LOS TRABAJOS DEL SEMINARIO DE ESTUDIOS GALLEGOS EN LA TIERRA DE DEZA


SEMINARIO DE ESTUDIOS GALEGOS (1)

Foto realizada por Aller delante de su casa en 1934. Otero Pedrayo, Iglesias Vilarelle, Parga Pondal, Ferreiro Panadeiro, Fernández Osorio, Fernández Cochón, Vicente Risco, González Garcia-Paza, Antonio Taboada Roca, Paulino Pedret, Jesús Carro, Antonio Fraguas, Juan Ledo, Isla Couto, Lopez Cuevillas y Ramos Colemán/CECILIA DOPORTO

El Seminario de Estudios Gallegos (SEG) se fundó el 12 de octubre de  1923, en la casa grande de Castro de Ortoño, donde vivió Rosalía de Castro su niñez, por un grupo de personalidades de la cultura y de la investigación gallega, nueve figuras del galleguismo histórico, marcadas más tarde por trayectorias políticas y personales muy distintas,  que protagonizaron en la practica la iniciativa investigadora privada más importante de Galicia. Fueron: Fermín Bouza-Brey, Xosé Filgueira Valverde, Lois Tobío Fernández, Manuel Magariños Negreira, Xosé Peña y Peña, Wenceslao Requejo Bouet, Francisco Romero de Lema, Alberto Vidán Freiría y Ramón Martínez López.  Al poco tiempo de su creación, se integraron en el Seminario buena parte de la intelectualidad galleguista que se movía alrededor de la  revista Nós. El Seminario de Estudios Gallegos comenzó el estudio de la Tierra de Deza en el año 1928 y continuó hasta 1936. Según Filgueira Valverde en la elección de Deza fue decisiva tanto la relevancia de Ramón María Aller como la larga parentela en la comarca de Taboada Roca.

En el verano de 1928 llegó a Lalín un importante número de intelectuales, para estudiar las antigüedades de la comarca de Deza y Trasdeza, sus mámoas, castros, cruceiros, iglesias, pazos, etc., y no desmayaron en la ardua tarea de buscar por todos los rincones de nuestra tierra las huellas de una historia milenaria. Su labor fue de una transcendencia sin límites y de un valor incalculable. Estos hombres  anduvieron de un lado para otro en busca de un pasado lleno de historias. Al frente estaba Salvador Cabeza de León, uno de los mayores prestigios de Galicia.

Lalín se sintió orgulloso de acoger a estos hombres excepcionales, que eran la “elite” de la intelectualidad más refinada y patriota y le dio toda clase de facilidades para la plena realización de su labor científica. Llegaron de Santiago: Cabeza de León, Jesús Carro García, Luis Iglesias e Iglesias y Ramón Martínez López; de Pontevedra: Filgueira Valverde y Luis Pintos Fonseca; de Orense: Otero Pedrayo, Vicente Risco y Florentino López Cuevillas. Comenzaron sus trabajos, los primeros en el Corpiño y en Dozón los que venían de Orense. A Lalín llegaron por la tarde, donde fueron recibidos por las personalidades de la villa, donde contaban con muchos amigos y admiradores. Se alojaron en la famosa fonda “Casa do Ferrador”.

SALVADOR CABEZA DE LEON

Salvador Cabeza de León

Para dedicarse cada uno a su especialidad, se dividieron de la siguiente manera: Historia, pazos, hijos ilustres y archivos, se encargó Salvador Cabeza de León y Antonio Taboada Roca; Etnografía y Geografía: Vicente Risco, Ramón Otero Pedrayo, Ramón Martínez y Adriano Pintos Fonseca; Prehistoria: Florentino Cuevillas, Sebastián González García-Paz y Ramón Martínez López, que catalogaron castros y mámoas; Ciencias Naturales, insectos, botánica, minerales, etc.: el catedrático Luis Iglesias e Iglesias; Catalogo grafico: Jesús Carro, José Filgueira Valverde y Luis Pintos Fonseca que visitaron más de 30 iglesias románicas e infinidad de cruceiros.

