JOSÉ HIGINIO GÓMEZ GONZÁLEZ,“FRAY JOSÉ


Lalín siempre ha sido tierra de muchas vocaciones sacerdotales, entre las que destacaron tres  Obispos: Felipe Antonio Gil Taboada  (1668-1722), nacido en Bergazos, religioso y hombre de estado que desempeño diversos puestos de relevancia tanto en el clero como en el gobierno: Presidente de la Real Chancillería de Valladolid, Inquisidor General, Presidente del Consejo de Castilla, obispo de Osma y arzobispo de Sevilla; Cayetano Gil Taboada (1688-1751), nacido en Barcia, obispo de Lugo y arzobispo de Santiago y  en nuestros días José Higinio Gómez González (1932-2008), nacido  en Lalín, en la “Casa do Río”,  ingresó en la orden franciscana y el 28 de junio de 1980, se convirtió en obispo de la diócesis  de Lugo.

CATEDRAL 001

D. José Higinio Gómez González

El franciscano, obispo de Lugo, José  Higinio Gómez González, nació en Lalín, en la señorial “Casa do Río”, el 3 de abril de 1932, provincia de Pontevedra, diócesis de Lugo. Procedía de una familia de gran arraigo en la tierra de Deza. Eran ocho hermanos. Su padre abogado de profesión, desempeño el cargo de secretario en los ayuntamientos de Arnoya, Bande, Cea, Bergondo, Arzúa y Silleda. Cursó  sus estudios primarios en la villa de Lalín y en Cea (Orense) y la enseñanza secundaria en los Colegios franciscanos de Herbón (Padrón) y Ponteareas.

Ingresó en la Orden franciscana en 1948 y terminado el año de noviciado,  profesó el 13 de agosto de 1949 e hizo la profesión solemne el 18 de agosto de 1953. Realizó los estudios de Filosofía en el Colegio Franciscano de Ponteareas y Teología en el Colegio Franciscano de Santiago y se ordenó sacerdote el 24 de junio de 1956 en Santiago de Compostela.

Por las brillantes notas en sus estudios fue elegido  para proseguir los estudios universitarios en Roma. En 1953 se licenció en Teología Moral, en el Pontificio Ateneo Antoniano. Se matriculó en la Facultad de Derecho de la Universidad Lateranense de Roma obteniendo la Licenciatura en Derecho Canónico en junio de 1959 y la Licenciatura en Derecho Romano en junio de 1960. Culminó la carrera con la obtención del Doctorado en Derecho “in utroque iure”, defendiendo la tesis doctoral sobre “Los elementos esenciales del matrimonio romano en los períodos clásico, postclásico y justinianeo”,  el 24 de junio de 1961.

A partir de 1962, de nuevo en Santiago,  destacó como profesor, publicista, conferenciante y, sobre todo, como  animador religioso. Impartió cursos de Derecho Canónico en el Colegio Teológico Franciscano y en el Centro de Estudios de la Iglesia; dio cursos de Deontología Profesional en la Escuela de Secretariado y en la Escuela de ATS de la Facultad de Medicina de Santiago y cursos de Filosofía Social y Ética Profesional en la Escuela de Asistentes Sociales.

Realizó frecuentes intervenciones en la prensa y en la radio sobre temas de mentalización cristiana y pronunció conferencias sobre el matrimonio y problemas familiares. Mantuvo siempre al día su formación intelectual participando en congresos científicos y cursos especializados sobre materias teológicas y jurídicas. El  conocimiento de los principales idiomas europeos (italiano y alemán) le facilitó su amplia actividad intelectual.  Publicó diversos artículos en la revista “Liceo Franciscano” y la tesis doctoral, anteriormente citada y también publicó artículos y pastorales en distintas revistas de ámbito nacional.

Como hombre de Iglesia, desempeñó sucesivamente los cargos de Vice-Rector del Colegio franciscano de Santiago por dos trienios, Rector del mismo Colegio durante tres años, Vice-Provincial durante un sexenio y  Prefecto Provincial de Formación.  La Iglesia compostelana contó con sus servicios de profesor, conferenciante y animador religioso. Mons. Suquía le encomendó el cargo de Delegado Episcopal de Religiosos en la Archidiócesis Compostelana. Realizó un amplio apostolado popular entre universitarios y profesionales: en los colegios universitarios; en las clínicas como la del Doctor Echeverri; en los grupos matrimoniales  y sobre todo en el confesionario.

