EUGENIO MONTERO RÍOS, DIPUTADO POR LALÍN EN 1871


Montero Ríos fue un gallego “enxebre”, muy amante de su tierra y sobre todo de Santiago, era muy inteligente, de gustos muy sencillos y modestos, de trato apacible y cordial, frio, experimentado, experto parlamentario, un verdadero político; con él desapareció la España política de Isabel II, de la Revolución del 69, de Amadeo de Saboya, de la I República, de la Restauración, en la que fue un participe más o menos significado. Fue diputado a Cortes por la circunscripción de Lalín en las elecciones de 1871 y recibió los Últimos Sacramentos de manos del sacerdote dezano Sr. Vales Failde, amigo de la familia y persona muy estimada del Sr. Montero. Su mujer Avelina Villegas Rubinos, era prima hermana del escritor e ilustre cura de Lalín Laureano Guitián Rubinos.

Eugenio Montero Ríos, fotografía 1914

Nació en Santiago de Compostela el 3 de noviembre de 1832,  en una modestísima casa de la calle de la Cuesta Vieja. Se casó con Avelina Villegas Rubinos (y no Rubiños). Estudió en el Seminario compostelano los primeros años de Filosofía, abandonando los estudios eclesiásticos por falta de vocación; luego pasó al Instituto donde hizo el Bachillerato, después de obtener el grado a merito; estudio cuatro años de Teología en la Facultad del Seminario  Conciliar y  en la Universidad cursó la carrera de Derecho, licenciándose con premio extraordinario.

En 1858 marchó a Madrid, donde obtuvo el grado de Doctor. Opositó a la cátedra de Derecho Canónico (Disciplina Eclesiástica), en la Universidad de Oviedo, la que obtuvo y más tarde permutó con un compañero que explicaba la misma asignatura en la de Santiago. El Consejo de Instrucción Pública, le concedió por unanimidad de votos la Cátedra de Derecho Canónico de la Universidad Central, de la que fue expulsado más tarde por el Gabinete que presidía Cánovas del Castillo, en los primeros años del reinado de Alfonso XII. Fue entonces cuando patrocinada por el Sr. Montero Ríos, surgió la institución cultural que se llamó Institución libre de Enseñanza”, desde la cual, unos maestros eminentes descubrieron nuevos horizontes en el camino de la enseñanza.

POLITICA

Montero Ríos fue un hombre profundamente liberal. En Santiago fundó el periódico de ideas avanzadas,  titulado La Opinión pública”, dedicado a la defensa de sus ideales: libertad, democracia, justicia y progreso. También, colaboró  en la Revista de Legislación y Jurisprudencia y escribió asiduamente y brillantemente en “La Iberia” y en otros periódicos profesionales.

En las Cortes Constituyentes de 1869, fue diputado del partido Progresista, de Juan Prim, por la circunscripción de Pontevedra. El ministro Ruiz Zorrilla, le nombró Subsecretario de Gracia y Justicia y Prim, en 1870,  le hizo Ministro de Gracia y Justicia, realizando la revolución jurídica del 69. Partidario de la separación entre la Iglesia y el Estado, introdujo como importantes novedades la ley de Registro Civil y del Matrimonio Civil.

 En 1871 fue elegido a la vez diputado por los distritos de Palacio (Madrid) y Lalín (Pontevedra), donde los carlistas, representados por Juan Manuel Carlón, penitenciario de a catedral de Santiago, le hicieron una formidable campaña para impugnarle el acta, lo que no pudieron conseguir. 

En el Congreso,  en la Sesión del 24 de abril, se puso a discusión el Acta de Lalín combatiéndola el Sr. Trelles, diputado carlista, que expuso datos y noticias sobre ilegalidades que se suponía cometidas, que para reprimir a los electores encerraron a once sacerdotes en la carcel. Defendió el Acta, el Sr. Montero Ríos, diputado electo por Laín, relatando las coacciones y atropellos que cometió una parte del clero para combatirles, demostrando la validez de su elección. Tomaron, también la palabra los Sres Izquierdo, quien sostuvo que la elección no era válida a causa de la coacción ejercida contra los párrocos de Lalín y Gallego Díaz le contestó diciendo que el clero influyó, sirviéndose de la amenaza de la excomunión. Después de rectificaciones y de haber explicado el Sr. Montero algunas palabras, según pidió el Sr. Vidal de Llobatera, se aprobó el Acta en votación nominal por 148 votos contra 93. El 22 de mayo el Sr. Montero optó por el distrito de Palacio en Madrid y dejó por lo tanto vacante la de Lalín.

