ROBERTO NÓVOA SANTOS Y LA COMARCA DE DEZA


José María Calviño Mariño, corresponsal del periódico El Pueblo Gallego en Lalín, publicó varios artículos que tenían como objetivo ocuparse de las “cosas” de Lalín, sin más preocupación que buscar la claridad en el pensamiento, en las ideas y la exactitud de los hechos. Uno de los artículos más interesantes por el personaje y por la trascendencia que podía tener para Lalín, fue el titulado: “EL FUTURO POLITICO DE LA COMARCA DE DEZA. UN RUEGO A DON ROBERTO NÓVOA SANTOS”, (El pueblo gallego, 19/04/1930).

Fachada de la Escuela Hospital-Asilo

José María Calviño Mariño, casado con Esclavitud Moure y Moure, cartero urbano de la Estafeta de Correos de Lalín, de  la que era Administrador Antonio López Varela (conocido cariñosamente como “Varelita”),  secretario de la Federación Agraria de Lalín y corresponsal  del periódico El pueblo gallego: diario de la mañana al servicio de los intereses de Galicia, que se vendía en la Confitería de Jesús Hernández, en la calle de Joaquín Loriga y en la sombrerería de Lino da Silva. El corresponsal Sr. Calviño, firmaba siempre J.M.C.M., en sus artículos tenía como objetivo ocuparse de las “cosas” de Lalín, sin más preocupación que buscar la claridad en el pensamiento, en las ideas y la exactitud de los hechos. Además de hacer la crónicas de las noticias de Lalín, escribía artículos  en los que defendía lo que consideraba que era lo mejor para su pueblo. Un día era la lucha por el Instituto, que tan necesario era en la comarca; otro, el adecentamiento de la Villa, que estaba en el mayor abandono; otro, el arreglo del cementerio, que parecía un bosque y estaba lleno de escombros,…

Entre sus artículos destacan: “DON RAMON DE LALIN. Ante el homenaje de su villa natal al P. ALLER ULLOA”, (La Noche, 14/03/1957), con el que quiere sumarse al homenaje que le va ofrendar su pueblo natal. Ofrenda que no es más que un mensaje de gratitud a quien tan generoso fue con todos. Describe a D. Ramón como un curita rural, presbítero honorable, de ligero caminar, de mirar sereno, inalterable y suave, que inspira respeto y cariño; “Aclarando y contestando”, (El pueblo gallego, 04/04/1928), artículo en que intenta aclarar el revuelo que causó una crónica defendiendo a los “agrarios”, entre ciertos elementos del pueblo; recuerda que Lalín debe ser defendido con hechos espirituales, profundos y elevados y con obras materiales que se vean y se palpen, haciendo que su progreso y bienestar sea una meta; “La hora del Instituto”,(El pueblo gallego, 02/09/1931), en este articulo demanda para la comarca de Deza un centro de enseñanza superior que responda a las apremiantes necesidades de la tierra dezana;  “Movimiento pro Instituto”, (El pueblo gallego, 27/06/1928), recuerda que en 3.600 kilómetros cuadrados no hay un Instituto ni un centro de enseñanza de verdad. Un Instituto vendría a poner fin al vergonzoso abandono en que se encontraba Lalín. La Escuela Hospital-Asilo, que se consideraba a la cabeza de las primeras de España, servida por dos maestros elementales, no era suficiente para toda la comarca. Los de América debían de ser generosos cediendo el edificio del Hospitalillo al Estado para algo grande que era lo que la comarca precisaba. No hay que desmayar hasta que el Instituto sea un hecho. Además, hace un elogio del maestro Leopoldo Sanmartín y una crítica feroz a la Escuela Hospital-Asilo, dirigida por Poza Juncal. En esta lucha para obtener Lalín un Instituto de Bachillerato Elemental, no estaba solo, también se hizo sentir la voz recia y señera de Otero Pedrayo, que el 23/06/1928, publico en El Pueblo Gallego, el articulo “Un direito de Lalín”, para ensalzar y trazar los rumbos del surgimiento intelectual futuro de Lalín: “Cando sexa un feito os tres señores tradionás da terra de Lalín –Don Ramiro, Don Freán e Don Sión- dend’o fondo louxano da leenda gabaran a enerxía redentora das xeneracions d’hoxe”. Autorizadísima opinión a favor de las aspiraciones de la comarca que tanto quería y conocía.