Los miembros del Seminario, con toda la información que pensaban recoger, se proponían editar un tomo dedicado a la comarca de Deza, ilustrado con dibujos de Risco y fotografías de Pintos. Figurarían en el mismo, un estudio del románico de Carro y Filgueira; un catalogo de castros y mámoas de Cuevillas, González Barcia y Fraguas; un trabajo sobre insectos, minerales y botánica, de Luis Iglesias; otro de Otero Pedrayo, sobre Geografía, leyendas y habitación campesina; otro de Vicente Risco y Ramón Martínez, sobre lápidas sepulcrales, costumbres, folklore, etc.; otro de Taboada Roca,  sobre pazos y jurisdicciones; otros dos del matemático, astrónomo y sacerdote  Ramón María Aller Ulloa, uno sobre el Matemático Rodríguez y otro sobre los trabajos de su observatorio. Todos estos trabajos, tenían pensado reunirlos  en un tomo que llevaría un prologo de Cabeza de León que se referiría al pasado de la tierra de Deza y Trasdeza y en el que se exaltarían los valores de la comarca.

D.RAMÓN de mayor

Ramón María Aller Ulloa

Durante su estancia en Lalín, los investigadores visitaron el Observatorio  de Aller y quedaron maravillados de su gigantesca obra que por lo silenciosa y humilde era asombrosa. Ramón María Aller Ulloa fue socio activo y protector del Seminario de Estudios Gallegos, en el que ingresó el 5 de noviembre de 1928, con la lectura de un trabajo sobre José Rodríguez González, “El matemático de Bernés” y tuvo una clara implicación como miembro de la sección de Ciencias: publicó cuatro trabajos en los tomos de “Arquivos” y presentó otro: “Observaciones de Estrellas Dobles” (1932) que no llegó a ver la luz.

De esta primera campaña, regresaron muy satisfechos y con un gran acopio de materiales reunidos, sobre los monumentos existentes  que tendrían un gran interés para la historia de la riqueza artística y arqueológica de Galicia. Llevaron de todo y de todos una gratísima impresión, particularmente de Gonzalo Goyanes, Francisco Rivas Barros, Benjamín González Fidalgo y de Salvador y Luis Madriñan que los acompañaron y agasajaron.

En el verano de 1930, los ilustres investigadores, estuvieron durante ochos días en Lalin, haciendo detenidos estudios. Toda la tierra de Deza quedó bajo la mirada fiscalizadora de estos investigadores que la recorrieron entusiasmados y decididos a catalogar para darle publicidad a tan interesantes estudios en un libro dedicado a la tierra de Deza. Recorrieron, del Faro al Candán, del Pico del Farelo al Chamoso y Coco, el Carrio, sierra de Martiñá y Peña de Francia, de un lado a otro fueron avanzando sin dejar a su paso nada que tuviera algún valor artístico, histórico, científico o folklórico para que con el tiempo todo ello fuera la admiración de las nuevas generaciones. Exploraron, fotografiaron y planearon más de treinta iglesias.

Al frente de esta campaña científica y artística vino Salvador Cabeza de León, el alma del Seminario que con Antonio Taboada Roca y Joaquín Arias Sanjurjo se ocuparon de la sección de Historia; de la Geografía y Etnografía se ocuparon Ramón Otero Pedrayo, Alfonso Castelao y Joaquín Lorenzo (Xocas); para estudiar la Prehistoria, vinieron Florentino Cuevillas y Sebastián González García-Paz; de Arqueología se ocuparon Jesús Carro y José Filgueira Valverde y de Filología, Abelardo Moralejo. No vino Vicente Risco que se encontraba pensionado en Alemania.

Volvieron a contar con la colaboración eficaz y decidida del eminente lalinense, matemático y astrónomo de gran prestigio Ramón María Aller Ulloa, el médico Francisco Ribas Barros y el perito Gonzalo Goyanes Sánchez que los orientaron y ayudaron con todo  entusiasmo y desinterés. El alcalde Bernardo Madriñan hizo entrega al presidente del Seminario, Cabeza de León, de 500 pesetas para ayudar a tan interesantísimos estudios.

Cabeza de León y Otero Pedrayo dieron sendas conferencias en el Casino de Lalín, hablando en gallego, respectivamente, acerca del “Seminario de Estudio Gallegos y sus relaciones con el Galleguismo” y “Monumentos de Cultura: celta, románico y barroco”. Hizo la presentación de los oradores el culto abogado de Lalín, Alfredo García Rodríguez.

