MANUEL DOPAZO GONTADE “EL GAITERO DE LA EMIGRACIÓN”


Famoso gaitero nacido en Manduas (Silleda) que consiguió vivir de la gaita en Argentina,  a donde emigró a principios del siglo XX. Fue un hombre modesto, sencillo y bueno, que supo hacer honor a una vocación gallega: la gaita.

FERIA DEL LIBRO 012

Manuel Dopazo Gontade

La emigración gallega llenó Argentina con los sonidos de la gaita gallega. De entre todos los gaiteros destacó el conocido, como el más grande gaitero de América, Manuel Dopazo Gontade. Este gaitero dezano, nació el 10 de mayo de 1883, en la parroquia de San Tirso de  Manduas, ayuntamiento de Silleda, provincia de Pontevedra,  era hijo de dos labradores, Francisco Dopazo y Dolores Gontade,  desde muy pequeño, con siete u ocho años, aprendió a tocar la gaita,  de la mano de un vecino y también de su padre que le enseñó una muiñeira muy antigua. En 1892, con tan solo diez años de edad,  se presentó por primera vez a un concurso de gaitas en Santiago de Compostela, acompañando a un vecino, obteniendo un premio honorifico de 50 pesetas y de nuevo dos años más tarde, en 1894,  se volvió a presentar y obtuvo el primer premio.

PUENTE SULAGO 017

Estatua de Manuel Dopazo en Bandeira

En 1902, cuando tenía diecinueve año, el cura de su parroquia le avisa de que va a ir la Guardia Civil a reclutarlo para el ejercito, motivo que le llevó a emigrar a Buenos Aires, acompañado de su novia Margarita Perfecta Collado, vecina de Bandeira (Silleda). Ambos parten como polizones. Al llegar a Buenos Aires alquilaron una habitación en un hotel de la céntrica calle Tucuarí y Manuel comenzó a trabajar como friega platos. A los pocos días conoció a un representante musical que lo contrato para tocar por el interior del país argentino y desde entonces comenzó a dedicarse por entero a tocar la gaita. El representante tuvo que adelantarle dinero para comprar la gaita y ropa con la que poder actuar. Su relación duró poco ya que se dio cuenta de que él solo podía conseguir las actuaciones y así mejorar considerablemente sus ingresos. Comenzó a promocionarse enviando cartas a instituciones españolas presentándose como  “Gaitero recién llegado de Galicia ofrece sus servicios”.

En 1906 se casó con Margarita con la que tuvo once hijos y se fueron a vivir a una casa del barrio de Barracas, en la calle Ituzaingó,  751 y pasado un tiempo a una casa en Uspallata, 839, en el mismo barrio, domicilio en el que residió hasta su muerte.

MANUEL DOPAZO GONTADE 014

Manuel Dopazo Gontade

Su carrera musical estuvo marcada por el éxito y la fama, debido al gran virtuosismo con que tocaba la gaita. Los que lo conocieron afirmaban que tenía muy buena afinación, que requintaba y picaba las notas de una manera muy particular, además de cantar y tocar al mismo tiempo, arte que pocos gaiteros sabían desenvolver. Tocó como solista, acompañándose por sus números hijos y desde los años cuarenta, también acompañado por su conjunto “Los Gaiteros de Villaverde”, brillante agrupación que durante casi medio siglo fue aplaudida por las colonias gallegas de Argentina,  Uruguay y Brasil.

Dopazo fue requerido para tocar y acompañar a los mejores coros de la época,  como el coro “Agarimos”,  el coro “Los Rumorosos del Centro de Betanzos”, la coral del Centro Gallego, tocó también en gran número de entidades gallegas, asturianas y españolas: el Centro Gallego, Sociedad pro-escuela de Bandeira, Sociedad Mondoñedo y distritos, Los alegres galaico-argentinos, Hijos del partido judicial de la Cañiza, Asociación de Chantada y su partido, Sociedad “Oza de los Ríos”, etc.; así como en importantes entidades porteñas como la Casa Suiza, la Federación de Empleados de Comercio, La Argentina, el Teatro Maravillas, el Teatro Avenida, el Teatro Mayo, el Teatro Colón, etc. En todos los lugares donde actuaba e incluso en las emisoras de radio, era presentado de la siguiente manera: “Señores, con ustedes, el más grande gaitero de América”.

Manuel Dopazo grabó numerosos discos y actuó en dos películas con su grupo de gaitas, interviniendo en escenas festivas y en breves pasajes de sus bandas sonoras, tituladas “Cándida” dirigida por Luis Bayón Herrera, en 1939,  con la participación de la actriz Niní Marshall y el actor Juan Carlos Thorry y “La calle junto a la luna” dirigida por Román Viñoly Barreto, en 1951, con la participación de los actores Narciso Ibáñez Menta e Enrique Serrano. Era invitado frecuentemente a participar en el popular programa de radio “Recordando a Galicia”, de la emisora argentina Radio Rivadavia, dirigido por Maruja Boga, de origen gallego, con Alfredo Aróstegui y el actor Fernando Tacholas  Iglesias. Fue amigo de Castelao, que llegó a  decirle: “Dopazo, ó día que volvamos á Galiza, iremos os dous diante de centos de gaiteiros tocando a nosa gaita por todos os pobos da nosa Terra”.

