CUÁNDO Y CÓMO SE CONSTRUYÓ LA IGLESIA DE LALÍN


En Lalín desde antiguo existía una pequeña capilla dedicada a Nuestra Señora de los Dolores, en el lugar que se conocía como La Torre, en la actual Plaza das Pipas, considerando que era muy pequeña, ya que en ella no cabía ni la quinta parte de los fieles que a ella concurrían, empieza a surgir el deseo  de construir un templo   acorde con la categoría del pueblo de Lalín.

Camara, noviembre 2014 008

Antigua capilla de Lalín/AVN

Fue en el año 1865, cuando para la construcción del nuevo templo parroquial de Lalín, el Ministerio de Gracia y Justicia publicó la primera Real Orden para su construcción, pero las sucesivas subastas parciales siempre fueron declaradas desiertas. Tras la Real Orden del 5 de diciembre de 1900, la Junta Diocesana de Reparación de Templos del Obispado de Lugo sacó, en el Boletín Oficial del Obispado el 14 de enero de 1901, a subasta las obras de la Primera Sección del Templo Parroquial de Lalín “que comprendía desde la construcción de cimientos hasta terminar los muros, bajo el tipo de presupuestos de contrata, por importe de 49.576, 40 pesetas” y lo publica en la Gaceta de Madrid el 18 de enero de 1901, por tanto la construcción se fraccionó en dos Secciones. En la Memoria que acompañaba al proyecto, el propio Arquitecto Provincial y Diocesano de Lugo, D. Nemesio Cobreros reconoce que el importes es bajo, aunque los vecinos de Lalín aportaban el solar, según la Memoria de 1898, en la que decía: “cumple con las condiciones que hoy debe reunir el templo parroquial que se construya en Lalín, aunque sería una quimera pretender ejecutar las obras por la misma cantidad consignada en el proyecto antiguo, ni los servicios de prestación son iguales a los de entonces, pues el vecindario se limita hoy a costear el solar (….)”.

P1020361

Iglesia de Lalin antes de su última ampliación/AVN

La orden definitiva del Ministerio de Gracia y Justicia referente a “la subasta y adjudicación de las obras de la primera sección de la construcción del templo parroquial de Lalín a favor del único postor”, fue del 14 julio pero la fecha de salida del Registro Central del Ministerio fue el 17 de Junio de 1902, por medio de comunicación oficial manuscrita dirigida al interesado, D. José Miguelez Gil, por la cantidad de 49.576,40 pesetas, de las que se librarían dos mil en el presupuesto vigente de 1902, quince mil en el de 1903 y el resto descontadas dos mil por aprovechamiento de materiales, en el de 1904, debiendo el Señor Miguelez “otorgar la correspondiente escritura, en caso de que acepte la adjudicación en estas condiciones y disponer que por la Junta Diocesana se dé cuenta del principio de las obras, se  remitan al Ministerio dos copias de dicha escritura o se devuelva el depósito al rematante si no aceptase esta adjudicación”.

Fue aceptada y el 17 de Julio de 1903 se firmó un contrato privado entre D. José Miguelez Gil, soltero mayor de 23 años, vecino de Lalín y D. José Suarez Couso, viudo y vecino de San Martín de Salceda, distrito municipal de Pontevedra. Mediante este contrato, el primero manifiesta haber contratado con el segundo la construcción de los cimientos, muros y torre de la nueva iglesia parroquial, “o sea la obra de cantero que costea el Estado”. Solo se trataba de la “la Primera Sección”, ya que en ninguna parte se mencionan techos ni otra cosa de la Segunda Sección, salvo en la Memoria de 1897 que acompañaba al Proyecto del Arquitecto Diocesano, en que aparecía un  presupuesto de 15.005,61 pesetas. La Segunda Sección comprendía la armadura y cubierta, los suelos y las escaleras, enlucidos y cielos rasos, carpintería de taller, y herrería.

Camara, noviembre 2014 009

La iglesia de Lalín,  en construcción/AVN

Se contrató la Primera Sección del proyecto al Sr. Suarez Couso, bajo las clausulas siguientes:

Primera: El señor Suarez se compromete a ejecutar la citada obra con arreglo a los planos firmados por el Sr. Nemesio Cobreros, Arquitecto de la Diócesis, los cuales ya obran en su poder, bajo las condiciones siguientes:

1ª.- Para las certificaciones y pago en detalle de las obras ejecutadas, el Sr. Suarez se entenderá, únicamente con el Sr. Miguelez, con completa independencia de las Certificaciones que expida el Sr. Arquitecto para el pago de las mismas.