Xosé_Filgueira_Valverde,_1931

Xosé Filgueira Valverde, 1931

En el verano de 1932, los miembros del Seminario se volvieron a desplazar a Lalín para ultimar los estudios que formarían el tomo dedicado a la tierra de Deza. Los miembros, divididos, recorrieron nuevamente a pie gran parte de la tierra de Deza estudiando lugar por lugar lo referente a sus especialidades.

La sección de Geoquímica con el profesor Parga Pondal al frente, realizó trabajos para la confección del mapa geológico de la comarca, recogiendo gran cantidad de minerales y rocas para su análisis en laboratorio. Parte de esta investigación se realizó en las obras del ferrocarril Orense-Santiago donde los túneles y trincheras ofrecían ocasión propicia para este estudio. La sección de folklore representada por Lorenzo (Xocas) y Rodríguez Castelao, recogió datos interesantísimos de costumbres populares y de la vida aldeana, especialmente de las romerías. Muchos de los miembros del Seminario asistieron a la famosa fiesta del Corpiño que ofrecía motivos de gran interés para la investigación etnográfica. La sección de Arte y Arqueología recorrió cerca de veinte parroquias del concejo de Lalin anotando inscripciones, levantando plantas de iglesias, fotografiando pazos, etc. Representaban a esta sección Carro García, Filgueira Valverde y González García-Paz.

En mayo de 1934, se reunió en Santiago la Comisión del Seminario. La sección de Arqueología e Historia del Arte presentó un trabajo, consiste en la catalogación de unas cincuenta iglesias, la mayoría románicas. Los resultados se presentaron en un gran álbum donde figuraban plantas y fotografías de los monumentos catalogados. Firmaron el trabajo el director de la sección Carro García con los profesores González García-Paz, Filgueira Valverde y el arquitecto pontevedrés Robustiano Fernández. En nombre de la sección, Filgueira Valverde leyó una breve memoria sobre la marcha de los trabajos, indicando las principales tareas a desarrollar en la próxima campaña de verano en Lalín. Se estudiaron los límites de la Tierra de Deza y se manifestaron diversos criterios, sobre la conveniencia de atenerse a los límites del Concejo de Lalín, del arciprestazgo, de las antiguas jurisdicciones o de la comarca geográfica, al no ponerse de acuerdo, se nombró una ponencia formada por Bouza Brey y Filgueira Valverde para que señalase el criterio a seguir.

La campaña de investigación más importante, fue la realizada en el verano de 1934. Aprovechando la estancia en Lalín del presidente del Seminario, Luis Iglesias e Iglesias y del tesorero Cordero Carrete, el 24 de Junio se celebró la Reunión Plenaria del Consejo del Seminario, a fin de terminar la catalogación de la comarca que daría como resultado un tomo titulado “Terra de Deza” que pretendía que superara al recientemente publicado sobre “Melide”. A este efecto se revisó la labor realizada en la comarca melidense anotando cada director de sección las posibilidades de ampliación y mejora. El presidente del Seminario, Iglesias e Iglesias, indicó la necesidad de que actuasen en Lalín secciones que no lo habían hecho en Mellid.

Ramón_Otero_Pedrayo,_1928,_Ruínas_de_San_Domingos

Ramón Otero Pedrayo, 1928

A esta campaña concurrió un núcleo numeroso y selecto de investigadores, acompañados de sus discípulos, realizando un trabajo intensísimo que abarcó no solo la totalidad del Concejo de Lalin, sino también los puntos más importantes de las comarcas vecinas de Camba, Dozón, Trasdeza, Carbia y Golada.

A las distintas secciones acompañó un número importante  de alumnos y ayudantes, con la doble misión de facilitar los trabajos y formar a los nuevos elementos del Centro. La Comisión directora designó algunos de estos discípulos de entre los que trabajaban de continuo en Compostela y otros fueron llamados libremente para las distintas secciones. En cuanto a los trabajos filológicos, el Seminario acordó que la sección correspondiente procurase intensificarlos, apelando incluso a la colaboración de elementos del Romanisches Seminar de Hamburgo si lo creyese preciso. En general el Seminario no realizó  una nueva designación de personas, sino que dio normas eficaces para el desarrollo de los trabajos, señalando su amplitud y sus directrices fundamentales. Todas las secciones debían trabajar al mismo tiempo, según la costumbre establecida por el Centro, comenzando en los días señalados y por el espacio que juzgasen conveniente.