PUENTE SULAGO 019

Auditorio “Manuel Dopazo” de Bandeira

Dedicó toda su vida a tocar la gaita, compuso numerosas piezas para gaita y destacó como artesano en la fabricación de gaitas, oficio que aprendió en Argentina. Instrumento musical que,   “sintetiza singularmente el espíritu de una raza que no se doblega en el correr de los siglos ante la adversidad y el dolor. De la gaita parten los mas íntimos sentimientos del gallego porque en la gaita viven las raíces de su sentido de la vida y de la muerte”

Solamente volvió a Galicia en 1924 para visitar a su madre. Su hijo Perfecto Dopazo, cuenta una anécdota familiar, que cuando Dopazo llegó a la casa paterna, su madre que hacía tiempo había quedado ciega no creía lo que le contaban, que su hijo Manolito había vuelto. La mujer quiso saber si aquello era verdad y como después de pasados más de veinte años no estaba segura de reconocerlo por la voz, dijo que había una sola manera, que esa persona tocara la gaita. Cuando los sones fueron escuchados, la mujer, presa de una profunda emoción, lloró. Las dudas se disiparon. Dopazo había tocado la muiñeira que le había enseñado su padre, cuando era niño  y que solo él ejecutaba de una manera especial.

Vuelto a Argentina al regreso de una actuación el 12 de octubre de 1951, de una romería en San Francisco (Córdoba), enfermó gravemente de una enfermedad pulmonar, dejo de tocar y seis meses más tarde, el 28 de abril de 1952, falleció a los 70 años de edad. Su muerte produjo un profundo pesar entre la colectividad gallega, publicándose abundantes y sentidas esquelas necrológicas. Fue enterrado en el panteón de la Sociedad Argentina de Autores y Compositores (SADAIC), en el Cementerio del Oeste, en el barrio porteño de Chacarita. El año en que murió, todos los gaiteros que celebraron el Día de Galicia en Buenos Aires llevaron un brazalete y un crespón negro en sus gaitas como señal de admiración, respeto y duelo. Dopazo, supo con su arte ennoblecer el original instrumento celta “sacándolo de la fonda y la taberna”, como ha dicho alguien, para introducirlo en los teatros más prestigiosos de América.

El periódico argentino “La Opinión Gallega”,  con motivo de la muerte de Manuel Dopazo y como homenaje, a este gaitero que dio a conocer la gaita fuera de Galicia, escribió: “ Ha fallecido en esta capital el maestro Dopazo, el afamado gaitero de nuestra colectividad que era figura descollante en los grandes festivales de la misma. Con el gallego Dopazo ha desaparecido de entre los gallegos emigrados en la Argentina un autentico pedazo de nuestra patria, Galicia”. El programa de radio “Recordando a Galicia“,  dijo que su muerte suponía,  la desaparición del más alto exponente de los músicos populares de la tierra gallega, en la tierra americana.

Cuando se cumplieron los treinta  años de su muerte, Manuel Dopazo fue homenajeado en el Teatro Avenida de Buenos Aires. El acontecimiento fue patrocinado por las audiciones radiales Iberoamericana e Hispano-Argentina, que  consistió en una gran función teatral que se llevó a cabo la noche del 6 de agosto de 1982.

En el año 2005 se edito un CD que recuperó piezas musicales de Manuel Dopazo, cincuenta y tres años después de su muerte. El CD “Crónicas porteñas”, contiene dieciocho piezas que son una muestra representativa de su amplia producción musical. Se editó con el patrocinio del Archivo Sonoro del Concello de Cultura Gallega.

El periodista argentino de origen gallego Manuel Castro, creador de los festivales de Música Celta “Keltoi”,  le regaló al gaitero Carlos Núñez, dos punteros pertenecientes a Dopazo, recordándole las mismas palabras que le había dicho el hijo de Dopazo (Perfecto): “Tal vez en tus manos estén mejor que en las mías”.

El Auditorio de Música de Bandeira fue bautizado con el nombre de “Manuel Dopazo” como homenaje a este gaitero que llevó el nombre de su pueblo por el mundo y que supo ennoblecer con su arte, la gaita gallega, original instrumento celta, haciéndola sonar en las lejanas tierras de América Latina.

Bibliografia:

Publicado en FARO DE VIGO, el 19/6/2016

Antonio Vidal Neira, 5/6/2016

Anuncios

Un pensamiento en “MANUEL DOPAZO GONTADE “EL GAITERO DE LA EMIGRACIÓN”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s