ORIGEN DE LA DEVOCIÓN A LA VIRGEN DEL MONTSERRAT Y A SAN JUAN PABLO II EN EL SANTUARIO DE DONRAMIRO

En el centro de Galicia, a un kilometro de Lalín,  se levanta desde tiempo inmemorial un  Santuario dedicado a la Santísima Virgen bajo el titulo de Nuestra Señora del Montserrat, al pie de un “Castro”, desde el cual se contempla uno de los más hermosos paisajes de las altas tierras de Deza, en la parroquia de Donramiro, a donde acuden los fieles de todos los pueblos limítrofes con gran devoción por ser la única que bajo este título se venera en toda la comarca dezana, alcanzando los que a ella acuden por su mediación singulares gracias y favores.

capilla-010

Capilla del Montserrat en Donramiro/AVN

El Santuario  es uno de los mas celebres e importantes de la comarca de Deza, se puede comparar con otros grandes santuarios como la Capilla del Faro, el Santuario de la Virgen del Corpiño, etc., donde los fieles derrochan fervor por todos lados y traen sus ofrendas. La Virgen del Montserrat es igualmente milagrosa que la que se venera en estos santuarios porque es la misma Virgen, de ahí la importancia de este Santuario del Montserrat, gran centro de culto y devoción al que acuden cientos de fieles a implorar su ayuda y protección.  Sigue leyendo

APEOS DE LOS TÉRMINOS Y PROPIEDADES DE LA MAYORDOMÍA DE LALÍN Y DEZA, PROPIEDAD DE LOS CONDES DE LEMOS

En  el Archivo Histórico Nacional, Sección Nobleza, C1, CD, en Toledo, se custodia un volumen de 1451 páginas encuadernado, escrito en Español, en escritura Bastarda española,  que contiene una serie de apeos, autos y probanzas de testigos, de los términos y propiedades pertenecientes a los Condes de Lemos en la Mayordomía de Deza y Lalín, mandado realizar por Ana de Borja Centelles, madre y tutora de Ginés Fernández Ruiz de Castro, Conde de Lemos. Incluye la Real Provisión de Carlos II, autorizando y mandando realizar los apeos y las probanzas de los testigos y los autos realizados en las diferentes localidades de la Jurisdicción de Deza y Lalín. Está fechado en Madrid, el 17 de Octubre de 1679.

PEDRO FERNANDEZ DE CASTRO

Virrey del Perú Pedro Antonio Fernández de Castro y Andrade. X Conde de Lemos.

El apeo era un instrumento de redefinición de las relaciones de explotación, a través de ellos, los señores podían  llevar hasta el final la delimitación de los términos y el alcance de sus derechos señoriales sobre la tierra. Para hacer el apeo se necesitaba la aprobación del Monarca y de su Real Consejo, previa presentación de la petición pertinente, justificando los motivos que lo hacían necesario. El rey designaba el juez que se encargaba de la ejecución del apeo a través de  la Carta y Real Pragmática del Apeo. Una vez que el juez designado era requerido para hacerse cargo de la operación de apeo, este señalaba escribano y auditorio. La segunda operación consistía en tomar testimonio a los testigos presentados por la Casa sobre las regalías que correspondían al Señor, o lo que es lo mismo, sobre las obligaciones jurisdiccionales de sus vasallos. Sigue leyendo