PROPIEDADES DEL CONDE DE LEMOS EN EL LUGAR Y DIESTROS DE LA FORTALEZA DE LALÍN EN EL AÑO 1682


A finales del siglo XVII, Doña Ana de Borja y Centelles, Condesa de Lemos y Virreina del Perú, descendiente de San Francisco de Borja,  viuda de  Pedro Antonio Fernández de Castro, X Conde de Lemos, Virrey Gobernador del Perú y Capitán General, como madre tutora y curadora de la persona y bienes de su hijo  Ginés Fernando Ruiz de Castro y Borja, XI Conde de Lemos,  solicitó al Rey Carlos II el apeo y demarcación de todas las tierras, heredades y casas, para poder seguir manteniendo al corriente el pago de la renta, en la Jurisdicción y Mayordomía de Lalín y Deza porque con el paso del tiempo se habían oscurecido sus límites y demarcaciones. El apeo era el mecanismo que servía para la redefinición de las relaciones de explotación y  derechos señoriales.

CONDE DE LEMOS 001

Ana de Borja Centelles, Condesa de Lemos

Para apear y deslindar el lugar de Lalin y los diestros de la  Fortaleza y Torre anejos a la Alcaldía, el Rey y los señores del Real y Supremo Consejo de Castilla designaron Juez a D. Francisco Pardo y Ulloa,  escribano a Francisco Gutiérrez y al representante de la Casa de Lemos, el licenciado Alonso Taboada, que se reunieron en la Fortaleza de Lalín y en la feligresía de San Miguel de Bendoiro, para tomar testimonio a los testigos presentados por la Casa Lemos, sobre las regalías que le correspondían o lo que es lo mismo sobre las obligaciones jurisdiccionales de sus vasallos.

El Juez hizo comparecer en su presencia a Jacinto Vázquez Taboada, Alcaide de la    Torre y Fortaleza y a los testigos Juan de Rielo Colmenero, Francisco Darriba y  Simón de Lajosa, labradores y vecinos de la feligresía de San Martín de Lalín, que declararon que sabían porque lo habían oído decir a sus padres y abuelos y a otras muchas personas viejas y ancianas, cuáles eran  los diestros y propiedades de que se componía la Fortaleza y Torre de Lalín, para apear dichas propiedades, es decir, para redefinir sus términos y sus derechos señoriales. Los cuales declararon que:

Jacinto Vázquez Taboada, de setenta años de edad, por mandato del Conde de Lemos,  su Señor, poseía la Fortaleza y Torre de Lalín, solada y tejada, en la que era Alcaide y merino,  en donde estaba la cárcel pública y las prisiones de la Jurisdicción y la Sala donde se hacía Audiencia y desempeñaba el oficio de carcelero Pedro Das Maceiras que vivía dentro de los muros de la Fortaleza en un cuarto bajo de piedra de cantería y en los demás cuartos vivía el dicho Alcaide.

CONDE DE LEMOS 006

Pedro Antonio Fernández de Castro. X Conde de Lemos

Más arriba de la Fortaleza había una casa nueva de fuego, en la que vivía Simón de Lajosa, que la hizo y fabricó de nuevo a su costa, dentro de los términos y territorio de la Fortaleza, caminando para el lugar de Lalín de Arriba, en un lugar que  le aforó el Alcaide en nombre del Conde de Lemos  y  por la casa, una chousa y la huerta  Da Fonte, de cuatro ferrados de sembradura, pagaba de renta ocho ferrados de centeno cada año al Alcaide. A petición del escribano, Juan de Lajosa, lo demostró, exhibiendo una escritura de fuero signada y firmada por el escribano Cristóbal Álvarez, de fecha cuatro de octubre de mil seiscientos setenta y cuatro, por la cual constaba que Jacinto Vázquez Taboada, Alcaide de la Fortaleza de Lalín, le hacía foro de un terreno para una casa y para la huerta Da Fonte de cuatro ferrados en sembradura, por la vida de tres Señores Reyes Católicos de España, que la  primera sería la del Rey y Señor Carlos II, en pensión de ocho ferrados de centeno que ha de pagar a Jacinto Vázquez y a los demás alcaides que le sucediesen.

En los términos de la Fortaleza, en el lugar Do Estanque, había otra casa nueva de fuego,  en la que vivía el escribano de número Rodrigo Fernández Gil y su mujer  Bárbara González, que primero había sido del escribano  Antonio González, que fue el que  hizo y fabricó dicha casa y   otra casa que estaba colmatada que hacía de taberna, situada junto al Camino Real que venía de Don Ramiro e iba para el lugar de Lagazos, en la que vivía Gregorio Blanco, como casero,  que se llamaban las casas Do Estanque y junto a ellas estaba la propiedad, formada por tierras de labradío, monte y xesteira que tenía de sembradura veinte fanegas y todo estaba en una pieza y demarcaban por abajo con el rio Do Estanque que iba desde el molino Da Buzqueira hasta el puente Do Estanque y la referida taberna y el molino estaba dentro de los términos del lugar y era anejo a él y volvía limitando con el lugar de Domingo Pájaro Da Corredoira y el Camino Real que iba a Santiago y del camino iba derecha a la chousa de Miguel Calvo de Carragoso y volvía por el Camino Real que iba a La Coruña hasta el  puente Do Estanco, primera demarcación y dentro de los referidos términos había un terreno de monte que pertenecía al Monasterio de Nuestra Señora de Acibeiro, de la Orden de San Benito, que llevaba Domingo Pájaro da Corredoira, de tres anegas de sembradura y el resto que llevaba el escribano era del Conde Lemos, en virtud del foro que le había hecho a Antonio González, con carga y pensión de cuatro fanegas de centeno y un par de capones de renta que cobraba el  Alcaide.

