OFRENDA A “NUESTRA SEÑORA DEL MONTSERRAT”


Ofrenda a “Nuestra Señora del Montserrat” pronunciada por Antonio Vidal, en la capilla del Montserrat de Donramiro, en la Misa Mayor con motivo de la celebración de las Fiestas Patronales de 2015

FOTOS VIRGEN MONSTSERRAT 007

¡Santísima Virgen del Montserrat!

Es para mí un honor el haber sido invitado por los responsables de la pastoral parroquial para presentarte en esta Capilla, en nombre de los vecinos  de Donramiro, la ofrenda, en el día en que celebramos tu fiesta,  querida madre y  patrona, Señora del Montserrat. Esta ofrenda,  pretende expresar el agradecimiento por la especial protección que nuestra parroquia,  ha recibido y que espera seguir recibiendo y reiterar e implorar tu ayuda.

VIRGEN DO MONTSERRAT. 2015 021Un año más,  Nuestra Señora del Montserrat, nos convocas para vivir unos días de alegría, amistad y convivencia familiar y ciudadana. En este momento vienen a mi mente las vivencias de cuando niño,  acompañaba a mis padres a la novena, a la procesión y a la misa y hoy tengo el orgullo de poder compartir con todos vosotros la alegría de esta fiesta y renovar nuevamente, todos estos gratos e imborrables recuerdos.

La celebración de esta romería desde tiempo inmemorial, es un acontecimiento histórico relevante para nuestra parroquia, señal de nuestra identidad, que bien merece la evocación que le dedicamos, ya que con esta fiesta, hoy podemos reunirnos  para venerarte y darte las gracias por tu protección.

Entre los muchos santuarios dedicados a la Virgen María, en la noble tierra de Deza, tiene una singular resonancia, este de Nuestra Señora del Montserrat,  nuestra patrona,  santuario de gran devoción, por los muchos favores que otorgas a todos los que con fe recurren a ti, en este bello y sagrado lugar, enclavado al pie de un antiguo “Castro”, cuna de nuestros antepasados,  que aún se conserva en magnifico estado y desde el cual se contempla uno de los más hermosos panoramas de estas altas tierras  de Deza, a cuyos pies se asienta nuestra señorial parroquia de Donramiro, cuyo caserío preside una bella iglesia que cuenta con siglos de existencia.

Anclada en el mencionado castro, en el año 1753, ya existía una capilla, dedicada a San Roque, cuya fecha de construcción se pierde en el recuerdo.  Desde hace muchos años, quizá siglos,  no se sabe desde cuando, ni como, ni porque,  en esta capilla, comenzaron nuestros antepasados  a hónrate  y darte culto a ti, Madre del Montserrat.

Siendo numerosa la concurrencia de fieles a la capilla, este hecho inspiró al párroco D. Laureano Guitián Rubinos, la idea de obtener el título oficial como Santuario y en el año 1882 le fue otorgado por el Reverendo Padre Abad del Real Monasterio de Montserrat de Cataluña y como filial del mismo, recibió el diploma correspondiente, “participando” de todas las indulgencias y privilegios, siendo indispensable para ello crear una Cofradía, que se constituyó en 1886, cuyas reglas fueron aprobadas por el  obispo de Lugo, Fray Gregorio María Aguirre, Cofradía  hoy desaparecida y que deberíamos volver a recuperar.

En los primeros tiempos del culto existía una imagen barroca tallada en piedra, que fue sustituida por la que hoy ocupa el Altar de la Capilla. En el año 1927, don Guillermo González Fernández, residente en Argentina, regaló la imagen que actualmente traemos en procesión el día de la fiesta desde la iglesia parroquial a la capilla y recientemente una devota donó una nueva imagen, reproducción de la venerada en Cataluña. Hoy podemos contemplar radiantes y esplendorosas, aquí en la capilla, estas tres versiones de la Virgen del Montserrat, cada una con sus características particulares.

Después de estas pinceladas históricas, comparezco ante ti, Santísima Virgen de Montserrat, en nombre de mi pueblo, con la misma gratitud y esperanza que expresaron desde antiguo nuestros antepasados, cuando fundaron este santuario y dieron origen a esta gran devoción que te seguimos profesando.

Quiero reiterar el agradecimiento por Tu protección hasta el presente e implorar que la mantengas en el futuro, poniendo, especial énfasis en la necesidad de tener Esperanza, virtud que resulta de imprescindible ejercicio en el momento actual,  como marco  para enfrentarnos a  los graves problemas que nos afligen,  cuando tantas personas se ven privadas de la dignidad realizadora del trabajo y donde las gentes  de estas hermosas tierras, no ven recompensado su trabajo y esfuerzo y en consecuencia les faltan a muchos las necesidades básicas para ellos y los suyos.

