PROPIEDADES Y RENTAS DEL CONDE DE LEMOS EN EL LUGAR DE DON RAMIRO, EN EL AÑO 1682


En la feligresía de San Miguel de Bendoiro, el diez de abril de mil seiscientos ochenta y dos años, reunido el jurado formado por el escribano Francisco Gutiérrez,  el Licenciado Don Francisco Pardo de Ulloa, Juez y Justicia Ordinaria en la  Jurisdicción de Lalin y el representante de la Casa de Lemos, el presbítero Antonio Taboada Ulloa, en cumplimiento del Real Despacho de Su Majestad Carlos II y los Señores de su Real Consejo, solicitado por el Conde de Lemos para apear y deslindar todas las tierras que tenía en la Jurisdicción y Mayordomía de Deza y en este caso hacer el apeo del lugar de Don Ramiro, incluso en la feligresía de Santa María de Don Ramiro, de las casas y propiedades contenidas en dicho Memorial de Bienes presentado por parte  del Conde, desde el capitulo quinientos ochenta y tres hasta el seiscientos inclusive; el juez hizo  comparecer a Antonio López, de cuarenta años, labrador y vecino del lugar y feligresía de Don Ramiro,  poseedor en parte del dicho lugar y a los testigos Andrés de Vales, Bartolomé Farán, labradores y vecinos de la dicha feligresía, los cuales bajo juramento, siendo preguntados por las propiedades del Conde de Lemos en dicho lugar de Don Ramiro, dijeron que sabían y conocían que.

DONRAMIRO 028

Iglesia de Santa María de Donramiro

Antonio López llevaba y poseía dos casas de fuego con sus corrales y dos hornos y caballerizas de ganado, que  parte de ellas estaba tejada y parte colmatada y entrambas están levantadas y maderadas, sitas a la parte de debajo de la puerta principal de la Iglesia, separadas una de otra casa como dos brazas y en ellas vivían por  orden de Antonio López, como caseros, Antonio de Figueroa y Simón Darriba y se desmarcaban con el camino que iba a la Iglesia y por las espaldas con el  nabal y la eira de Antonio López que llevaba en fuero del Arcediano de Deza y con el mismo nabal demarcan por el fondo y por la cima con el cementerio de la Iglesia.

Otra  casa con horno y cortes de ganado que se dividía en dos con una pared por el medio y en ellas se hacían dos fuegos y vivían Bartolomé de Farán y Domingo Blanco y estaban junto a las que llevaba Antonio López,  referidas en el capitulo anterior,  solo las separaba  el camino de carro que iba a la Iglesia y demarcaban por la arriba con la casa en que vivía dicho Antonio López que llevaba en fuero del Arcediano de Deza y por el fondo con el  naval que llevaba en fuero de la casa de Golmar y por las espaldas con el mismo naval.

DONRAMIRO 032La eira donde se majaba con su nabal junto a ella, todo estaba en una pieza y cerrado sobre sí, de cuatro ferrados de sembradura,  que llevaban y poseían Antonio López,  Antonio de Figueroa, Andrés García y Dominga de Ferradas viuda de Juan García, demarcaba con el Camino Real que iba a la Iglesia y por la cima con el cementerio  y por un lado con el nabal de Gregorio Ferradas.

Antonio López, Andrés de Vales, Antonio de Figueroa, Andrés García, Dominga de Ferradas viuda y Pedro Rey  llevaban y poseían  las huertas junto a la fuente de Don Ramiro, que aunque las tenían divididas con balos y sebes cada uno las suyas,  todas estaban juntas en un pieza y tenían de sembradura con el nabal de junto a ellas que también poseían, tres ferrados, demarcaban por arriba con el camino que iba a la  Fuente y por abajo con la heredad de Gregorio de Ferradas y de un lado con el nabal de Antonio López  que llevaba en fuero del Arcediano de Deza.

