ANDRÉS NEGRO VILAR Y WENCESLAO CALVO GARRA: DOS MÉDICOS LALINENSES ENTRE LOS MEJORES DEL MUNDO


Lalín es tierra de sabios y entre los sabios hay dos médicos investigadores  que fueron destacadas figuras en el campo de la medicina a nivel mundial: Andrés Negro Vilar y Wenceslao Calvo Garra.

ANDRÉS NEGRO VILAR

Andrés Negro Vilar/TV.USC

Andrés Negro Vilar

El  médico neuroendocrinólogo, profesor e investigador argentino de origen lalinense, Andrés Negro Vilar, nació en 1921, sus padres naturales de Cadrón, emigraron a Argentina, estudió Medicina  en la Universidad de Buenos Aires,  se licenció en 1963 y después de obtener el Doctorado, realizó estudios de posgrado en la Universidad de Michigan (EEUU). Comenzó su actividad profesional trabajando en la Escuela de Medicina, en el Instituto de Fisiología, de la Universidad de Buenos Aires, dirigido por el profesor Bernardo Alberto Houssay, premio Nobel de Fisiología y Medicina el año 1947, centrando sus investigaciones en el campo de la Endocrinología.

Amplió estudios en Brasil,  se doctoró  en Fisiología por la Universidad de Sao Paulo y colaboró con el profesor Miguel Rolando Covián, dedicándose al estudio del control cerebral de la ingestión de alimentos. Los años 1971 y 1972 trabajo como investigador en el Departamento de Fisiología de la Universidad de Texas, en Dalas, donde se consagró como investigador.  Después vuelve a Argentina donde ocupó varios cargos académicos,  es nombrado Director del Laboratorio de Hormonas del Instituto de Neuroendocrinología. Tres años después, en 1977,  es invitado a volver a Texas como profesor asociado, alcanzando el cargo de Catedrático de Fisiología en la Escuela de Medicina de la Universidad de Texas en Dalas, donde estableció su residencia. Su investigación se centró sobre la regulación hipotalámica de la secreción LH y FSH.

En 1983, el doctor Negro Vilar pasó a formar parte del Instituto Nacional de Ciencias de Salud Ambiental Americano como director de Programas Clínicos y jefe del Laboratorio de Biología Molecular y Neurociencia Integrativas.  En Pensilvania, a partir de 1993, dirigió el Instituto de Investigación para el desarrollo de la Mujer, investigando en el campo de la fisiología de la  reproducción. En 1996, entró a formar parte del  Ligand Pharmaceuticals Incorporated, del que llegó a ser Director Científico y en 2007 fue nombrado Presidente del Instituto Transmed.

Pronunció conferencias y dio cursos en todo el mundo y publicó más de 350 artículos en los que plasmó sus investigaciones.  Colaboró  en la formación de más de 40 becarios de varios países, uno de ellos profesor de la Universidad de  Santiago de Compostela, la mayoría de los cuales son en la actualidad grandes investigadores. Formó parte de la Organización Mundial de la Salud, encargándose del Programa de Reproducción Humana y fue Presidente de la Organización Panamericana de Andrología. Entre otros galardones recibió la Medalla al Merito por parte del Instituto de la Salud americano. Fue editor jefe de la Revista Endocrine Reviews.

El 20 de diciembre de 1995 es  investido  Doctor Honoris Causa en Medicina por la Universidad de Santiago de Compostela, siendo padrino el catedrático de Fisiología  de la Facultad de Medicina, Carlos Diéguez González y rector Darío Villanueva Prieto. También fue nombrado Hijo Predilecto de Lalín, del que se sentía  muy orgulloso,  siempre sintió un gran cariño por la tierra de sus padres. Hizo frecuentes visitas a Galicia donde impartió congresos y seminarios sobre los avances de la Endocrinología, para profesores y alumnos. El profesor Negro Vilar, es uno de los investigadores que más ha aportado en los últimos años a la Neuroendocrinología y a la Fisiología de la Reproducción.

WNCESLAO CALVO GARRA

Wenceslao Calvo Garra

Wenceslao Calvo Garra

El Doctor Wenceslao Calvo Garra, fue  uno de los neurólogos más importante y más conocido del mundo y uno de los investigadores que mayor relieve ha logrado más allá de nuestras fronteras. Trabajó en la Universidad de Valencia, en el Laboratorio Nacional de Brookhaven de Nueva York, en la facultad de Medicina de Winston-Salem (Carolina del Norte), en el Instituto de Hematología de la Universidad de Friburgo (Alemania), en la Universidad de Ulm (Alemania) y perteneció a la Comunidad  Europea de Energía Atómica (Euratom). Es considerado como sucesor de los médicos, Ramón y  Cajal, en el campo de la Morfología y de Pio del Rio-Hortega en el de la Neuropatología. Estudió también el efecto de las radiaciones. Ha publicado  más de 240 trabajos y escribió varios libros entre los que destaca la “Primera Monografía de tumores del sistema nervioso central”, en castellano y “Atlas de desarrollo de tejidos hematopoyéticos”, en inglés.

