APEOS DE LA SINCURA PATRIMONIAL DE SANTA MARÍA DE DON RAMIRO DONDE ERA CURA EL LICENCIADO DON JUAN LÓPEZ DE PARGA.


En el año 1682, la Sincura Patrimonial de la feligresía de Santa María de  Don Ramiro  eran  bienes propios del  Conde de Lemos, anejos a su Casa y Mayorazgo de Andrade y por ellos con  consentimiento del Cura, el Licenciado  Juan López de Parga  y de sus antecesores desde inmemorial tiempo, cobraba su Excelencia y sus arrendatarios en su nombre la mitad  de todos los Diezmos Mayores y Menores, Abadías y Primicias que los vecinos pagaban  en dicha feligresía, en los lugares y aldeas: Don Ramiro (junto a la Iglesia), Agruchave, Trascastro,  Penela, Vilar,  Filgueiroa y  Carrizal,  dividiéndolos a la mitad  con el  Cura sin que en dicha feligresía hubiera  ningún otro sincurero, excepto que su Excelencia no cobraba los Diezmos de los frutos que se cogían  en el lugar que se llamaba Da Seara, junto a la Iglesia, (nombre que en la actualidad se ha perdido y que coincidiría con las actuales propiedades de la Iglesia, poco más o menos): “comenzaba en el canto do muro Da Bouzoa y por el camino que venía  de la Penela para la Iglesia de Don Ramiro y por la congostra que iba a la Fuente Sanguiño hasta llegar a la dicha fuente y desde ella a la fuente Do Cachoeiro y por el camino de agro que iba de Lalín para Don Ramiro por el agro Do Castro derecho al Canto del muro Da Bouzo  primera demarcación2”, tampoco cobraba  la Abadía de la casa de Gregorio de Ferradas y Pedro Rey porque  solamente los cobraba el   Cura, tanto los Diezmos como Abadías de dichas casas y todos los demás, Diezmos Mayores y Menores, Primicias y Abadías que se pagaban en dicha feligresía y lugares de que se componía,  los dividían a la mitad el Conde de Lemos y el Cura.

iglesia-donramiro-017

Iglesia de Santa María de Don Ramiro

Así lo declararon los testigos Amaro de Casal, Bartolomé de Farán y Pedro Douterio, a requerimiento del Conde de Lemos, en la feligresía de San Miguel de Bendoiro, el veinticuatro de noviembre de mil seiscientos ochenta y dos, delante de Tomas Pardo Ulloa Rivadeneira, Juez y Justicia Ordinario de la Jurisdicción de Deza, que en virtud de un despacho del rey Carlos II y de los Señores de su Real y Supremo Consejo de Castilla, fue nombrado para hacer el apeo y demarcación de todas las tierras y sincuras de la Jurisdicción y Mayordomía de Deza.

Trascripción de la declaración de los testigos sobre la Sincura Patrimonial de la Feligresía de Santa María de Don Ramiro:

AMARO DE CASAL

En la feligresía de San Miguel de Bendoiro, a veinticuatro días del mes de noviembre de mil seiscientos ochenta y dos, delante su merced Don Tomas Pardo Ulloa  Rivadeneira, Juez y Justicia Ordinario en la Jurisdicción de Deza, que en virtud de despacho de Su Majestad y Señores de su Real y Supremo Consejo de Castilla, entiende en el apeo y demarcación de todas las referidas tierras y sincuras que su Excelencia el Excelentísimo Señor Conde de Lemos tiene en esta dicha Jurisdicción y Mayordomía de Deza y de mi escribano,  la parte de su Excelencia para prueba de lo contenido en su pedimento y partida mil ciento ochenta y siete de su Memorial de Bienes, presento por testigo a Amaro de Carral, labrador y vecino del lugar de Trascastro, feligresía de Santa María de Don Ramiro, del cual su merced recibió juramento en forma que lo hizo como de derecho se requiere, debajo del cual siendo presentado al tenor de dicho pedimento dijo que tiene entera noticia de su Excelencia dicho excelentísimo Señor Conde de Lemos, por cuya parte es presentado y conoce de entero conocimiento al Licenciado Don Juan López de Parga, cura propio que al de presente es en la dicha feligresía de Santa María de Don Ramiro, donde el testigo es tal vecino y respondiendo a la Partida de dicho Memorial de Bienes, para que solamente fue presentado, dijo y declaró de ella en particular lo siguiente:

donramiro-032

Antigua casa de Don Ramiro

A la partida mil ciento ochenta y siete de dicho Memorial de Bienes que al testigo fue leída y declarada, dijo que sabe que la Sincura Patrimonial  de Santa María de Don Ramiro, contenida en dicha Partida, de cuyo beneficio al de presente es cura el dicho Licenciado Don Juan López de Parga; la dicha Sincura son bienes propios de su Excelencia dicho Excelentísimo Señor Conde de Lemos y de su Casa y Mayorazgo de Andrade y por ella cobran sus arrendatarios los frutos mayores y menores en esta manera: del lugar de Agruchave, lugar de Trascastro,  a Penela, Vilar,  Filgueiroa y  Carrizal,  cobra su Excelencia y dichos arrendatarios en su nombre la mitad enteramente de todos los Diezmos de pan,  trigo, mijo, nabos,  lino, lana, corderos, avincas, marranos, pollos; Abadías que es la ropa de las personas que mueren y son cabeza de casa y las Primicias y  todos los demás Diezmos y derechuras que cobra el cura, de suerte que a la mitad se dividen entre dicho cura y su Excelencia, sin llevar mas parte uno que otro y ninguno de ellos cobra Luctuosa, en la casa de Andrés de Ferradas de Trascastro, ni su Excelencia servicio por ser defeso y tocar al patrón de la capilla de San Miguel de Goiás.

donramikro-siglo-xviii-017

Lugar Da Seara

Y así mismo, a la mitad entre su Excelencia y dicho cura, parten todos los Diezmos mayores y menores, Abadías, Primicias y mas Derechos de los vecinos del lugar y aldea de Don Ramiro, junto a la Iglesia, excepto de las casas en que viven Gregorio de Ferradas y Pedro Rey, que la Abadía de ellas toca enteramente a dicho cura y también todos los Diezmos de los frutos que se cogen en el lugar Da Seara que es de la Iglesia y tocan dichos diezmos a dicho cura, el dicho lugar se demarca por las marcaciones siguientes: Comienza en el canto do muro Da Bouzoa y por el camino que viene de la Penela para la Iglesia de Don Ramiro y por la congostra que va a la Fuente Sanguiño hasta llegar a la dicha fuente y desde ella a la fuente Do Cachoeiro y por el camino de agro que va de Lalín para Don Ramiro por el agro Do Castro derecho al Canto del muro Da Bouzo  primera demarcación, y aunque este testigo no sabe si la tierra que está dentro de dichas demarcaciones sea toda Seara y si parte de ella tiene otro dominio y pertenece  a su excelencia, refiriéndose como desde luego se refiere a los papeles, foros, apeos que de ella hubiese; pero en cuanto a los Diezmos de los frutos que se cogen en las tierras que están dentro de dichas demarcaciones son de los curas de dicho Beneficio enteramente sin que su Excelencia ni sus arrendatarios cobren de ellas ninguna cosa, pero de todos los demás Diezmos mayores y menores, Primicias y Abadías que se pagan en dicha feligresía y lugares de que se compone, lleva la mitad su Excelencia y la otra mitad dicho cura, en la forma y manera que lleva declarado este testigo y así lo han visto ser y pasar por todo el tiempo de su acordanza que serán más de cuarenta años y además de así lo haber visto, oyó decir a Sebastián Rodríguez Gayoso, que murió habrá cuatro años, de edad de más de ochenta y a Bartolomé Do Carrizal, que murió a otros cuatro o cinco años, de edad de más de setenta y a Juan de Ferradas, que murió habrá veinte años, de edad de más de setenta y a otros más viejos y vecinos de dicha feligresía de Don Ramiro, donde los sobredichos lo eran y decían que dicha Sincura era de su Excelencia y que por todo el tiempo de sus acordanzas la habían visto llevar y poseer y dividir a la mitad los Diezmos Mayores y Menores con los curas de dicha Iglesia, según queda depuesto y que también lo habían oído decir a sus padres y otros mayores que había mucho tiempo que se habían muerto y unos y otros eran personas de mucha verdad, fe y crédito, sin que este testigo en ningún tiempo viese, oyese, entendiese ni tuviese noticia de cosas en contrario, antes lo que lleva dicho es la verdad, público y notorio y de ello la pública voz y fama y tanto responde a la dicha partida y en  lo que lleva dicho por ser verdad se afirmó y ratificó  y no firmó por no saber y que es de edad de sesenta y ocho años poco más o menos tiempo y que aunque es vasallo de su  Excelencia y feligrés de dicho cura, ni por eso a dicho sino la verdad y lo que sabia y las más generales no le tocan, lo firmó su merced dicho Juez y de ello yo escribano doy fe.