CASA DO RIO 107

“Casa do Río” donde nació Fray José

Fue nombrado Obispo de Lugo por el Papa Juan Pablo II, su consagración episcopal tuvo lugar el 28 de junio de 1980,  en la Catedral, convirtiéndose en el prelado número 100 en la  historia del Obispado Lucense. En la ceremonia de consagración como obispo, actuó como consagrante el Nuncio del Papa  en España, D. Luigi Dadaglio, asistido de D. Ángel Suquía Goicoechea, Arzobispo de Santiago  y D. Carlos Amigo Vallejo, Arzobispo de Tánger, con quienes concelebraron los Obispos de las Diócesis gallegas, los Auxiliares de Santiago y Oviedo, los de Palencia y el dimisionario de Tánger, el Provincial de los Franciscanos de Santiago, Rector de San Francisco el Grande de Madrid, Abad Mitrado de Osera, Prior de Samos, Abad de la Colegiata de La Coruña, además de un numeroso grupo de sacerdotes diocesanos y religiosos. Actuaron como padrinos de la ceremonia su padre D. Arturo Gómez y su hermana Dª. María Cruz Gómez González. Concluida la celebración eucarística se verificó la toma de posesión según la normativa vigente.

Durante los 27 años que estuvo al frente de la diócesis, los fieles lo percibieron como un pastor y amigo;  era de trato afable y cordial y cercano a la gente.  Su labor pastoral se centró en el pastoreo y la amistad con sus colaboradores y fieles. De acuerdo con el Concilio Vaticano II puso en práctica: la incorporación de los laicos a la tarea evangelizadora; la creación de un Equipo Diocesano de Pastoral; la preocupación por la creación, en las parroquias, de los Consejos de Pastoral Parroquial y las Comisiones Parroquiales de Economía. También hay  que destacar, sus esfuerzos por la celebración del culto y la eucaristía en lengua vernácula; su preocupación por las vocaciones y la vida sacerdotal y consagrada; la creación de Casas Sacerdotales, pensando en un trabajo comunitario y en equipo.

CATEDRAL 003

Catedral de Lugo. Ábside y Torre del reloj

Siempre tuvo una sensibilidad especial hacia los Medios de Comunicación. Apoyó todas las iniciativas en favor de la comunicación en la Diócesis dándole especial relevancia al Secretariado Diocesano de Medios de Comunicación Social. En este sentido, la diócesis de Lugo fue la primera de toda España en tener página web. Fue miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social y de la Junta Jurídica de la Conferencia Episcopal Española. La asociación de Radio Televisión de Lugo le concedió el galardón “Amar a Lugo” (año 2000). Fue socio correspondiente de la Academia Médico Quirúrgica de Lugo,

Siendo obispo, fueron  muchas las entrevistas que le realizaron en la prensa y en la televisión local y autonómica sobre su vida y temas de actualidad (La Voz de Galicia, El Progreso, Telelugo, TVGA). Firmó junto a los Obispos de Galicia, importantes convenios con la televisión Gallega en relación con la presencia de la Iglesia Católica en los medios de comunicación públicos.

Su preocupación por la juventud le  impulsó a la creación de varias Asociaciones Juveniles: Xomaco, Codimo y algunas otras que surgieron en distintas parroquias. Las Pascuas juveniles, las Jornadas mundiales de la Juventud, la Interdiocesana gallega, las Aulas de Verano, la Escuela Bíblica para jóvenes contaron siempre con su Visita Pastoral. Participó en las Marchas de la Alegría, en los Cursos de animadores, en las distintas Asambleas Diocesanas celebradas en Lugo, Monforte, Lalín, A Fonsagrada y el Cebreiro, en los campamentos diocesanos e interdiocesanos, en las Aulas fe-cultura, Peregrinaciones al Monte del Faro y el Santuario de O Cebreiro donde siempre presidió la Eucaristía y participó en las distintas actividades. Además,  promovió la creación de la Casa de Espiritualidad en Loio (Paradela), las Vigilias de la Inmaculada, un turno de Adoración Nocturna para jóvenes y diversas publicaciones de material juvenil.

Fue constante su preocupación por la restauración y conservación de los templos diocesanos.  A esto hay que añadir la construcción de nuevos templos parroquiales como As Gándaras y Buen Pastor en Lugo, Antas, Sarria, Oural, Monforte, Baleira, etc. Una de las obras más visibles por su tamaño y por su ubicación en el centro de la ciudad de Lugo fue la reforma y ampliación del Seminario.

Por motivos de salud presentó la renuncia al Papa Benedicto XVI, quien la aceptó y lo nombró administrador apostólico de la diócesis hasta que tomó posesión su sucesor Alfonso Carrasco Rouco. Se retiró en 2007 y murió en Lugo el 8 de enero de 2008. Por su expreso deseo, fue enterrado en la capilla de San Froilán en la catedral de Lugo. Monseñor Gómez pidió ser recordado como «un fiel servidor de todos» y como «alguien que siempre ha sabido estar cerca de aquellos que le necesitaban».

Fuente: Guía de la Diócesis de Lugo. Año 2002.

Antonio Vidal Neira, Lalín, 17/01/2016

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s