Calle  de Lalín

También se ocupó en sus crónicas de las vías de comunicación, uno de los temas  más importantes,   en aquel momento, para el desarrollo de Galicia y de Lalín, sobre todo de los problemas surgidos en torno al trazado del ferrocarril Orense-Santiago, a su paso por la comarca dezana: “Palabras finales sobre el emplazamiento de la Estación de Silleda”, (El pueblo gallego (18/09/1929); “Paralización de las obras del Ferrocarril Orense-Santiago. Mas de mil obreros parados”, (El pueblo gallego, 18/10/193330), “El trazado del Ferrocarril Orense-Santiago”, (El pueblo gallego, 05/09/1929); “La carretera de Ventas de Narón a Folgoso”, (El pueblo gallego, 07/10/1928), se quejaba de que la carretera que iba a quedar terminada en unos meses, quedaría al llegar a la entrada del pueblo sin el enlace debido, sin salida a la de Orense-Santiago, teniendo que buscar este por un camino del municipio, ya que terminaba en la Plaza de la Constitución.

Uno de los artículos más interesantes por el personaje y por la trascendencia que podía tener para Lalín, fue el titulado: “EL FUTURO POLITICO DE LA COMARCA DE DEZA. UN RUEGO A DON ROBERTO NÓVOA SANTOS”, (El pueblo gallego, 19/04/1930), en el que considera que Roberto Nóvoa Santos, sería el mejor diputado en el Parlamento Nacional para defender los intereses de Lalín, ya que su padre nació en A Xesta, Lalín, donde pasó largas temporadas durante su niñez y juventud, en casa de sus familiares. Por todo ello Lalín, tenía derecho a pedirle que llevase su representación política, en contra del viejo caciquismo oprobioso y miserable, porque lo consideraba hijo suyo de sangre y de querer podría ser el hombre providencial que trajese a estas tierras de Deza una nueva era de progreso y dignidad política. No se cumplieron sus deseos y Nóvoa Santos fue diputado en la legislatura 1931-1933 por la circunscripción de La Coruña, representando a la Federación republicana gallega. A continuación trascribimos el artículo:

Roberto Nóvoa Santos, por Maxide

“No sabemos el fundamento que pueden tener los rumores de que el insigne médico gallego presentará su candidatura, con carácter republicano, para representar en Cortes a un distrito de Galicia. Fundados o no estos rumores los recogemos para recordarle al país y al señor Novoa Santos algo que no deben olvidar. Galicia no puede tolerar que cuanto pasó se repita, ya que está condenada por su propio descaro y conciencia. Ante tales cosas el alma de los hombres libres de aquí y del éxodo se llenaría de amargura y de asco. Hay que apelar a todos los medios para evitarlo, para evitarlo sin violencia. El país no puede tolerar que lo reviejo vuelva ya que al parecer es lo que se pretende. Del señor Novoa Santos vamos a ocuparnos ahora.

