psicológico y metodológico de los niños.

La labor educativa realizada en  la Escuela Hospital-Asilo de Lalín, por el pedagogo Sr. Hernán Poza Juncal –dijo don Felipe Saiz, profesor de Matemáticas de la Normal de Barcelona-  “es excelente y ello debía de ser así puesto que sus métodos tanto éxito tuvieron en la que regentó en Hostalrich. La institución a base del selfgovernment (autogobierno), toda la instrucción, se verifica en el más amplio respeto a la personalidad del niño con formas originales y amenísimas, muy a propósito para el estado mental de los educandos. Solo como Usted lo hace, que la educación debe apoyarse en una pedagogía individualista, puede ser la acción del maestro verdaderamente eficaz…”

Alumnos que ocupaban los cargos directivos de la escuela

Alumnos que ocupaban los cargos directivos de la escuela//Archivo M. Martín

El pedagogo Hernán Poza Juncal, durante su estancia en Lalín como director de la Escuela Hospital-Asilo, trajo un nuevo soplo educativo y contribuyo a preparar a unos niños que cuando llegaron a la mayoría de edad fueron fundamentales para hacer que Lalín llegase a ser lo que hoy es. Entre los alumnos de esta escuela podemos citar por ejemplo a: Siro García Guitián, Alfredo López Fernández, Horacio Villaverde Fernández, Ángel García Guitián, Luis Villaverde Fernández, Manuel Jar, Amancio Moure, Victor Santomé, Manuel Brandido Palmaz, Joaquín Velón, etc.

(1) Reglamento de la Institución Infantil del Jurado, elaborado por los niños que formaban la Comisión organizadora: Siro García Guitián, Alfredo López Fernández, Luis Villaverde Fernández, Víctor Santomé y Manuel Brandido Palmaz.

Art. 1.- Con la denominación de “Institución Infantil del Jurado”, se constituye una entidad escolar perteneciente a la “Escuela Hospital-Asilo”.

Art. 2.- Los fines de esta Institución son: 1º. Colaborar en la labor educativa que el profesorado de la escuela realice. 2º. Producir la educación moral y cívica que capacite a los niños para apreciar honradamente el delito y les permita hacer valer en cualquier edad los dictados de su conciencia, ante las coacciones y sobornos que pudieran sobrevenir.

Art. 3. Podrán formar parte de la Institución, todos los alumnos de la “Escuela Hospital-Asilo”.

Art. 4.  El Jurado infantil lo formará un Tribunal compuesto de tres cargos: un Presidente, un Secretario y un Vocal. Este Tribunal será elegido en la primera decena de cada trimestre a partir de la del mes de Octubre y por tanto su duración será trimestral.

Art. 5. El Tribunal contará además con un Asesor, que será precisamente y de una manera permanente el Director de la Escuela y accidentalmente el profesor que éste designe.

Art. 6. Los miembros del Tribunal deberán ser elegidos por sus compañeros en votación secreta.

Art. 7. El Tribunal que no hubiera tenido necesidad de actuar en el trimestre para que haya sido elegido, se considerará reelegido para el trimestre siguiente.

Art. 8. Para ser elector se necesita: a) Saber leer y escribir; b) No estar sometido a pena alguna impuesta por el Tribunal del Jurado.

Art. 9. Para ser elegido es necesario: I. Reunir las condiciones a) y b) del artículo anterior. II. Que hubiera transcurrido un mes desde la última pena impuesta por el Tribunal infantil. III. No haber sido expulsado como miembro de ningún Tribunal anterior.

Art. 10. Los niños elegidos para integrar el Tribunal, ocuparán los cargos de Presidente, Secretario y Vocal, por orden descendente de edad, o, en su defecto, otro que ellos acuerden.

Art. 11. Son funciones del Presidente:  a) Reunir al Tribunal siempre que lo considere conveniente o así lo solicite el profesorado de la escuela. b) Abrir las sesiones y conceder la palabra a las personas encargadas de la acusación y defensa. c) Visar todos los fallos dictados por el Tribunal y la correspondencia de la Institución.

Art. 12. Son obligaciones del Secretario: I. levantar acta de las sesiones haciendo constar las penas solicitadas por las partes actuantes con las atenuaciones y agravantes que señalen. II. Redactar los fallos del Tribunal. III. Leer y certificar los acuerdos del Tribunal ante el Pleno de la Institución. IV. Llevar la correspondencia, historial y documentación de la Institución.