2ª.- Al final de cada dos meses se certificará la obra hecha durante los mismos y dentro del mes siguiente se le abonará su importe en esta Villa de Lalín y sin descuento alguno.

3ª.- Los cimientos no quedan sujetos a medición (porque habiendo transcurrido casi un años desde la Real Orden, seguramente ya estaban a medio hacer por José Miguelez y pendientes de terminar ahora por Suarez Couso) y en el mes en que terminen se expedirá una certificación por el importe alzado, acorde con el presupuesto, de 5.250 pesetas como pago de todos ellos, cualquiera que sea la altura que tengan

4ª.- Las paredes se abonarán por metro de altura e iladas (sic) corridas. Las que estén incompletas al fin de cada dos meses se certificarán en los siguientes.

5ª.- En el metro de parez (sic) están comprendidas las losas de erección, o sea, la solera para el asiento de todos los muros.

6ª.- Los cálculos de los precios que se señalarán están basados en el supuesto de que la iglesia tendrá en sus muros diez metros 30 centímetros (10,30) de altura en lugar de los once metros treinta centímetros (11,30) que señalan los planos.

7ª.- El precio del metro de altura de parez (sic) e ilada corrida, incluso cornisamento, que alzará, como queda dicho, diez metros y treinta centímetros, se abonarán a tres mil cuatrocientas cuarenta y nueva pesetas con veinticinco céntimos (3.449,25); el metro, también de altura e ilada corrida de la torre se abonará a novecientas setenta y siete con sesenta y siete céntimos (977,67). Como consecuencia de los anteriores precios, el total que ha de arrojar la liquidación, o sea, la suma de las certificaciones, será igual al Presupuesto de Contrata que figura en el Proyecto: Primera Sección: 49.576,30 pesetas.

8ª.- Se le entregará la iglesia o capilla de Lalín de Arriba para el aprovechamiento de todos los materiales en cuanto sea posible, conforme se señala en el Presupuesto.

9ª.- En el caso de que los muros de la iglesia en construcción tengan que llevar la altura prevista en los planos, a saber, once metros treinta centímetros, se la abonará al Sr. Suarez el lógico metro de aumento, y por tanto, tres mil cuatrocientas cuarenta y nueve pesetas y veinticinco céntimos (3.449,25). En cuyo caso el presupuesto contratado se incrementará en dicho importe.

10ª.- El último pago se le hará el último día del mes siguiente en que se termine totalmente la obra.

P1020492

Iglesia parroquial de Lalín/AVN

Segunda: El señor Miguelez Gil acepta todas y cada una de las anteriores condiciones y al pago de las expresadas cantidades obliga todos sus bienes que declara son bastantes para cubrirlas, respondiendo subsidiariamente con su persona.

Tercera: La obra, para los efectos del presente contrato, se divide en dos plazos. El primero consistente en todo lo que resta del año actual de 1903, y durante él, el señor Miguelez no está obligado a abonar más obra ejecutada que la que alcancen quince mil pesetas (15.000,00) para cuenta de las cuarenta y nueve mil quinientas setenta y seis y treinta (sic) céntimos (49.576,30) en qué consiste la totalidad del contrato; y el resto al completo de esta suma, en el segundo plazo que durará todo el año próximo de mil novecientos cuatro.

Cuatro: El señor Suarez tomará en cuenta al señor Miguelez la mitad de los gastos hechos por éste en la subasta de la obra, como son los de otorgamiento de escritura, copia de la misma y derechos devengados por la Hacienda; además de lo que gastó en la apertura de los cimientos:

Quinta: Los demás individuos que suscriben este documento, hecha excepción de los que figuran en él como testigos, responden al D. José Miguelez mancomunadamente de los anticipos que tenga que realizar con motivo de las obligaciones que deja contraídas con el señor Suarez, así como las pérdidas que le resulten por la diferencia de altura entre las que tienen los planos y la contratada con aquel y el tanto por ciento que cobra el Estado al abonar las Certificaciones, entendiéndose que dicho Sr. Miguelez es uno de tantos como los demás firmantes para los mentados anticipos y descuentos que hubiere. (Rebajarle un metro a la altura de los muros supone un temerario evidente ahorro pero, como ya, supuestamente, se ha hecho satisfactoriamente en Sarria sin mayores consecuencias, unos y otros corren el peligro de sufrir sanciones gubernamentales por ello).