Membros_do_Seminario_de_Estudos_Galegos_en_1928

De pie: Otero Pedrayo, Losada, Lopéz Cuevillas, Risco, Carballo Calero, Filgueira Valverde, García-Paz, Pintos Fonseca, Fraguas, Osorio Tafall. Sentados: Parga Pondal, Moralejo Laso, Carro, Cabeza de León, Arias Sanjurjo, Alvárez Limeses y Juan Novás/FOP

En julio de 1934, dio comienzo la campaña de investigación, formada por más de treinta miembros del Seminario, tomando como centro Lalin, que duró hasta principios del mes de agosto. Para los trabajos de ciencias se improvisó un pequeño laboratorio. La composición de las secciones que concurrieron fue las siguientes: Ciencias Naturales: director Luis Iglesias e Iglesias, profesores, Parga Pondal, Fernández Osorio Tafall y Martínez Gómez; alumnos: Brañas, Vieitez, Borrás y Ferreirós Espinosa. Arqueología: director, Luis Carro García; profesores: Filgueira Valverde. Etnografía: director, Vicente Risco; alumnos: Bouza Brey, Hermida y Vidal Rey. Prehistoria: director, López Cuevillas; profesores: González García-Paz; alumnos: García y Ramos Colemán. Geografía: director Otero Pedrayo; profesor: Fraguas y Fraguas; alumno: Isla Couto. Geografía Económica: Boveda. Filología: director, Pedret Casado. Historia: Taboada Roca, Alfonso Vázquez Martínez y Fernández Villamil. Laboratorio de Psicotecnia: director, Iglesias Vilarelle; Miguez Seoane y Fontela. Arquitecto: Fernández Cochón. Con motivo de esta campaña vinieron también a Lalín, Barreiro de la Casa cinematográfica Folk que realizó un amplio reportaje cinematográfico, que comprendía escenas de diferentes secciones en plena labor investigadora; el Inspector de Escuelas, Pérez Gonzales y otras personas como Bal  y Gay Cañizares que se encargaron del folk musical.

Los miembros del Seminario volvieron a recorrer   para sus trabajos, casi siempre a pie, una a una las parroquias de la tierra de Deza, llegando a lugares poco accesibles y casi nunca visitados por investigadores. En esta campaña se distinguió de una manera especial la sección de Ciencias y en especial la subsección de Geoquímica, sobre la cual pesó la labor de trazar el mapa de la comarca, rectificando al de  Fontán e introduciendo las correcciones necesarias y los aditamentos producidos por el trazado de los caminos, etc.

Tanto el mapa geoquímico, dirigido por el profesor Parga, como los estudios geobotánicos, inaugurados en Galicia con esta campaña por el profesor Fernández Osorio Tafall, pretendían ser una de las novedades que presentaría el tomo de Deza, sobre la labor de las publicaciones anteriores. También presentó una gran novedad el comienzo de los trabajos por parte del laboratorio de Psicotecnia  que obtuvo numerosas pruebas.

Entre las secciones que ya habían trabajado en las campañas anteriores, la de Etnografía encontró un auxiliar de gran consideración en el trabajo filológico dirigido por Pedret Casado. La sección de Geografía, formada por Otero Pedrayo y Fraguas, recorrió la cuenca del Deza y ascendió a las mayores alturas de la comarca a fin de ultimar los estudios sobre la configuración del terreno y sus características dentro del paisaje gallego.

La catalogación grafica de la sección de Arqueología completó sus estudios con la visita a las parroquias más alejadas y con la realización de algunas visitas a los monumentos principales de las comarcas limítrofes, cuyas características podían determinar un claro influjo sobre el arte de la tierra de Deza y precisar el origen de algunos acentos locales del mayor interés.

La sección de Historia, continuó con la cooperación de Taboada Roca, el estudio detenido de los archivos, de los pazos, parroquias y concejos. Por último, la sección de Prehistoria prosiguió su dificultosa tarea en la catalogación de los castros y la delimitación de los campos de mámoas, obteniendo datos sumamente interesantes. Para dar una idea de la magnitud de la obra realizada por el Seminario en esta campaña de catalogación, a parte de los dibujos y croquis obtenidos, se han hecho más de trescientas fotografías y se levantaron plantas de más de treinta monumentos.