Art. 13. Se entiende por Pleno de la Institución Infantil del Jurado, la reunión en Asamblea de todos los niños que la constituyen.

Art. 14. Es deber del Vocal: 1º. Sustituir en sus funciones por enfermedad u otra causa a cualquiera de sus compañeros de Tribunal. 2º. Firmar con el Presidente y Secretario los fallos que dicten.

Art. 15. El Profesor-Asesor solo actuará cuando el Tribunal lo solicite.

Art. 16. Si algún miembro del Tribunal tuviera que ser juzgado por sus compañeros perderá, “ipso-facto”, su condición de tal.

Art. 17. Es facultativo del profesor del grupo a que pertenezca el niño eliminado del Tribunal, nombrar de entre los de su grupo el sustituto y posee igual facultad en caso de enfermedad o causa que impidiera ejercer sus funciones. El niño sustituto ocupará el cargo de Vocal.

Art. 18. Si el niño, miembro del Tribunal, sometido a juicio resultara absuelto, volverá a ocupar su cargo en aquél.

Art. 19. Las sesiones que celebre la Institución Infantil del Jurado para escuchar la parte ofendida y ofensora, serán públicas y tendrán lugar dentro de la mayor solemnidad.

Art. 20. Cada niño acusado podrá nombrar un defensor de entre sus compañeros o, en caso contrario, ejercer por su cuenta este derecho.

Art. 21. No podrán ser elegidos defensores los niños que formen parte el Tribunal.

Art. 22. La acusación deberá ser ejercida siempre, por el profesor del grupo a que pertenezca el niño acusado.

Art. 23. Nunca podrá haber más de un acusador. Caso de corresponder a distintos grupos los niños culpados de igual falta, ejercerá la acusación el director de la escuela.

Art. 24. El Tribunal tomará siempre sus acuerdos con c9mpleta libertad e independencia.

Art. 25. Cuando el niño acusado considere injusta la pena impuesta por el Tribunal podrá recurrir en alzada (en el acto de su lectura de palabra y después por escrito) al Pleno de la Institución, que se reunirá bajo la presidencia del director de la escuela para este fin, si el profesorado lo considera procedente.

Art. 26. Los fallos del Tribunal sólo podrán ser anulados, cuando así lo acuerden las dos terceras partes del Pleno.

Art. 27. Una vez anulado por el Pleno un fallo del Tribunal resolverá en definitiva el profesorado de la escuela.

Art. 28. Cuando a juicio del Tribunal y profesores de la escuela la falta cometida tuviera carácter de GRAVISIMA, aquel participará por escrito el hecho en cuestión, con informe del director a los señores miembros de la Subcomisión representantes en esta localidad de la “Sociedad Hijos del Partido de Lalín en Buenos Aires”, quienes resolverán en definitiva.

Art. 29. Serán presidentes honorarios de la Institución Infantil del Jurado, los que ostenten igual cargo en la Subcomisión y Sociedad mencionada.

Art. 30. Serán vocales honorarios de la Institución los restantes miembros de la Subcomisión y Junta Directiva de aquella Sociedad.

Art. 31. Además de los consignados en los dos artículos anteriores, podrán ser nombrados presidentes o vocales honorarios de esta Institución, siempre que así lo acuerde el Pleno, las personas o entidades que por su reconocido prestigio pedagógico o por los servicios prestados a la misma, honren a la Institución aceptando el cargo para que hayan sido propuestos.

Art. 32. Todos los niños de la “Escuela Hospital-Asilo”, quedan sometidos a la jurisdicción del Tribunal de la Institución y están obligados a cumplir y hacer cumplir sus fallos.

Art. 33. Los gastos que ocasione la “Institución Infantil del Jurado” serán sufragados por la “Infantil Escolar Hospital-Asilo”.

Art. 34. La Institución Infantil del Jurado tiene su domicilio en el social de la Infantil Escolar y su existencia va unida a la de la propia Escuela.

Lalín (Pontevedra), 25 de Octubre de 1926.

Antonio Vidal Neira, Profesor e Investigador. Lalín, 25/06/2015

Publicado en Faro de Vigo, el 12/07/2015

Anuncios

Un pensamiento en “HERNÁN POZA JUNCAL, MAESTRO Y PEDAGOGO

  1. Gracias Antonio por esta historia de un hombre importante en la historia de Lalín, y por tantas fotos que incorporas en el texto. Es todo digno de admiración.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s