Un nabal y lameiro que estaba junto a la Fuente de Don Ramiro,  de doce ferrados de sembradura, el cual poseía insolidum Andrés de Vales y en él también tenía su parte Domingo Blanco,  el cual según noticia que tenía Antonio López, vendió su parte a  Andrés García y demarcaba por la cima con la  heredad de Gregorio de Ferradas de Don Ramiro y de un lado y por una cabecera con prado y propiedad de Andrés Ferradas de Trascastro y por otra parte demarcaba con heredad de Antonio López  que llevaba en fuero del Arcediano de Deza.

DONRAMIRO 029Antonio López y Pedro López su hermano, Andrés Do Campo, Bartolomé de Farán, Andrés de Vales, Antonio de Figueroa, Andrés García y Dominga de Ferradas llevaban y poseían el tarreo que se decía Do Carril y por otro nombre Dos Cortizos, de  veinticuatro ferrados de sembradura, demarcaba por la parte de abajo con la heredad de Gregorio de Ferradas y por un lado con las heredades de Antonio López que llevaba en fuero del Arcediano y por el otro lado con las propiedades de Pedro Rey de Baxán y por otra parte con la propiedad de Pedro Rey de Don Ramiro.

Antonio López,  Andrés García, Antonio de Figueroa y Dominga Ferradas, viuda, llevaban y poseían el tarreo que se decía Da Silveira, de tres ferrados de sembradura, demarcaba por el fondo con el camino que iba al lugar de Lalín y Feas y por la cima con la heredad del Iglesario que llevaba el Cura y de un lado con la heredad de Antonio López que llevaba en fuero del Arcediano y del otro lado con la heredad de Silvestre de Bendoiro de Feas.

DONRAMIRO 038El tarreo Da  Bouzoa que poseían  Andrés de Vales, Domingo Blanco, Andrés García, Antonio de Figueroa y Dominga de Ferradas, de quince ferrados de sembradura, demarcaba por abajo con la heredad de Gregorio Do Alle y por arriba con la heredad de Gregorio Paxaro de Feas y de un lado con la  heredad del Iglesario que llevaba el Cura y del otro lado con la  heredad de Pedro Rey de Don Ramiro.

El tarreo de Pena Aguda que poseía Andrés García, Antonio de Figueroa, Dominga de Ferradas y Antonio López y tenía más de quince ferrados de sembradura, demarcaba de un lado con el Camino Real que iba de la  Fuente Sanguiño para Lagazos y  del otro lado con la heredad de Juan Fernández de Lalín que era de fuero del Arcediano de Deza, por la cima con los  herederos de Andrés de Ferradas y por abajo con el prado del Iglesario de Don Ramiro.

El tarreo Do Pedrouzo, de dos fanegas de sembradura, el cual poseía Andrés de Vales, Bartolomé de Farán, Pedro Rey de Don Ramiro, Domingo Blanco y Pedro López y demarcaba con el Camino Real de la Fuente Sanguiño por un lado y del otro con las propiedades de Pedro Rey de Don Ramiro que eran del Iglesario y por la cima con la heredad asimismo del Iglesario que llevaba el Cura y estaba cerrada sobre sí.

DONRAMIRO 035Antonio López,  Andrés de Vales, Bartolomé de Farán, Pedro Rey, María González, Andrés García, Antonio de Figueroa y Dominga de Ferradas y Juan de Rielo vecino de la Torre de Lalín, llevaban y poseían el tarreo y heredad que se decía  Da Ribada, de  veinticuatro ferrados de sembradura, demarcaba con la congostra y el camino que iba de Don Ramiro para el rio Do Estanque y del otro lado con la chousa de Pedro Rey y encabezaba en la heredad de Gregorio de Ferradas que era del Iglesario y con otra del mismo Iglesario que poseía Antonio López y lo que llevaba Juan de Rielo, eran tres ferrados en semiente y en virtud de la renta que le hizo Roque Da Senra y por ella no pagaba renta alguna al Conde de Lemos por haberla vendido por propio diezmo a dos.