Wenceslao Calvo Garra nació en Lalín, en 1921,  hijo de Alfonso Calvo, que vino a Lalín a trabajar en la oficina de correos, procedente de tierras  valencianas, de Liria y de la lalinense  María Garra, sobrino del exalcalde  de Lalín D. Alfonso Garra. Siendo muy joven, su familia por razones laborales, se trasladó primero a Villalba y después a Requena, en Valencia, donde comenzó a estudiar el bachillerato. Durante  Guerra Civil, cuando tenía 16 años, regresó con su madre y su hermana  a Lalín, donde continuó los estudios de bachillerato que finaliza en Santiago de Compostela. Terminada la guerra, la familia se vuelve a reunir en Valencia. Estudió y se licenció en Medicina, especializándose en Anatomía Patológica, en la Universidad de Valencia, en la cual fue profesor encargado de las prácticas de Anatomía Patológica y se dedicó a la investigación en el Laboratorio Anatómico dirigido por el profeso compostelano Sr. Goyanes.

Con una bolsa de estudios del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, se trasladó a Portugal para continuar su formación en la Universidad de Lisboa,  donde estudió en el Instituto Neurológico y trabajó en el equipo del  Premio Nobel Profesor Egas  Moniz. Después  amplió estudios en Canadá  con una beca de la fundación Rochefeller, en el Instituto de Neurología de la Universidad  Mac Gill, en Montreal (Canadá), donde  estudió con el neurólogo Profesor Benfield.

Vuelve a España en 1950, se doctora en Medicina en la Universidad de  Madrid y se le otorga  el premio “Ramón y Cajal”,  de Investigación Científica, por un trabajo sobre Neurofisiología, titulado  “Estudio de la Angioarquitectonica de los tumores encefálicos”, presentada bajo el nombre  “DEZA” en honor a su pueblo natal.

Entre  1952 y 1958 ejerció la docencia en la Universidad de Valencia y colaboró como investigador en el Instituto Ramón y Cajal, dependiente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, en el laboratorio de Neuropatología En 1952 dirigió la construcción del Palencefalógrafo, instrumento que permitía estudiar tumores en el cerebro mediante impulsos eléctricos.

En  1960 vuelve a marcharse  a America,  primero  al Laboratorio Nacional de Brookhaven, en Nueva York, incorporándose al laboratorio de Medina  y luego  se traslada a Carolina del Norte como profesor de Neuropatología en la Universidad Wiston-Salem.

Después de una larga estancia en Valencia, en  1965 se marchó a Alemania, a la ciudad de Friburgo, donde investigó sobre la regeneración de la medula ósea afectada por radiaciones nucleares. Cuando se crea, en 1975,  la Comunidad  Europea de  Energía Atómica (EURATOM), es nombrado miembro de dicho organismo, aunque España todavía no formaba parte de la CEE.

Tres años más tarde, en 1968, marchó a la Universidad de Ulm,  donde trabajó como profesor e investigador, siendo Jefe de los Laboratorios de Histología y Microscopia Electrónica del Centro de Investigación de la Facultad de Medicina, consiguiendo aislar las células sanguíneas formadoras de las células tronco, las células madre de las sanguíneas. Estudió los efectos de la radiación atómica de Hiroshima y Nagasaki y abordó los efectos de la radiación atómica de la central nuclear de Chernóbil, para lo cual viajó por una temporada a Rusia. Y en sus investigaciones estaba camino de conseguir la fabricación de sangre artificial para transfusiones necesarias en los trasplantes de órganos.

En julio de 1989, visitó Lalín, recibiendo un cálido homenaje, es nombrado  Hijo Predilecto de Lalin y se le dedicó una de las principales calles de la villa. Cuando cumplió 70 años siguió colaborando con la Universidad de Ulm como profesor emérito hasta su muerte. Falleció el 25 de mayo de 2003  en la ciudad alemana de Ulm, donde residía.

Publicado en FARO DE VIGO el 3-4-2016

Antonio Vidal Neira, Madrid, 14/2/2016

 

Anuncios

Un pensamiento en “ANDRÉS NEGRO VILAR Y WENCESLAO CALVO GARRA: DOS MÉDICOS LALINENSES ENTRE LOS MEJORES DEL MUNDO

  1. Gracias, Antonio, por dar a conocer la vida de estos dos médicos eminentes. Ven por aquí por Rodeiro a hacer algún trabajo de investigación y a comer un “xantar”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s