LA PRIMERA GUERRA CARLISTA EN DEZA


El 31 de  marzo de 1830, Fernando VII promulgó la Pragmática Sanción, aprobada el 30 de septiembre de 1789, que no se había puesto en práctica, aboliendo la Ley Sálica, que impedía reinar a las mujeres y sus descendientes. La Pragmática establecía que si el rey no tenía heredero varón, heredaría la hija mayor. Esto excluía de la sucesión, al hermano del Rey el infante Carlos María Isidro. De esta forma, su hija Isabel, era reconocida como heredera de la corona. En 1832, hallándose el rey enfermo de gravedad en La Granja, partidarios de Don Carlos consiguieron que Fernando VII firmara un Decreto derogando la Pragmática. Con la mejoría del Rey, el Gobierno de Francisco Cea Bermúdez, la puso de nuevo en vigor. Fernando murió en 1833 sin hijos varones. Don Carlos se consideraba el legítimo heredero al trono y no su hija primogénita Isabel. Se sublevó, se proclamó rey con el nombre de Carlos V, se exilió en Portugal y empezó la Primera Guerra Carlista.

PRIMERA GUERRA CARLIS. CUADRO

Primera Guerra Carlista por Ferrer Dalmau/W.

La Primera Guerra Carlista surgió en 1833 y duró hasta 1840. Se formaron dos bandos el isabelino, cristiano o liberal que apoyaba a Isabel II, hija de Fernando VII, como candidata a la corona y el carlista o legitimista, que apoyaba a Carlos María Isidro, hermano del monarca fallecido, que se enfrentaron en una guerra civil al no llegar a un acuerdo de quien debía reinar. Así surgió el carlismo.

Esta guerra tuvo en Galicia un importante escenario, debido a la influencia del clero y la hidalguía rural que eran los que apoyaban la causa carlista. El campesinado no apoyaba al carlismo. La tierra de Deza, fue una zona tremendamente activa durante el carlismo, fue protagonista de importantes enfrentamientos, de luchas fratricidas  y tuvo un papel importante ya que dos destacados facciosos carlistas Silva y Villanueva eran naturales de esta comarca, lugar en el que actuaron. Frecuentemente recurrieron a la represalia y el escarmiento para conseguir sus objetivos. Además, buscaban incorporar hombres a su causa, en muchos casos estas incorporaciones eran voluntarias y en otros las llamadas a filas eran forzosas.

En Deza los desmanes de los carlistas cada día se fueron haciendo más notables. Los cabecillas López, Silva, Villanueva y Pérez, sobrino del canónigo  Gorostidi, que se titulaba “comandante general de las tropas carlistas en Galicia”, inmolaron a muchas víctimas, mataron, robaron, violaron y sumergieron a muchas  familias en la miseria. Las acciones de guerrilla contra los isabelinos fueron protagonizadas por Silva, hasta que fue asesinado, a mediados de 1836, por uno de sus hombres a quien los isabelinos habían prometido el indulto. Los guerrilleros que habían seguido a este jefe se reunieron con los de la gavilla, que había mandado Agustín López, natural de Santa María de Piloño, hecho prisionero por el comandante isabelino Gregorio Fernández y  fusilado. Los restos de ambas partidas se reunieron en Santa María de Ollares, sufriendo persecución de los isabelinos con los que se tirotearon en San Juan de Carbia, marchando luego a las inmediaciones de Lalín.

FERNANDO VII, GOYA

Fernando VII/Goya/W.