P1020602

Iglesia de Lalín, en construcción/AVN

Sexta: Para todos los efectos de este Contrato, se entienden todos los que suscriben sujetos a las Autoridades de esta Villa de Lalín, sea cual fuere el cambio de domicilio de todos o parte de los mismos, renunciando por anticipado a todo otro Fuero o jurisdicción. Así lo dijeron y firman ante los infrascritos testigos: Agregamos el Sr. Miguelez y los demás firmantes obligados para con dicho señor, que si ocurriese la necesidad de que aquel tuviese que interponer reclamaciones judiciales para hacer efectivas la responsabilidad contraída en este contrato por dichos obligados en todos aquellos casos en que los tribunales no impusiesen expresamente las costas a los demandados, o en que impuestas estas no tuvieran dichos demandados responsabilidad para hacerlas efectivas, se considerarán tales costas como una perdida para el Sr. Miguelez, abonable a prorrata por todos los obligados, pudiendo cualquiera de estos exigir la elevación a escritura pública del presente contrato y conseguir en ella la fuerza ejecutiva del mismo, estableciendo al efecto que se considerará como cantidad que sea liquida para despachar mancomunadamente la ejecución a instancia del Sr. Miguelez contra los morosos, el importa de las certificaciones de obra hecha que libre el Sr. Arquitecto Diocesano, y que el repetido Sr. Miguelez tanga que abonar al Sr. Suarez, quedando expedita la vía ejecutiva ocho días antes de terminar el mes de plazo que tiene el Sr. Miguelez para abonar al Sr. Suarez la obra hecha en los dos meses anteriores siempre que el Estado no haya efectuado el pago del importe de ese libramiento al referido Sr. Miguelez dentro de los veintidós días del susodicho mes. Por último, se considerará que los aquí obligados son morosos cuando no hayan hecho la entrega al Sr. Miguelez de la parte proporcional que le corresponde anticipar por las cantidades que arrojen las certificaciones mencionadas expedidas por el Sr. Arquitecto y no satisfechas por el Estado, si, requerido por el Sr. Miguelez en acto conciliatorio para que abonen la prorrata que les toque anticipar no la satisficiesen el día veinte del mes señalado para el pago al Sr. Suarez; y el Sr. Miguelez queda, a su vez, comprometido a devolver a los obligados el importe de sus anticipos dentro de los cinco días siguientes al que perciba del Estado lo que arrojen las certificaciones de obra hecha.

El documento anterior fue firmado (probablemente por los integrantes de la Junta Parroquial) por los siguientes vecinos: José Suarez, José Miguelez, Benito Antonio Calviño, Luciano Teijeiro, Nicasio Blanco, Emilio Madriñán, María Lajosa, Ramiro Goyanes, Domingo Enrique Aller, Perfecto Goyanes, Teófilo García, Ángel Gontán, Manuel Villaverde, Amancio Moure, Ulrico Fociños, José Asorey, José Areán, Ricardo Crespo y Jacinto Rodríguez. Como testigos firman Eulogio González y Saturnino Valdés.

P1020496

Iglesia parroquial de Lalín en la actualidad/AVN

El 22 de diciembre de 1903 el Ministerio ordenó pagar al Sr. Miguelez Gil, “contratista de las obras de reparación del templo parroquial de Lalín”, la cantidad de 2.077,96 pesetas con cargo al Capitulo 16, Articulo 2º del presupuesto vigente, como importe de “las obras por él ejecutadas en el mes de octubre y primera quincena de noviembre”.