Más abajo de la Fortaleza y de las tiendas de la Feria, caminado para el lugar Do Estanque, había otra casa de fuego cubierta y bien compuesta con su sobrado y cortes de ganado, en la que vivía Juan de Rielo Colmenero, de cincuenta y ocho años de edad, la casa la habían hecho sus causantes, a quienes les hizo foro Diego de Losada y Quiroga, caballero del Habito de Santiago, Camarero de D. Pedro Fernández de Castro, Conde de Lemos; para probarlo  a petición del escribano, Juan de Rielo,  presentó una escritura de fuero signada y firmada por el escribano Juan de Regil, de fecha siete de julio de mil seiscientos veintisiete por la cual Juan Álvarez Ojea, contador de los Estados de Lemos, hizo foro de una casa y una propiedad junto a la Fortaleza a favor de su padre Amaro de Rielo;  en la parte de debajo de la casa estaba el nabal, la eira y  la propiedad y todo estaba en una pieza y se demarcaba desde la casa y la Feria hasta el puente Do Estanque por el Camino Real abajo y subía por el Camino Real que iba a La Coruña hasta dar en la chousa de Miguel Calvo de Carragoso y con ella iba limitando hasta dar en el rio Do Estanque e iba por dicho rio arriba hasta dar en el Pontillón y en el camino que iba de la Feria para el lugar de García Sánchez y volvía a la  casa, primera demarcación y todo el terreno eran más de diez fanegas de sembradura, por las cuales y por la casa pagaba de Renta al Alcaide, cuatro fanegas de pan y un par de capones y dentro de dicha demarcació, junto al Camino Real que iba a la Coruña, había una heredad que era aneja a la parte que llevaba el escribano Rodrigo Gil,  de tres ferrados de sembradura en simiente por Renta que le había hecho Bárbara González y el foro fue hecho a los causantes de Juan de Rielo por la Señora Ana Borja Centelles, madre del Conde de Lemos, por intercesión de Diego de Losada.

CONDE DE LEMOS 017

Escudos de Armas de Lemos en el Palacio Condal de Monforte

Sita en el agro de Lalín estaba la heredad de Pena Aguda y Portazón que por otro nombre se llamaba la heredad Do Meiriño,  de tres fanegas de sembradura y la poseían Domingo de Failde y sus hermanos, hijos que quedaron de Andrés de Failde y Catalina Blanco, por Fuero que le había hecho a sus causantes D. Antonio de Baeza, siendo Alcaide de la Fortaleza, por orden del Conde de Lemos, ante el escribano Juan Gil, teniendo que pagar en pensión cinco ferrados y medio de centeno al Alcaide, demarcaba por la cima con la heredad de Antonio Blanco y por el fondo con la heredad de Domingo Ferreiro y sus hermanos que llevaban en Fuero del Monasterio de Osera y de otro lado con la heredad de Juan Fernández de Lalín y encabezaba por otro lado  con el Camino Real que iba por la Fuente Sanguiño para el lugar de Lagazos.

El Alcaide, Jacinto Vázquez Taboada, con sus criados llevaba y labraba por merced del Conde de Lemos, todas las demás propiedades de que se componían los diestros de la Fortaleza, que se demarcaban desde la Fortaleza por el Camino Real que iba  a Santiago hasta el arroyo que bajaba de la Fuente Sanguiño  y por dicho arroyo arriba hasta junto  la fuente y por el muro que la dividía hasta la chousa Do Balado que llevaba Domingo de Failde y sus hermanos y con otra de Juan Fernández de Lalín, hasta dar en el Camino Real y en la calzada que bajaba para la Fortaleza hasta la fuente y después volvía por detrás del naval Da Pereira que también era diestro de la Fortaleza y al Pontillón, donde limitaba con la propiedad de Juan de Rielo y volvía por junto a la cerradura y casa de Juan de Rielo hasta el Camino Real, primera demarcación y lo que estaba dentro de  los referidos términos serían veinte fanegas de labradío, prados,  huertas, eirás, xesteiras, brañas y dentro de ella estaba el Campo donde se hacía la Feria de Lalín, el tres de cada mes, con sus tiendas y murallas donde se ponía la mercancía.

Todos estos bienes y propiedades eran anejos y diestros a la  Fortaleza y Torre de Lalín y eran propios Diezmo a dos, del Conde de Lemos y de su Casa y Mayorazgo de Andrade y por tales y como tales los llevaba el Alcaide, Jacinto Vázquez Taboada,  por su merced y su voluntad y Juan de Rielo, Rodrigo Fernández, Simón de Lajosa y Domingo de Failde, en virtud de los Foros citados anteriormente; así mismo cobraba todos los asientos de las cosas que se compraban y vendían en la feligresía de Lalín y por los bienes  no se  pagaba ninguna otra Renta a otra persona, sino que todo el Directo Dominio de ellos era propio del Conde Lemos y por tales siempre fueron  tenidos, sin haber cosa en contrario, aunque de ellos no se pagaba ninguna renta a su Excelencia por ser diestros a la Fortaleza en que vivían los jueces que venían administrar justicia a la Jurisdicción por orden del Conde y se les daba las rentas de los diestros sin que se pagase por ello nada más.

FUENTE: “Apeos de los términos y propiedades de la mayordomía de Lalín y Deza en el reino de Galicia, propiedad de los Condes de Lemos, mandado realizar por Ana de Borja Centelles, madre y tutora de Gines Fernández Ruiz de Castro, Conde de Lemos.”  Sección Nobleza del Archivo Histórico Nacional.  LEMOS,C.1,D.1

Antonio Vidal Neira, Madrid, 18/08/2016

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s