Tras la muerte de Silva y Agustín López a mediados de 1836 emergió la figura de José Tomé Villanueva, como líder de los facciosos de Deza, hasta el final de la contienda, con una organización militar más consolidada y de gran prestigio. Villanueva fue el más importante cabecilla mafioso que operó en la comarca de Deza, donde tenía otorgado el mando militar rebelde en calidad de Comandante de las tropas carlistas, algunos autores como Francisco Vilariño, lo hacen natural de la parroquia cruceña de Toiriz, dato probablemente cierto, dado que en los montes próximos a esa zona se movía con gran soltura, lo que demuestra que era un buen conocedor de este territorio.  El centro de operaciones de Villanueva estaba situado en la zona montañosa que discurre en los ayuntamientos de Golada, Silleda, Villa de Cruces y Lalín. Todos los intentos de Villanueva por perpetuar la acción armada fueron infructuosos y desde 1839 la presión del ejército isabelino sobre su facción le obligó a replegarse a las tierras montañosas del interior de la comarca de Deza, donde, se sentía más seguro.

El 11 de febrero de 1840, Villaverde fue capturado y pasado por las armas en el lugar de A Goleta, en Lalin. Con su muerte se puede dar por terminada la Primera Guerra Carlista en Deza ya que fue uno de los últimos cabecillas que se mantuvo en armas y después de él prácticamente no hubo más confrontación armada en Deza. Le sucedió en el mando Vicente Cajide, que terminará entregándose a las autoridades.

Isabel_II,_niña

Isabel II, niña/C.L.de Ribera/M. Prado/W.

Las represalias de los isabelinos contra los guerrilleros carlistas, en la tierra de Deza, quedaron plasmadas en los partes de guerra, emitidos por la Capitanía General de Galicia, que fueron recogidos por la prensa de la época. En estos partes se informa de las persecuciones y ejecuciones llevadas a cabo por los isabelinos sobre las gavillas facciosas, pero no se dan noticias de las muertes, robos, violaciones llevadas a cabo por los guerrilleros carlistas; para conocer los desmanes de las bandas facciosas en la comarca, hay que recurrir al libro de Francisco  Vilariño, “Reseña histórica del Condado de Deza”, edición preparada por Armando Vázquez, donde se  narran las atrocidades cometidas por los carlista en la tierra de Deza.

En un parte fechado el 6 de diciembre de 1834, en San Martín do Cello, el Comandante de Infantería, Jenaro Fernández Cid, manifestaba que a su salida de Arzua, con un Oficial y veinte hombres de la Marina Real, otro Oficial del Batallón de Extremadura con cuarenta hombres, cuatro lanceros de la Guardia Real e igual número de Carabineros de caballería, para hacer el reconocimiento de una casa de Bascuas (Cruces), a su llegada a las nueve de la mañana, descubrió que salían de sus inmediaciones unos treinta infantes y cinco caballos de la facción,  a quienes persiguió por aquel áspero terreno y espesos bosques hasta el puente Arnego, donde se hicieron firmes, causándoles cuatro muertos; abandonando el puente que habían tomado, les persiguió, matando a otro faccioso que se fugaba por un bosque y continuó la persecución hasta el Iglesario del Abad de Santiago de Cercio, en la Jurisdicción de Lalín, donde volvieron hacerse fuertes, muriendo otros dos facciosos, al llegar la noche se dispersaron; cogiéndoles algunos cartuchos, un breviario y tres escopetas y siguieron buscando la dirección por donde se habían fugado para continuar su persecución.

El Alcalde Mayor de Lalin, Mariano Feijoo y Taboada, acompañado de su hermano Joaquín, del Oficial de la Milicia Urbana Benito Rodríguez Zúñiga y un corto numero de valientes, el 10 de octubre de 1835, cogieron prisionero, en la parroquia de Piloño, un faccioso y un espía, con dos yeguas, un caballo y varios efectos, a cuyos rebeldes les formaron la correspondiente causa para que tuvieran el castigo que la ley imponía a sus crímenes.