 BARTOLOMÉ DE FARÁN

En la feligresía de San Miguel de Bendoiro, a dichos veinte y cuatro de noviembre de dicho año, delante su merced dicho Juez y de mi escribano, la parte de su excelencia dicho Escelentisimo Señor Conde de Lemos, para mas prueba de lo contenido en su pedimento y partida mil ciento ochenta y siete de su Memorial de Bienes, presento por testigo a Bartolomé de Farán, labrador y vecino de la feligresía de  Santa María de Don Ramiro, del cual su merced  recibió juramento en forma que lo hizo como se requiere, debajo del cual dijo que tiene noticia de su Excelencia y conoce de entero conocimiento al Licenciado Don Juan López de Parga, cura que al de presente  es de dicha feligresía de Don Ramiro y respondiendo a lo demás que contiene la partida de dicho Memorial dijo y depuso de ella lo siguiente.

donramiro-038

Lugar de Don Ramiro

A la partida mil ciento ochenta y siete del dicho Memorial de Bienes para que el testigo fue presentado, dijo que sabe y es verdad que la Sincura Patrimonial de dicha feligresía de Don Ramiro donde es tal vecino son bienes propios de su Excelencia dicho Excelentísimo Señor Conde de Lemos, anejos a su Casa y Mayorazgo de Andrade y por ella en vista y consentimiento del Cura que ahora es y de sus antecesores desde inmemorial tiempo, cobra su Excelencia por sí y sus arrendatarios en su nombre la mitad enteramente de todos los Diezmos Mayores y Menores, Abadías y Primicias que se pagan en dicha feligresía y lugares de que se compone,  dividiéndolos igualmente con dicho Cura sin que en dicha feligresía haya otro ningún sincurero, excepto que su Excelencia no cobra ningunos Diezmos de los frutos que se cogen en el lugar que se nombra Da Seara, junto a la Iglesia, según esta demarcado en la declaración que hizo Amaro de Carral que al testigo le fue leída y declarada, ni la Abadía de la casa de Gregorio de Ferradas y Pedro Rey por tocaren a dichos Curas, así los Diezmos como Abadías de dichas casas y todos los demás, como va dicho lo dividen a la mitad y así lo ha visto este testigo ser y pasar por todo el tiempo de su acordanza que serán más de cincuenta años y lo mismo oyó decir a Gregorio de Farán su padre que murió habrá treinta y tres años y tenía de edad a dicho tiempo más de sesenta y a Hilario Danco que murió a veinte y seis años y tenia de edad más de ochenta y a María de Trabazo que murió habrá un año, de edad de más de noventa; que dicha Sincura era de su Excelencia y ellos se la habían visto llevar a sus arrendatarios y percibir los frutos en la forma que va dicho, por todo el tiempo de sus acordanzas y oyó lo mismo a sus padres y otros mayores personas, unas y otras de mucha verdad, fe y crédito sin que jamás este testigo en ningún tiempo hubiese visto y oído cosa en contrario, aunque ha nacido y criadose en dicha feligresía de Don Ramiro y ser público y notorio, publica voz y fama todo lo que lleva dicho en ella y mas al contorno y tanto responde a la dicha partida y en lo que lleva dicho por ser verdad se afirmó y ratificó y no firmó porque dijo no sabia y que es de edad de sesenta y seis años poco más o menos tiempo y que no le tocan las generales de la ley que le fue preguntado, lo firmó su merced de que yo escribano doy fe.