A nada de lo antedicho eres ajena Santísima Virgen. A los pies de tu imagen y ante el altar eucarístico, acudimos los fieles, todos los días del año y en especial los de tu fiesta, a traerte toda clase de pesares y tribulaciones para cuyo alivio pedimos e imploramos tu ayuda, para seguir viviendo los valores del evangelio, reavivar nuestra fe y volver a nuestras casas regenerados y deseosos de reiniciar con entusiasmo, una nueva y mejor vida cristiana.

Precisamente,  el deseo de renovarse y de emprender una nueva vida es una de las principales motivaciones de los fieles que camínanos hacia ti, Madre  de Montserrat y también te expresamos hoy aquí, el ansia de  renovación y recuperación de todos los principios y valores cristianos.

A lo largo de los últimos tiempos hemos oído hablar constantemente de la incertidumbre que nos envuelve, como una negra sombra que turba nuestro entendimiento. Y todo ello en un mundo invadido por los avances tecnológicos, con un grado de información hasta ahora desconocido y con abundantes medios de cobertura social. Te pedimos, que los sepamos utilizar para nuestro bien y de toda la comunidad y para hacer un mundo más feliz acorde con las necesidades y los valores fundamentales de la sociedad.

Nuestra sociedad esta desorientada y rodeada de incertidumbres y peligros, afrontemos el reto con decisión, valentía  y responsabilidad y seguro que encontraremos respuestas validas para hacer una sociedad mejor y más justa. Que los peligros, las enfermedades, las penalidades, el hambre, el frio y el calor no sean obstáculos para que podamos seguir caminado al encuentro de tu Hijo, Jesús, que nos espera, con los brazos abiertos.

¡Virgen del Montserrat! ¡Que seamos capaces de cumplir todos con la tarea que se nos ha encomendado, sin que nos asusten los peligros, el miedo a lo desconocido, el valor para tomar decisiones difíciles y que no nos amedrenten las dificultades que esta sociedad ha de superar,  hasta alcanzar el bienestar y la prosperidad deseados!

Recuperemos valores como la laboriosidad, el cumplimiento de la palabra dada, la aceptación de que el éxito es consecuencia del trabajo diario y silencioso, bajemos el tono de los sonidos que perturban el entendimiento y busquemos el sosiego necesario para alcanzar la ansiada solución a nuestros problemas materiales y espirituales.

Aprendamos de nuestros antepasados que nos legaron esta santa devoción a la Virgen del Montserrat, a llevar una vida consecuente con nuestra fe cristiana y también nosotros demos ejemplo para que nunca se pierda esta devoción mariana.

Nos atrevemos humildemente a pedirte, Virgen del Montserrat, -inspirados por aquella tenacidad vencedora de nuestros antepasados- que nos fortalezcas con sus mismas virtudes, con el fin de que podamos enfrentarnos con éxito a los inciertos tiempos presentes y con tu ayuda, Virgen Santa, seamos capaces de alcanzar la prosperidad deseada para nosotros y nuestras familias. En este contexto de deseo universal te rogamos especialmente por nuestro pueblo de Donramiro, por el hecho de ser los guardianes amorosos de tu santa memoria.

Ilumina a nuestras autoridades, a nuestros sacerdotes, especialmente a nuestro párroco D. Marcos y a todos los religiosos,  para que cumplan con eficacia su alta misión de propiciar el lícito progreso socioeconómico y espiritual de las gentes que tienen encomendadas, especialmente los colectivos más débiles: pobres, enfermos, emigrantes,…, a cuyo bienestar material y espiritual se deben.

Y no te olvides, Virgen del Montserrat, de nuestros agricultores y ganaderos, que tan mal lo están pasando, que siempre han acudido a esta capilla  a implorar tu protección, trayendo ofrendas, fruto de su trabajo,  merecen nuestro recuerdo emocionado y nuestro cariño más sincero, para que se les resuelvan sus problemas.

Te rogamos, por último, Madre de Montserrat, guardiana y garante de la fe, del presente y del futuro de este pueblo de Donramiro, para que se siga manteniendo por muchos años esta hermosa devoción en este santuario a ti dedicado.

¡Virgen del Montserrat: “bendícenos, protégenos  y condúcenos gran Señora al puerto de salvación!

Antonio Vidal Neira. Lalín, 13/09/2015

Anuncios

Un pensamiento en “OFRENDA A “NUESTRA SEÑORA DEL MONTSERRAT”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s