El Comandante de la columna de operaciones de Lalín, el 9 de abril de 1836, al recorrer la comarca,  pasando por los montes de Farelo y ocultos en el punto que llaman de San Miguel, le hicieron fuego de dos casas deshabitadas, dirigiéndose al instante a ellas y a pesar del vivo fuego que les hacían se introdujeron en ellas, derribando la puerta y hallaron a siete facciosos armados, a los que mataron a bayonetazos, cogiendo cinco carabinas y dos fusiles, una yegua, varias mantas y otros efectos de poca importancia.

El Comandante de la columna de operaciones destinada en Lalín, Wenceslao Tizón, teniendo noticias ciertas de que en los pueblos de Cruces, Besexos, Sabrexo, Cumeiro y sus inmediaciones, tomaba algún incremento la facción de Silva, la noche del 19 de abril de 1836, salió con la fuerza a su mando para hacer una batida y refrenar la facción de Silva y al amanecer del día 20 ya tenía en su poder a  cinco facciosos, cuatro  armas de fuego, una hoz, tres paquetes de cartuchos, un molde de hacer balas y una mala caja de guerra.

CARLOS MARIA ISIDRO

Carlos María Isidro/W.

El jefe de la columna de  operaciones de Lalín, Wenceslao Tizón, los últimos días de abril de 1836, habiendo salido con objeto de hacer un reconocimiento en la parroquia de Saidres, rodeó cuatro casas en que sospechaba que había facciosos ocultos. En efecto, al intentar abrir una de ellas, el sargento de voluntarios de Galicia Antonio Pandoz recibió una descarga que le hicieron seis rebeldes que se hallaban dentro; pero forzada la puerta fueron muertos a bayonetazos, sufriendo igual suerte otros dos que se hallaban en casas distintas de las que se rodearon, siendo uno el segundo de Silva. Recogieron ocho fusiles, veinte paquetes de cartuchos, cuatro yeguas y varios efectos de ropa, sin que por parte de la columna hubiese ni un solo herido. El mismo Jefe, de regreso de esta expedición teniendo aviso de que en la feria de la Golada se hallaban algunos facciosos  de las gavillas de Silva y Villaverde, se dirigió a aquel punto con tan buen éxito, que les causó cinco  muertos y les cogió algunas armas de fuego y municiones.

El capitán Wenceslao Tizón, Comandante de la columna de operaciones de Lalin, desde la noche del 25 de mayo de 1836,  al frente de dicha columna, realizó continuas batidas nocturnas, no ocurriendo ninguna novedad más que haber recogido dos carabinas y dos cananas con veinte cartuchos a la gavilla de Silva, matando a los que las llevaban. A las 9 de la noche de ese mismo día llegó a Lalín la columna a las ordenes del subteniente del regimiento de Castilla, Ramón Tajonera, a la que se había unido otra columna del cuarto batallón de Voluntarios de Galicia, a las ordenes del sargento 2º, Antonio Gandos, para reconocer la jurisdicción de Trasdeza y  por la mañana se dirigieron al punto del Marco con la intención de dirigirse a Pereiro en la jurisdicción de Trasdeza, camino de Soutelo de Montes y llegando a  la taberna del citado Pereiro se hallaron con que fueron recibíos a balazos y arrojándose valientemente sobre dieciséis facciosos de la gavilla de Silva que eran los que se defendían, mataron en el acto catorce facciosos y les cogieron  cuatro yeguas con sus arreos, catorce armas de fuego, una corneta con sus tonos, una porción de capas, mantas, alforjas, ciento diez cartuchos y cuarenta y tres balas inglesas.

En los montes de Dozón, del partido judicial de Lalin, el 1 de junio de 1836, fueron hechos prisioneros, por una partida de la Tercera columna de operaciones mandada por el teniente del cuarto batallón de Voluntarios de Galicia, Telmo Ozores, dos  facciosos armados que fueron pasados por las armas en el momento de ser cogidos prisioneros y se presentaron a pedir la gracia del indulto quince quintos desertores, lo mismo que hicieron José Rey, Valentín Ferreiro y José Aenlle, este ultimo armado,  los tres pertenecientes a las facciones de Silva y Villaverde.

