FRANCISCO GIL TABOADA Y LEMOS, COBERNADOR DE LAS ISLAS MALVINAS (1774-1777)

Francisco Gil Taboada y Lemos, marino, virrey y ministro de marina, fue una de las figuras centrales de los reinados de Carlos III y sobre todo de Carlos IV. Uno de los cargos muy poco conocido de su vida es el de Gobernador de las Islas Malvinas,  entre 1774 y 1777.

P1040454

Frey Francisco Gil Taboada. Pazo de Des/AVN

Francisco Gil Taboada y Lemos (1733-1810), nació en el Pazo de Des, en Santa María de Soutolongo, Lalín (Pontevedra), fue un político, militar y marino, Gobernador de las Islas Malvinas, XII Capitán General de la Real Armada, IX Virrey de Nueva Granada, XXXV Virrey del Perú, Consejero de Estado, Ministro de Marina, Bailío y Gran Cruz de la Orden de San Juan de Jerusalén, de Rodas y de Malta, Lugarteniente del Gran Prior el Infante D. Pedro y Presidente de la Sacra Asamblea de Castilla y León (en la misma Orden), Comendador (en la misma Orden) de Puertomarín y Puente Órbigo. Entre sus parientes próximos se encuentran dos famosos prelados, D. Felipe Gil Taboada, que fue arzobispo de Sevilla, D. Cayetano Gil Taboada, obispo de Lugo y arzobispo de Santiago, cuyo nombre va unido, entre otras obras trascendentales, a las creaciones del arquitecto Fernando de Casas Novoa: la capilla de la Virgen de los Ojos Grandes de la catedral de Lugo y la fachada del Obradoiro de la Catedral de Santiago.

Sigue leyendo

MANUEL IGLESIAS LÓPEZ, INVENTOR DEL PRIMER COCHE ARGENTINO

El primer coche argentino de la historia se llamaba Mataperros, lo construyó íntegramente con sus manos Manuel Iglesias, un gallego de Vila de Cruces.

MATAPERROS 019

El Mataperros  construido por Manuel Iglesias

El primer coche argentino de la historia tiene corazón dezano, se llamaba el Mataperros. El creador, fue Manuel Iglesias López, que lo construyó íntegramente con sus manos. Era un hombre ambicioso, inquieto y muy inteligente que  al no tener suficiente dinero  para comprar un automóvil, decidió hacerlo. Su historia no es la de un emigrante gallego más que partió hacia Buenos Aires por un “futuro mejor”, sino la de un hombre que con su ingenio y solo algunas herramientas artesanales confeccionó el considerado “primer automóvil argentino”.

Sigue leyendo