De no ser Coruña, cuna de este gran prestigio de la ciencia, y en donde a raíz de ganar la cátedra de la Universidad madrileña se le rindió un fervoroso homenaje, o de no ser Santiago en donde hizo sus estudios y en donde, de catedrático insigne, enseñando juventudes dejó tantas huellas de su saber luminoso; ningún pueblo de Galicia tiene más derecho que Lalín a pedirle a este gran pensador e inquieto batallador liberal, digno hermano de Marañón, a que asome su encrespada cabeza por encima  del gigantesco Candán y eche su mirada por estas bravas y generosas tierras de Deza para llevarse en reñida y noble lucha su representación al Parlamento. Lalín debe de considerarlo su hijo por la sangre y la aspereza; si aquí no vieron las primeras luces sus ojos, de aquí son los suyos, de aquí es su padre y aquí tiene muchos familiares, personas dignas todas ellas. ¿Quién duda pues que de no haber sido la emigración de los suyos este hombre hubiera sido lalinense? Por el fruto se conoce el árbol y el árbol que dio tal fruto es de Lalín, en esta tierra se amamantaron sus raíces. En la vecina parroquia de La Gesta (Lalín), solar de los suyos, pasó los primeros años de su niñez y, doctorado ya, algunos de su juventud. Estas corredoiras cubiertas por espesos robledales y amuralladas de “silveiras” lo sintieron muchas veces ambular por ellas y el aire sano de estas cumbres acarició más de una vez su poderoso cerebro. ¿Qué más títulos quiere Lalín para honrarlo como se merece y darle su representación política en dura oposición contra el viejo caciquismo que amenaza al país? Si de la comarca no surge un block consciente y responsable para preparar la coartada y hacer frente a la farsa que vamos a presenciar, de toda conciencia honrada. Frente a lo que en el horizonte comienza a percibirse se hace preciso una recia oposición y el sacrificio de todo hombre de corazón vigoroso y de acción. D. Roberto no es sospechoso ni un gallego del anónimo montón y mediocre; su gran figura está reciamente destaca y, de querer, él solo él podría ser el hombre providencial que trajese a estas tierras de Deza, victimas siempre de un caciquismo oprobioso y miserable, una era de verdadero progreso y de dignidad política ciudadana; porque el señor Novoa Santos es, además de una alta mentalidad científica, una gran conciencia civil y,  un profesor de energía.

La lucha es precisa en toda España; aquí se hace imprescindible la pelea porque callar y dejar hacer además de una vileza sería una cobardía. Los pueblos estacionarios fatalmente mueren y solo tienen dos dilemas: o crecer o degenerar. Si aquello se vuelve, si el pasado se repite aun con promesa de enmienda, y si la historia ha retrocedido para Galicia, como si la dictadura solo hubiera sido un remanso de paz para el caciquismo que nos amenaza, el país degenera fatalmente y esto es lo que hay que evitar a toda costa. No es el señor Nóvoa Santos el gallego de fe de bautismo que diría Villar Ponte; don Roberto conoce a Galicia; la lleva en el alma, la siente, la quiere y sabe como el que más cuáles son sus ansias redentoras y es un conocedor profundo de sus problemas económicos y políticos de la gleba campesina, sobre la que cabalgó siempre el caciquismo ominoso de todos los tiempos y que pretende con montaraz osadía resurgir; él conoce el hondo dolor de estos parias porque lo vieron muchas veces sus ojos inquietos de investigador y porque lo palparon sus manos de milagro.

Hay que oponerse, pues, tenazmente, rudamente a la osadía de los que quieren volver, sin títulos que justifiquen tal osadía, a enseñorearse del porvenir político del país. Aquello no volverá repetía un día y otro día el dictadorzuelo muerto, y su profecía fue un rotundo fracaso, aquello vuelve ensoberbecido y grosero, vuelve zafio y brabucón, glorificado por aquel que quiso aniquilarlo. Fantástica paradoja parece todo y no lo es. El señor Nóvoa Santos, hombre de recia envergadura política, podría ser el caudillo que levantara en esta tierra asoballada la bandera de la ciudadanía y de la dignidad cívica; el sabría ser el sembrador que arrojase sobre esta comarca adormecida y vencida por el pesimismo la semilla redentora del progreso y todo cuanto le es necesario, para dignificarse y avanzar, ya que todo esto es lo que le negaron y no han sido capaz de darle los que la han convertido en un feudo de familia y amordazarla a su antojo como si los ubérrimos y fecundos pechos de su riqueza no alimentasen ningún hombre …

Si la comarca quiere ser representada por un hombre digno, de prestigio, de corazón sin arrugas y de  indiscutible bravura, él y solo él debe de ser el llamado a ostentar la alta representación del país. Si esta tierra no quiere civilmente envilecerse dejando hacer, que  no olvide este sabio proverbio: “Por su propio esfuerzo obtendrás la recompensa de la vida”. D. Roberto Nóvoa Santos tiene la palabra y con él la tiene el país”.

Nóvoa Santos, enterado de este artículo, relativo al requerimiento político hecho desde Lalín, prometió publicar un artículo de contestación y de carácter político en un periódico gallego, dirigido a los amigos de Lalín.

Antonio Vidal Neira, Madrid, 13/11/2017

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.