El día 14 de junio de 1836, se efectuó un movimiento combinado  entre los destacamentos de Carballiño, Villamarín, nacionales de Osera y Piñor de Cea con el de Lalín, en la feria de Rodeiro, donde aparecieron cincuenta facciosos procedentes de la gavilla de Villaverde; la columna  mandada por el capitán Wenceslao Tizón, atacó a los facciosos que se hallaban en la feria, matando siete bandidos y dos caballos, entre ellos  un ex fraile dominico de Lugo y un oficial portugués, cogiéndoles dos yeguas y varios efectos de guerra; poniéndose el resto de la facción en  fuga, tropezaron con la columna que mandaba el subteniente de las compañías de voluntarios de Galicia  Francisco Rodríguez Toubes, fueron  rechazados, dejando cinco muertos, un prisionero, dos caballos, armas y otros efectos y huyeron despavoridos, dirigiéndose a su acostumbrada guarida del monte Faro.

SEMANA SANTA 2018 064

Partida de facciosos carlistas

Lo mismo sucedió el día 16, con setenta facciosos del cabecilla Silva, que fueron atacados por el capitán de la columna de Castilla, Antonio Velázquez, hiriendo a uno y cogiéndoles una yegua y diez  libras de pólvora. Posteriormente fue atacada la facción de Silva por la segunda Columna de operaciones en combinación con cincuenta hombres de la tercera: primero sobre Cruces, Lalín y Puente Ledesma, después en Santa María de Vilariño y por ultimo hacia Puente Carboeiro, donde atacados incesantemente sufrieron la perdida al vadear el rio, de seis muertos, algunos heridos, quedando varios caballos en su poder.

El Comandante de la segunda columna de operaciones, Gregorio Fernández, el 18 de junio de 1836, después de haber fusilado por la espalda al famoso ladrón, asesino y faccioso Agustín López, natural de la parroquia de Piloño y terrorista de la comarca,  se dirigió a Camba en persecución de los restos de la facción de Silva y doce de la facción de López que se habían unido en  Ollares (Villa de Cruces), donde solían guarecerse, los cuales huyeron despavoridos, cogiéndoles dos yeguas y un caballo; aterrados y perseguidos, corrieron precipitadamente a  Lalín para acogerse al indulto, lo que hicieron ocho facciosos.

El comandante de la columna de operaciones de Lalín, teniendo noticias el 20 de julio de 1836, de que sesenta rebeldes a caballo, pasaban por Silleda, subdividió su columna en cuatro, a las ordenes del capitán graduado Antonio Velázquez, el subteniente  Ramón Tajonera y José Fermoso, dispuso velozmente un movimiento para atacarlos, ocupando los pasos del Pereiro y dicho pueblo de Silleda, se dirgió al Marco en las inmediaciones de Escuadro, avistó la columna rebelde y atacándola en su huida a la carrera y con intrepidez, le hizo cinco muertos, tres caballos muertos y dos aprehendidos, siguiendo su persecución, vadearon el rio Taboada por el coto de Carboeiro y al llegar a la bajada de Saidres, fueron muertos otros dos; habiendo oído el fuego el  comandante de la segunda columna de Ledesma, el capitán de Monterey Gregorio Fernández, salió a recibirles tan a tiempo, que les causó un gran destrozo.