El Sr. José Miguelez cumplió su contrato con el Estado (la obra de cantería que costeó el Estado), sin tocar la iglesia de San Martín de Lalín de Arriba de la que era propietario según la Clausula Primera-8ª, porque según un documento ante el notario D. Domingo Enrique Aller, de 15 de octubre de 1905, según el cual ocho feligreses: Domingo Trabazo, Benito Abeledo, Andrés Fernández, Antonio Ferradás, José María Abeledo, José Trabazo, Camilo López y Benito Álvarez, vecino de la extinta parroquia de San Martín de Lalín, junto con el Sr. Obispo D. Benito Nurúa López, se la compraron al contratista D. José Miguelez Gil y al subcontratista D. José Suarez Couso, con quien había contratado “la ejecución de los muros y torre de dicho templo parroquial”, los materiales derivados del derribo “de la Iglesia Vieja llamada de Lalín de Arriba”. El valor de dichos materiales sobre los que había adquirido derecho el Sr. Suarez Couso, se estimaban, tomados en cuenta los gastos en jornales, demolición y acarreo, en la cantidad de dos mil quinientas pesetas de las cuales declara ya haber recibido mil pesetas a cuenta por parte del Sr. Obispo de Lugo D. Benito Murúa López (sic)  y por el saldo de mil quinientas pesetas restantes “se obligan solidaria y mancomunadamente” los ocho cesionarios, a satisfacción del Sr. Suarez y “antes del día 9 de diciembre del mismo año, bajo pena de sanción, costas, daños y perjuicios” El Obispo tiene sus dudas porque se hace constar que “sean cuales sean las vicisitudes de este contrato, no responderá de mas cantidades de las que ya tiene entregadas sin contraer ninguna otra obligación y figurando tan solo como adquiriente en la proporción con que ha contribuido”.

Todo se hizo conforme a lo estipulado, pero la Iglesia de Santa María de los Dolores de Lalín, seguía sin terminar en 1905 y aun seguía sin terminar en 1910 y 1912. Por fin, terminadas las obras, siendo cura párroco D. José María López Castro,  tuvo lugar la inauguración y bendición del nuevo templo a las diez de la mañana del día  19 de marzo de 1919, por  el obispo de la diócesis Lugo, el Excmo. Sr. Don Manuel Basulto Jiménez, al que acompañaban D. Buenaventura Cañizares, canónigo y secretario de visita (antiguo cura de Lalin), D. Teolindo Gallego González, penitenciario de la Basilica de Lugo y Rector del Seminario y D. Antonio Cedrón Grandas, maestro de ceremonias; a la que asistieron las autoridades municipales: el Juez de Instrucción D. Gerardo Fentanes, el juez municipal D. Samuel Goyanes, el primer teniente de alcalde D. Pablo Palmaz y el jefe de línea de la Guardia Civil Sr. Gutiérrez y  todo el pueblo de Lalín.

La cúpula de la torre o campanario del nuevo templo de Lalín quedó sin rematar (aunque los planos de 1895 la contemplan) hasta unos cincuenta años más tarde, cuando el párroco D. Victoriano Sucasas, la termina tal como la vemos en la actualidad y además le añadió dos naves laterales ya que se había quedado pequeña para acoger a todos los fieles. En realidad, el documento solo menciona “los muros y torre del nuevo templo parroquial”, (torre de 9 metros de altura, según el presupuesto y la altura de la torre nunca podría ser inferior a los 11,30 metros originales de los muros) por lo que cabe suponer que, tal vez intencionalmente no se terminó porque efectivamente en Lalín hubo una fortaleza o  Torre y la parte más antigua era conocida como La Torre, no se había previsto el remate en cúpula, algo que ni se menciona en tan minucioso contrato y por eso quedó sin terminar.

La plaza que hay delante de la Iglesia fue urbanizada posteriormente y la fuente que había en ella se mantuvo hasta que en 1956 se construyó el edificio del Banco de La Coruña, actual Casino, cuando la fuente fue desmontada (actualmente está, tal cual, en Albarellos) y el manantial fue derivado a una nueva fuente en un lateral de dicho edificio pero pronto fue sellada y tapada por cuestión de humedad y nuevamente derivada a la que vulgarmente se conoce como Plaza das Pipas.

FUENTE: Información facilitada por D. David Mato, procedente del archivo de D. Laureano García Guitíán, propiedad del Dr. Alfaya.

Antonio Vidal Neira, Lalín, 26/4/2016

 

Anuncios

Un pensamiento en “CUÁNDO Y CÓMO SE CONSTRUYÓ LA IGLESIA DE LALÍN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s