El tarreo Do Carril, de doce ferrados de sembradura, el  cual poseía el Licenciado Don Juan López de Parga, Cura de la  feligresía y la tenía junta con otra propiedad que confinaba con la eira donde majaba y demarcaba con la heredad del  Cura y las heredades de Antonio López y el Cura la llevaba en virtud del trueque que había hecho Antonio González y otros poseedores con el Licenciado Froilán López Bolaño, Cura que había sido de la feligresía, antecesor a Don Juan López de Parga, el cual dio en trueque la heredad Do Pedregal y otra junto a la Fuente Sanguiño en el agro Do Pereiriño y el tarreo da Bouzoa,  que las tres las poseía Antonio López y sus consortes y  eran del Iglesario aunque por ellas no pagaba renta alguna ni tampoco la pagaba el Cura  al Conde de Lemos.

Antonio Lope, Andrés Do Campo y Andrés de Vales, llevaban y poseían el prado y la chousa de Fuente Sanguiño, de dos fanegas de sembradura y estaban  cerrados  sobre si  y demarcaban con el Camino Real que iba a Lagazos y con el agro Do Pereiriño.

DONRAMIRO 033Antonio López y Pedro López su hermano llevaban y poseían la chousa y el prado que se decía Darriba Das Ribadas, de trece ferrados de sembradura, demarcaba con el Camino Real que iba a Chantada y con la heredad de Pedro Rey y estaba cerrada sobre sí.

La chousa y cerradura de Pena Aguda, de veinticuatro ferrados de sembradura, estaba cerrada sobre sí  y la poseían Andrés de Vales y Domingo Blanco, demarcaba con el Camino Real que iba a Lagazos y con la chousa de Pedro Rey y por otro con la heredad de Juan Fernández de Lalín.

Antonio López y los demás citados llevaban y poseían el monte do Pedrouzo, de tres fanegas de sembradura, demarcaba con la propiedad y diestros de la Fortaleza de Lalín, que eran de fuero y con el Camino Real que iba a Lagazos.

Antonio López llevaba y poseía el   monte  Do Estanque, de seis ferrados de sembradura, demarcaba con el Camino Real que iba a la Fortaleza y con el rio Do Estanque y con el Camino que iba a la Fuente Sanguiño.

En los términos del lugar de Don Ramiro y sus resios, habrá como cien arboles de dar y no dar fruto, robles, salgueiros, castaños, maceiras y otros que se aprovechaban de ellos Antonio López y sus consortes.

Todas las casas y propiedades que Antonio López y los testigos declararon llevar, saber y conocer eran las que  componían el  lugar  de Don Ramiro en la feligresía de Santa María de Don Ramiro, anejas y pertenecientes a él y como tales eran propios diezmo a dos del Conde de Lemos y de su Casa y Mayorazgo de Andrade y por tales las llevaba desde tiempo inmemorial Antonio López y Pedro López, Andrés García, Antonio de Figueroa, Dominga de Ferradas, Andrés de Vales, Domingo Blanco, el licenciado D.. Juan López de Parga, cura de dicha feligresía, Simón Darriba y Pedro Rey,  en virtud de foro del Conde de Lemos, a quien y a sus mayordomos pagaban en reconocimiento del Directo Dominio, treinta y seis ferrados de centeno de renta cada año y la ponían a su costa en poder de los mayordomos y  no pagaban por dicho lugar y bienes renta alguna a otra persona y esto fue lo que declararon bajo el juramento que habían hecho y aunque eran caseros y vasallos declararon  la verdad.

FUENTE: “Apeos de los términos y propiedades de la mayordomía de Lalín y Deza en el reino de Galicia, propiedad de los Condes de Lemos, mandado realizar por Ana de Borja Centelles, madre y tutora de Gines Fernández Ruiz de Castro, Conde de Lemos.” Sección Nobleza del Archivo Histórico Nacional.  LEMOS,C.1,D.1

Antonio Vidal Neira, Madrid, 20/08/2016

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s