Los días 20, 23 y 24 de junio de 1836, la facción de Villaverde fue batida y dispersada en los montes de Ramil, Farelo, Hermida, Brocos y Lalín por la columna de operaciones al mando de Wenceslao Tizón, compuesta de tropas del Ejército, voluntarios de Galicia y cuarenta Nacionales de Lalín, resultando muertos veintiún facciosos, catorce caballos y yeguas entre muertos y cogidos, trece armas de fuego, varios efectos de guerra, capas, mantas y sombreros, sin que se  produjera ninguna perdida por parte de los liberales. De resulta de las batidas efectuadas por la columna de operaciones de Lalín, del 27 al 30 del mes junio, se produjo la muerte de ocho facciosos, cogiendo nueve yeguas y siete armas de fuego y se acogieron al indulto siete facciosos, tres de la gavilla de Silva y dos de la de Villaverde, entre ellos el cura de Baiña, que hacia veintinueve días se había unido a la horda de Silva. El 4 de julio se presentaron a indulto al comandante de la columna de Lalín, catorce facciosos de la gavilla de López, Villaverde y Silva y fueron cogidos varios cómplices y armeros, convictos y confesos de su delito, con algunas armas.

La columna mandada por el Capitán del cuarto  batallón de voluntarios de Galicia, Wenceslao Tizón, ayudado del Juez de Primera Instancia de Lalín y varios nacionales, el 12 de julio de 1836,  sostuvo un enfrentamiento  contra más de trescientos facciosos, en la Golada,  perdiendo el enemigo veintisiete  hombres entre muertos y heridos, quedando en el campo nueve y de los restantes, seis murieron la misma noche, a consecuencia de sus heridas, entre los cuales se encontraba un cura y dos sargentos de los exrealistas de la provincia de Lugo; habiendo quedado muerto en la primera descarga el cabo primero de dicho batallón, Juan Cumens;  en esta jornada la tropa, juez y nacionales lucharon con el mayor ardor, arrojo y entusiasmo en defender la legitimidad del trono de la Reina y libertades patrias.

En la noche del 6 de enero de 1837, fue sorprendido en la parroquia de San Julián de Rodís, por una partida de la columna de Lalin el faccioso Domingo Gómez, alias “Lagares”, que fue fusilado y fueron cogidos prisioneros algunos facciosos en el distrito de Lalín y se rescataron tres artilleros prisioneros.

O FARO 017

Monte Faro refugio de facciosos/AVN

El 13 de marzo de 1838 el Comandante del Cantón de Lalín, de acuerdo con los mandos de la Milicia Nacional D. José Ulloa y D. José Crespo, pusieron una partida de Nacionales en persecución de una gavilla de facciosos que discurría por las inmediaciones del camino de Santiago y al batir el terreno advirtieron que salían de una casa cinco rebeldes y atacándolos dieron muerte a tres, cogiéndoles las armas de fuego y dos yeguas. Los Nacionales que participaron en dicho servicio fueron Cayetano Corral, Francisco y José Corral, Francisco García, Domingo Mohiños y José Resas y Silva. En una acción realizada el 27 de marzo por la columna del cantón de Lalín a las ordenes de D. José Bojarte, contra la del faccioso Villanueva, resultó  muerto Pascual Rodríguez y fue cogido prisionero el desertor de Monterrey,  Antonio Fernández, procedente de la gavilla de Guillade, el cual fue fusilado  el 2 de mayo. El 7 de mayo fue muerto en una acción de la columna de Lalín, Gregorio Fernández desertor de Voluntarios de Galicia.

El 12 de abril de 1837, el Comandante de la columna de Lalín, el Teniente Coronel D. Juan Rafael de la Torre, atacó el depósito de pólvora del faccioso  Guillade en Pescoso, pasando por las armas a su encubridor. El 13 de junio de 1837, cogió un desertor del regimiento de Castilla. La columna de Camba cogió dos ladrones indocumentados en el pueblo de San Cristóbal de Az.

El 26 de diciembre de 1838, fue cogido prisionero por la columna de Silleda, al mando del Capitán del 2º  batallón de Voluntarios de Galicia, Carlos Moure, el faccioso titulado “Coronel” Andrés Arias, más conocido como Juan Feás, uno de los cabecillas más antiguos de Galicia, al que se le cogieron papeles de muchas importancia, entre ellos una Orden del 6 de Octubre de la Junta facciosa de Galicia, en la que se daban órdenes para reunir por voluntad o por la fuerza todos los mozos que se pudiese para operar en el reino de Galicia, pero en realidad la finalidad era mandarlos a luchar a Vizcaya y Soria.

