MANUEL IGLESIAS LÓPEZ, INVENTOR DEL PRIMER COCHE ARGENTINO


El primer coche argentino de la historia se llamaba Mataperros, lo construyó íntegramente con sus manos Manuel Iglesias, un gallego de Vila de Cruces.

MATAPERROS 019

El Mataperros  construido por Manuel Iglesias

El primer coche argentino de la historia tiene corazón dezano, se llamaba el Mataperros. El creador, fue Manuel Iglesias López, que lo construyó íntegramente con sus manos. Era un hombre ambicioso, inquieto y muy inteligente que  al no tener suficiente dinero  para comprar un automóvil, decidió hacerlo. Su historia no es la de un emigrante gallego más que partió hacia Buenos Aires por un “futuro mejor”, sino la de un hombre que con su ingenio y solo algunas herramientas artesanales confeccionó el considerado “primer automóvil argentino”.

El creador del primer automóvil artesanal argentino, fue Manuel Iglesias López,   un inmigrante dezano, nacido el 22 de enero de 1870 en Vila de Cruces, antes conocido como Carbia,  provincia de Pontevedra, hijo de José Iglesias y de Josefa López.  Llegó a Buenos Aires en 1884,  con catorce años, e inmediatamente comenzó a trabajar en una granja de la localidad bonaerense de San Isidro,  a unos treinta kilómetros de la capital. Poco tiempo después se trasladó a San Martín con una carta de presentación escrita por sus padres, para un paisano  que lo acogió, le dio albergue y le buscó un trabajo en una carpintería donde rápidamente aprendió el oficio de carpintero.

MATAPEROS 039

Reproducción del Mataperros instalada en Vila de Cruces/AVN

A los 26 años se casa con María Mantellini, italiana, nacida en la provincia de Rávena, de 19 años, con quien tuvo 12 hijos. En 1889 empezó a trabajar en el Departamento de Ingeniería de los talleres ferroviarios del Ferrocarril Central Argentino de San Martín, donde tomó contacto con la tecnología puntera en ese momento: la máquina de vapor para uso ferroviario; en estos talleres ferroviarios permaneció trabajando hasta su jubilación, en 1924.  Completó su formación de mecánico con la lectura de revistas y libros de física y mecánica. En sus ratos libre construyó un torno de pedal y con él construyó parte de los muebles de su casa. Poco más adelante logró comprar con sus ahorros un motor de explosión con el que realizó los primeros experimentos.

En 1903, Iglesias pidió en Ferrocarriles el traslado a la ciudad de Campana, a 80 kilómetros al norte de la capital del país, seducido por el desarrollo y avance tecnológico de ésta ciudad, ingresando en el departamento de coches y vagones. Se instaló con su familia en una casa de la calle Colón, nº 226, de dicha ciudad. Influenciado por las noticias sobre automóviles y aviones publicadas en los  libros y publicaciones que llegaban a Argentina en aquella época, como la revista Caras y Caretas, surgió en Iglesias la idea de construir su propio automóvil, se puso manos a la obra y durante cuatro años, robándole horas al descanso, concretó su sueño, poco a poco, sin prisa pero sin pausa, primero en el taller en que trabajaba y más tarde desde su casa y en su tiempo libre.

MATAPEROS 043

Monumento dedicado al Mataperros en Vila de Cruces/AVN

Con herramientas muy sencillas y elementales, Manuel Iglesias dio forma a cada una de las piezas de su coche y después de muchos errores y aciertos, cuando tenía 37 años,  el 20 de noviembre de 1907,  junto a su esposa que ese día cumplía 26 años,  presentó su gran obra y  recorrió con su auto las polvorientas calles de Campana ante el asombro de sus vecinos, llegando a alcanzar los 12 kilómetros por hora, toda una proeza para aquella época. El vehículo recibió el apodo de “Mataperros”, por haber propinado más de un revolcón a alguno  de los muchos perros que se espantaban a su paso.

Don Manuel Iglesias falleció en San Martín el 15 de enero de 1955, ignorando por completo la trascendencia de su obra, no llegó a visualizar el reconocimiento que tendría con el tiempo su original creación; el coche  tras unos años de uso, quedó relegado al gallinero de su casa familiar, aunque se lo pidió el Museo de la ciudad de Luján, rechazó la petición por no considerarse digno de tal honor.  Después de su muerte fue su hijo, Juan Carlos Iglesias, el que se responsabilizó  de conservar el automóvil en excelentes condiciones y  en 1970  el ingeniero Arnoldo Lucius, director del Instituto Americano de Motores,  de  la Universidad de Buenos Aires, se interesó por el coche y llegó a la conclusión que realmente había sido el primer coche construido en Argentina.

El  vehículo era muy simple, las piezas fueron construidas artesanalmente  a mano por Manuel Iglesias, tenía  capacidad para dos personas, estaba  construido sobre un chasis rectangular de largueros, un eje rígido adelante que incorporaba la dirección y un eje trasero con diferencial, equipado con un motor monocilíndrico de 1.938 centímetros cúbicos, con una válvula de escape a la cabeza y ubicado en la parte delantera. El cilindro era ciego, es decir sin tapa postiza y la cámara de combustión estaba dividida en dos partes, la superior albergaba al pistón y la válvula de escape, la inferior formaba la antecámara que alojaba la válvula de admisión y la bujía de encendido. El arranque del motor se realizaba por manivela. El vehículo carecía de acelerador y el regulador de revoluciones mantenía constante el giro del motor en 400 RPM. La velocidad que alcanzaba era de 12 km/h. aproximadamente.

El asiento del conductor estaba hecho en madera, se asemejaba a un banco con respaldo y contaba en su parte inferior con un espacio cubierto para guardar diversos objetos. Las ruedas eran de rayos de madera con llantas de hierro sin cubiertas. En su trompa alojaba los tanques de agua y nafta. Tenía ausencia total de rodamientos, todos los puntos de fricción eran absorbidos por bujes de bronce.

El automóvil actualmente está  incorporado a la vida cotidiana de los ciudadanos de Campana mediante la existencia de un  monumento, una réplica  a escala real del coche, colocado en la plaza Eduardo Costa, la principal de la ciudad. Está considerado, por una ley de 1975, como el primer automóvil argentino de la historia y esta ley sitúa a Campana como la cuna del automovilismo argentino.

MATAPEROS 053

Reproducción del Mataperros en Vila de Cruces/AVN

El Ayuntamiento de Vila de Cruces, su tierra natal, también le dedicó una calle con su nombre que lo recuerda y para honrar a uno de sus vecinos más ilustres, le han construido un monumento con una réplica en hierro del  coche, que Juan Manuel Fangio tuvo la oportunidad de arrancarlo al primer intento en 1978, cuando se le hizo un homenaje con motivo del 80 aniversario de su nacimiento y se le entregó una maqueta del automóvil. La  réplica del coche, después de cruzar el océano Atlántico desde Argentina fue colocada a la entrada de la Villa, en O Camballón, en el arranque de la Avenida Padre Fermín, para que sus paisanos lo puedan admirar, lo  tengan presente en su memoria y se sientan orgullosos del gran inventor. El conjunto escultórico donde va coloca la réplica del coche, simboliza el Océano Atlántico que separa la patria natal de Iglesias y su segunda nación y la unión entre las dos tierras, la gallega y la argentina.

Antonio Vidal Neira, Lalín, 14/07/2016

Anuncios

Un pensamiento en “MANUEL IGLESIAS LÓPEZ, INVENTOR DEL PRIMER COCHE ARGENTINO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s