 PEDRO DOUTEIRO

En la feligresía de San Miguel de Bendoiro, dicho día mes y año, delante su merced dicho Juez y de mi escribano, la parte de su excelencia dicho Excelentísimo Señor Conde de Lemos, para mas prueba e información de lo contenido en su pedimento y Memorial de Bienes, cuanto a la partida mil ciento ochenta y siete, presento por testigo a Pedro Douteiro labrador y vecino del lugar de Trascastro, feligresía de Santa María de Don Ramiro del cual su merced tomó y recibió juramento en forma que lo hizo, sobre una señal de cruz que ha hecho en su mano derecha y prometiendo debajo de  él decir verdad, siendo preguntado dijo que tiene entera noticia de su Excelencia  dicho Excelentísimo Señor Conde de Lemos, por cuya parte es presentado y conoce de entero conocimiento al Licenciado Don Juan López de Parga, cura propio que al de presente es de dicha feligresía de Don Ramiro y respondiendo el testigo a la partida de dicho Memorial de Bienes para que solamente fue presentado, dijo y depuso de ella en particular los siguiente.

A la partida mil ciento ochenta y siete de dicho Memorial de Bienes que al testigo fue leída y declarada, dijo que sabe que la Sincura Patrimonial de dicha feligresía de Santa María de Don Ramiro son bienes propios de su Excelencia  dicho Excelentísimo Señor Conde de Lemos, anejos a su Casa y Mayorazgo y por ellos cobra su Excelencia y sus arrendatarios en su nombre,  en vista y consentimiento del cura que ahora es y de los que fueron en dicho Beneficio, la mitad enteramente de todos los Diezmos de pan, trigo, mijo, lino, lana, corderos, marranos, avincas, Abadías y Primicias se pagan en dicha feligresía y en los lugares de que compone, dividiéndolos igualmente con dicho cura, tanto uno como otro, sin que en dicha feligresía haya ningún otro sincurero más que su Excelencia dicho Excelentísimo Señor Conde de Lemos que no cobra ningunos Diezmos del fruto que se coge en el lugar que se dice Da Seara, que se demarca y divide por los mismos limites y demarcaciones que contiene la declaración de él, hecha por Amaro De Carral que al testigo le fue leída y declarada juntamente con la partida de dicho Memorial de Bienes, ni tampoco cobra su Excelencia la Abadía de las casas de Gregorio de Ferradas y Pedro Rey porque las cobran dichos curas con los Diezmos de dicho lugar Da Seara y todos los demás como lleva dicho los dividen a la mitad el dicho Cura y su Excelencia y así lo ha visto el testigo ser y pasar por todo el tiempo de su acordanza que serán más de cuarenta años y demás de así lo haber visto, oído decir a Domingo Do Outeiro su padre que murió a treinta años y tenía de edad más de noventa y a Amaro de Jorge que murió hace veintiséis años y tenía de edad más de ochenta y a Jorge de Lalín que murió a treinta y nueve, de edad de noventa, que la dicha Sincura era de su Excelencia dicho Excelentísimo Señor Conde de Lemos y que como tal la habían visto llevar a sus arrendatarios en su nombre y percibir los Diezmos de los frutos que se cogían en dicha feligresía, de la misma forma y manera que va dicho por todo el tiempo de sus acordanzas y que lo mismo habían oído decir a sus padres y abuelos y a otros más viejos y ancianos que también decían haber visto lo mismo en sus tiempos, que unos y otros eran personas de nueva verdad, fe y crédito, sin que jamás el testigo en ningún tiempo hubiese visto ni oído cosa en contrario, antes todo lo que lleva dicho es la verdad, público y notorio y de ello la publica voz y fama y tanto responde a la dicha partida y en lo que lleva dicho por ser verdad se afirmó y reafirmó y no firmó por no saber y que es de edad de cincuenta y seis años poco más o menos y que no le tocan las generales de la ley que le fue preguntado, lo firmó su merced y de ello doy fe.

Fuente: “Apeos de los términos y propiedades de la mayordomía de Lalín y Deza en el reino de Galicia, propiedad de los Condes de Lemos, mandado realizar por Ana de Borja Centelles, madre y tutora de Gines Fernández Ruiz de Castro, Conde de Lemos.” Sección Nobleza del Archivo Histórico Nacional. Signatura: LEMOS,C.1,D.1

Antonio Vidal Neira, Madrid, 11/10/2016

Anuncios

Un pensamiento en “APEOS DE LA SINCURA PATRIMONIAL DE SANTA MARÍA DE DON RAMIRO DONDE ERA CURA EL LICENCIADO DON JUAN LÓPEZ DE PARGA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s