Florentino_López_Cuevillas,_1928,_Ruínas_de_San_Domingos

Florentino López Cuevillas, 1928

El Seminario aprovechó también su estancia colectiva en Lalín para rendir tributo de admiración a su destacadísimo miembro, el astrónomo Ramón María Aller. Visitaron colectivamente a Aller, que agradeció el testimonio de cariño, con frases llenas de cordialidad. El 30 de julio se reunieron en Lalín los maestros del partido judicial, a fin de escuchar las doctas conferencias que le fueron dadas por Iglesias e Iglesias y Fernández Osorio, celebrándose con tal motivo una agradable fiesta cultural.

Después de esta campaña los miembros del Seminario marcharon verdaderamente encantados del trato recibido por parte de las gentes, pues fueron objeto de las mayores atenciones y encontraron, aun en los lugares más remotos, el mayor numero de facilidades que podían esperar para su labor. En algunas partes ante la afluencia de labradores, el presidente del Seminario, tuvo que improvisar unas charlas sobre Fitopatología, que fueron escuchadas con el máximo entusiasmo. En alguna parroquia en fiestas se retrasó la salida de la procesión, a fin de que pudiera ser fotografiada por la sección de Etnografía y las gentes reunidas en la iglesia cooperaron a los trabajos arqueológicos con entusiasmo verdaderamente ejemplar. En todas partes los miembros del Seminario encontraron guías espontáneos que les acompañaron en sus recorridos.

El pueblo de Lalín les tributó un homenaje de despedida a los miembros del Seminario, el alcalde los obsequió con una comida, amenizada por una banda de música. A la hora del champán pronunciaron palabras de  ofrecimiento y de agradecimiento el alcalde Ferreiro y el presidente del Seminario Iglesias e Iglesias.

Luís_Iglesias_Iglesias_1934

Luis Iglesias e Iglesias, 1934

En el verano de 1935, después de una intensa y escrupulosa labor de ocho años, nunca interrumpida se puso fin a los trabajos que en la comarca de Deza y Trasdeza, habían venido realizando los destacadísimos elementos del Seminario.  Todos los años en verano, toda la  tierra de Deza se sentía honrada con la presencia de este admirable grupo de intelectuales que recorrieron en sufrida peregrinación todo el país, haciendo sobre el mismo estudios valiosísimos que tendrían que ver la luz en un importante tomo sobre la tierra de Deza. Deseosos de ver y de saber, no ha quedado nada que mereciese la pena sin que ellos los estudiasen con escrupuloso criterio científico o artístico. Si los tomos ya  publicados de “Parroquia de Velle”, “Villa de Calvos de Ramuín” y “Terra de Melide”, despertaron elogios clamorosos de la crítica, este de “Tierra de Deza” pensaban que iba a ser algo extraordinario.

Finalizados los trabajos, se les hizo una cordial y cariñosa despedida, los gaiteiros de Moneixas les brindaron a los ilustres huéspedes una velada musical que tuvo lugar en el Hospitalillo.  Todos ellos quedaron admirados de la abnegada labor de estos artistas que le dedicaban al arte las pocas horas libres de que disponían. Hizo la presentación de los mismos el maestro nacional de Soutolongo  Manuel González Rodríguez.  A continuación hablaron Filgueira Valverde, Risco y Pedret Casado para agradecer el delicado homenaje que recogían para Galicia y para el Seminario. Por la noche los miembros del Seminario invitaron a unos cuantos amigos de Lalín. En todos los actos reino el mayor entusiasmo.

La redacción del tomo sobre la Tierra de Deza acabó en el mes de julio  de 1936. Para dirigir la unificación y la edición de los estudios, el seminario designó a López Cuevillas, director de la sección de Prehistoria. Estos estudios estuvieron acabados en el mes de octubre. Pero el volumen sobre la Tierra de Deza, nunca llegó a publicarse. Parece que estaba en la imprenta   para ser editado, desapareció y no se volvió a saber nada más de él. Importante pérdida que nos privó de conocer un poco más a fondo nuestro pasado a través de los trabajos de investigación de estos insignes intelectuales gallegos.

Fuente: Información obtenida mediante la consulta de los periódicos de la época, contenidos en http://www.galiciana.bibliotecadegalicia.xunta.es.

Publicado en FARO DE VIGO, 28/01/2018

Antonio Vidal Neira, Madrid, 23/01/2018

 

Anuncios

2 pensamientos en “LOS TRABAJOS DEL SEMINARIO DE ESTUDIOS GALLEGOS EN LA TIERRA DE DEZA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.