FELIPE ANTONIO Y CAYETANO GIL TABOADA, COLEGIALES DE FONSECA

El Colegio de Fonseca, originariamente llamado Colegio de Santiago Alfeo, lo mandó construir el Arzobispo Alfonso III de Fonseca en el siglo XVI, adaptando la casa donde él había nacido para darle una función pedagógica, estudiar Gramática, Cánones, Arte, Teología y Derecho. Lo trazó el arquitecto Juan de Álava y lo levantó Alonso de Covarrubias. Realizado en sillería de granito, su fachada es de estilo renacentista. Hoy es uno de los edificios más emblemáticos de la Universidad  de Santiago.

PALACIO DE FONSECA

Sede del antiguo Colegio Fonseca

La primera Constitución del Colegio Mayor de Fonseca, fue hecha por el Dr. Cuesta, encargado por el Consejo Real en calidad de Visitador, durante el reinado de Felipe II, en 1556, para dar cabal cumplimiento a las disposiciones testamentarias de Fonseca, regulaba la población escolar del colegio, diciendo que debía estar integrada por dieciocho colegiales, dos Capellanes y varios familiares. Añade la distribución y el orden que debía guardarse para la provisión de plazas, que debían agruparse de este modo: ocho para el Arzobispado de Santiago y tres para cada uno de los obispados de Lugo, Tuy, Orense y Mondoñedo; los colegiales elegidos tenían que ser, todos hombres hábiles y de buena vida y costumbres y limpios en el linaje y ninguno que tuviese raza de judío o de moro podía ser colegial, ni Capellán en dicho Colegio, tenían que ser así mismo sin nota de infamia y no debían tener ni haber tenido ningún mal contagioso.

Sigue leyendo

Anuncios