Lo interesante de estas elecciones de 1871, en Lalín, fue la influencia que tenía el carlismo en el clero y la lucha encarnizada con los liberales, representados  por José Crespo Villar, sobre todo por haber aprobado el matrimonio civil. La disputa por el Acta de Diputado en el distrito de Lalín tuvo en aquel momento una repercusión muy amplia.

En 1872 reformó el Código Penal. Figuró hasta el año 1873 en el Partido Radical que acaudillaba Ruiz Zorrilla, ocupando dos veces la Presidencia del Congreso. Fue uno de los políticos que con más entusiasmo votó a D. Amadeo de Saboya como rey de España, ocupando durante su reinado la cartera de Gracia y Justicia. Cuando D. Amadeo renunció a la Corona de España, redactó el documento definitivo de abdicación, al que profesó siempre gran afecto y fue su consejero hasta su muerte. Fue el único monárquico  y el único ministro que le acompaño hasta Lisboa (Portugal), en su marcha a Italia, en 1873, donde ambos se despidieron con un estrecho abrazo, largo y silencioso.

Su influencia careció de importancia en el periodo republicano (11 de febrero de 1873 a diciembre de 1874). Con la llegada al trono de Alfonso XII permaneció unos años alejado de la política. En abril de 1880 firmó el manifiesto republicano que dio vida al Partido Demócrata Progresista dirigido por Ruiz Zorrilla, pero al año siguiente, después de la formación del ministerio de Sagasta (febrero de 1881) se separó con Martos del partido e ingresó en la Izquierda Dinástica. Después se afilio al Partido Fusionista. En 1886 fue elegido diputado por Santiago y Madrid, prefiriendo la representación de la ciudad gallega que le vio nacer, donde tenía más elementos personales, que verdaderos amigos políticos.

Después de la Restauración borbonica, en el primer gobierno del reinado de Alfonso XIII (1885), que formó Sagasta, desempeño la cartera de Fomento. Aceptó más tarde, por breve tiempo, la presidencia del Tribunal Supremo  que abandonó debido a un incidente promovido por Silvela. En julio de 1890 estuvo en la oposición con los liberales monárquicos, hasta el 11 de diciembre de 1892, que volvió al poder Sagasta, que le  confió la cartera de Gracia y Justicia, de la cual dimitió el 6 de julio de 1893. En este año ocupó la Presidencia del Senado, que desempeño en esta y otras etapas liberales. Fue Presidente del Consejo de Ministros entre el 23 de junio de 1905 y el 1 de diciembre de 1905.

Muerto Sagasta, se celebró en Madrid una gran Asamblea de ex ministros, senadores y ex senadores, diputados y ex diputados, la que confió al Sr. Montero Ríos la dirección del Partido Liberal, jefatura que desempeño poco tiempo, renunciando con estas palabras “Los partidos que aspiran a gobernar el país y tengan como norma la prosperidad de la patria, no deben ser partidos idolatras, deben fundar su aspiración sobre su programa de gobierno, porque las personas pasan y la patria queda”.

TRATADO DE PARIS

Montero Ríos participó en el Tratado de París, como presidente de la delegación española, para negociar tras la guerra con Estados Unidos,  fue uno de los hechos más sobresalientes de su vida. Montero Ríos no quería ir a Paris, pero las suplicas de la Reina doña María Cristina y el recuerdo de su Patria, le hicieron ir a París. Obtuvo un triunfo aunque muchos entonces se lo negaron. Allí se acreditó como diplomático hábil y de hallarse poseído de un tacto y una discreción extraordinarios.

