JOSÉ OTERO ABELEDO “LAXEIRO”, EL PINTOR DE LALÍN

Una faceta entrañable de la vida de Laxeiro,  fue su amistad con  Ramón María Aller Ulloa y Enrique Vidal Abascal, a los que conoció ya en sus comienzos en Lalín,  ambos convivieron y sintieron encenderse entre ellos la llama de la amistad, como lo prueba la intensa comunicación personal y escrita entre ambos.

Laxeiro por Vidal Abascal//Archivo E. Vidal Abascal

Laxeiro por Vidal Abascal//Archivo E. Vidal Costa

José Otero Abeledo, más conocido como Laxeiro”,  “o fillo da Laxeira” porque su madre era natural de la aldea lalinense de la Laxe (Bendoiro),  la cual vino a Donramiro a trabajar a la casa de José Neira González, esa es la razón porque  nació en Donramiro (Lalín) el 23 de febrero de 1908,  su padrino fue Manuel de Neira. El 8 de diciembre de 1901, según certificación del notario apostólico D. Antonio Gontán Botana, María Benita Abeledo, empadronada en San  Miguel de Goyás, dio su consentimiento para que su hija natural, María Joséfa Abeledo, nacida en 1881, vecina de Donramiro, pueda contraer matrimonio con José Otero Fernández, nacido en 1882, natural de Vilamayor, vecino de San Juan de Botos. Son testigos de la boda D. Victorino Gutierrez y D. Diego Gómez. En esta parroquia de Donramiro, en el lugar de Filgueiroa,  nació también el sabio astrónomo Ramón María Aller; aunque su infancia trascurrió en la aldea de Botos, donde la maestra Dña. Teresa López, impresionada por la habilidad que mostraba para el dibujo, le animó a prosperar en ese campo. Laxeiro, en una entrevista en la prensa,  confesó que había querido ser músico, de lo que desistió, al recibir una fenomenal paliza, que le pegó su padre por abandonar seis vacas en el prado,  que se metieron en una huerta y comieron todas las berzas,  para ir a un pueblo cercano en busca del director de una charanga a ocho kilómetros, para que le diera clases de música.  Don Ramón María Aller le proporcionó los primeros útiles artísticos para empezar a pintar en el Hospitalillo. Sigue leyendo

Anuncios

ANDRÉS NEGRO VILAR Y WENCESLAO CALVO GARRA: DOS MÉDICOS LALINENSES ENTRE LOS MEJORES DEL MUNDO

Lalín es tierra de sabios y entre los sabios hay dos médicos investigadores  que fueron destacadas figuras en el campo de la medicina a nivel mundial: Andrés Negro Vilar y Wenceslao Calvo Garra.

ANDRÉS NEGRO VILAR

Andrés Negro Vilar/TV.USC

Andrés Negro Vilar

El  médico neuroendocrinólogo, profesor e investigador argentino de origen lalinense, Andrés Negro Vilar, nació en 1921, sus padres naturales de Cadrón, emigraron a Argentina, estudió Medicina  en la Universidad de Buenos Aires,  se licenció en 1963 y después de obtener el Doctorado, realizó estudios de posgrado en la Universidad de Michigan (EEUU). Comenzó su actividad profesional trabajando en la Escuela de Medicina, en el Instituto de Fisiología, de la Universidad de Buenos Aires, dirigido por el profesor Bernardo Alberto Houssay, premio Nobel de Fisiología y Medicina el año 1947, centrando sus investigaciones en el campo de la Endocrinología. Sigue leyendo