Firma del Tratado de París

En nombre de España tuvo que renunciar a la soberanía de Cuba, Puerto Rico y las Islas Filipinas, pero salvó a la nación de pagar una fuerte indemnización de guerra  y consiguió que los intereses de los españoles  fueran respetados, permitiéndosele conservar sus propiedades, sus comercio y su industria, el derecho a enajenar y a ejercer los oficios que constituían la vida nacional.

El Tratado de París se firmó el 10 de diciembre de 1898, puso fin  a la Guerra hispano-estadounidense. Cuba se declaró independiente, Filipinas fue oficialmente entregada a Estados Unidos por 20 millones de dólares, Guam y Puerto Rico se convirtieron en propiedades estadounidenses. Se considera el punto final del Imperio español de ultramar y el principio del periodo de poder colonial de los Estados Unidos.

OTROS DATOS

El Sr. Montero Ríos creó las Cámaras de Comercio. Perteneció a varias Academia, a la Real Academia de la Historia, presidió las Academias de la Sociedad Económica Matritense y la de Jurisprudencia y Legislación. En la Academia de Ciencias Morales y Políticas ingresó el 10 de diciembre de 1875. Perteneció también a la Real Academia Gallega.

D. Javier Vales Failde

Fue Juez de la Fundación Figueroa, la fundación más antigua de España (1784), que todavía sigue activa bajo la supervisión de la Xunta de Galicia; en 1884 estaba casi a cero, pero Montero Ríos la reconstruyó. Estaba en posesión del Collar de la Orden de Carlos III y del Toisón de Oro, concedidos en 12 de febrero de 1894 y 30 de agosto de 1895, tenía el gran cordón de San Mauricio y San Lázaro de Italia, la gran cruz de la Orden civil de Alfonso XII y el gran cordón de la Legión de Honor.

Murió en Madrid, el 12 de mayo de 1914, a las siete y media de la mañana en su casa de la calle Velázquez, a los 82 años,  después de recibir la Extremaunción y  los Santos Sacramento, de manos del Provisor del Obispado de Madrid, el Sr. Vales Failde, amigo de la familia y persona muy estimada por el Sr. Montero Ríos, que también, le acompaño en el traslado desde  la Estación del Norte hasta  el pazo de Laurizán (Pontevedra) a  donde había dispuesto en  su testamento que quería ser sepultado en la cripta construida a tal fin.  El Sr. Montero dejó dispuesto  que no se le dispensasen a su cadáver honores de ninguna clase y prohibió que se avisase  a los amigos para asistir a su entierro. Dispuso que su cadáver fuese envuelto en una sabana y colocado en una caja de zinc, pidiendo que se evitase el embalsamamiento. En una carta que dejó escrita y  que Eduardo Dato entregó al Rey, rechazaba  el Collar de Carlos III y el Toisón de Oro, con el objeto de que su entierro no se separase de la humildad cristiana. Al entierro en Laurizán entre las numerosas personalidades de España y Galicia, asistió el ex subsecretario de Instrucción Pública, Sr. Álvarez Mendoza, diputado por Lalin.

Fuentes: Mariano Martín Garcia, me facilitó importante información sobre la relación del Sr. Montero Ríos con Lalín, ya que su abuela Leonisa Guitián Salgado era hija de Lorenzo de Brindis Guitián Rubinos, hermano del cura de Lalín, Laureano Guitían Rubinos, ambos eran primos Avelina Villegas Rubinos,  mujer de Eugenio Montero Ríos, con la que mantenían una estrecha relación familiar, pasando largas temporadas en el Pazo de Laurizán.

El Acta de Diputado en el distrito de Lalín se puede consultar en internet, en las siguientes páginas:

http://www.memoriademadrid.es/doc_anexos/Workflow/1/52149/hemelpensamientoespanol18710425.pdf

http://www.congreso.es/est_sesiones/.  Acta del 24 de abril de 1871, se encuentra en: Congreso de los Diputados. Diario de Sesiones. Serie Histórica. Legislatura 1871-1872. Tomo 15 (de 287 a 371). Sesión del Lunes 24 de abril de 1871.

Antonio Vidal Neira, Madrid, 27/11/2017

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.