En una batida llevada a cabo por las columnas de las Cruces, Silleda, Lalin y cuarenta Nacionales de Lalín, el 16 de abril de 1939, fue cogido  prisionero el faccioso José Ramos, armado con una pistola, el cual pagó con la muerte sus crímenes, pues era de los mas alevosos del país.

Camara, noviembre 2014 033

“Os pendellos”. Feria de Golada donde acudían los facciosos/AVN

El capitán D. Carlos Moure, Comandante de la columna de Camba, el 14 de agosto de 1839, a fuerza de perseguir de día y de noche, logró capturar a los facciosos, que eran el terror de los habitantes de Camba por su ferocidad, José Fernández, natural de Couso en Camba, reincidente y desertor de la compañía de dicho capitán Moure, Ramón Rodríguez, natural de San Juan de San Juan de Sobrino de Amoeiro y Miguel Sotelo, de la parroquia de Viana, Ayuntamiento de Chantada, que fueron fusilados en Dozón, quedando en poder de la tropa un fusil ingles y otra arma de fuego.

Por las mismas fechas, el comandante de la  izquierda del Ulla, teniendo noticias que se había reunido un grupo de facciosos en la parroquia de Goyás, en la que habían hecho ya algunos asesinatos de vecinos indefensos e incendiado varias mieses, envió una fuerza contra ellos que acompañados de los Nacionales de la misma parroquia y de la de Donramiro, logró contener dichos excesos, matándoles un corneta y causándoles otros heridos.

La columna de Laureano Sanz, el 24 diciembre 1839, después de salir de Donramiro, donde había venido a pernoctar, marchó por Lalin, Eidián y Puente Arcediago, donde se detuvo para reunirse con el Comandante general de las operaciones para hablar del arreglo del país.

El 13 de febrero de 1840, el Brigadier Comandante General de la izquierda del Ulla, desde la Goleta informa a sus superiores, que estaba en su poder y espirando el rebelde Villanueva con Manuel Pena que le acompañaba, el cual fue llevado a Lalin para ser fusilado.

La Primera Guerra Carlista terminó el 31 de agosto de 1840, con la firma del Abrazo de Vergara o Convenio de Vergara que se firmó en Oñate (Guipúzcoa) entre el general isabelino Espartero y trece representantes del general carlista Maroto, dejando sin razones a las bandas facciosas para continuar luchando.

Fuentes:

  • El carlismo gallego, X. R. Barreiro Fernández, Santiago de Compostela, 1976.
  • Aproximación sociológica al carlismo gallego, F. CASTROVIEJO BOLÍVAR, Akal, 1977.
  • Reseña histórica del Condado de Deza, F. Vilariño, Ed. Armando Vázquez, 1977.
  • A comarca do Deza, A. Vázquez Crespo / D. González Alén, D. Pontevedra, 1997.
  • Historia Moderna y Contemporánea, J. Roig /R. Ortega, Teide, 1971.
  • O carlistas o no catolicos, L. Guitián Rubinos, Historiadeza, worpress.com.
  • O final da primeira guerra carlistas en Tabeirós: as derradeiras accions da facción de Villanueva na comarca, J. R. López Fernández, despace.aestrada.com.
  • Carlistas e liberais en terras estradenses. A derradeira batalla do Caudillo Gorostidi, M. J. Fernández Bascuas, despace.aestrada.com.
  • Prensahistorica.mcu.es.

Antonio Vidal Neira, Madrid, 02/04/2018

Anuncios

5 pensamientos en “LA PRIMERA GUERRA CARLISTA EN DEZA

  1. Me gusta mucho la historia y más cuando los hechos sucedieron en mi zona y tuya, Antonio.
    Un hermano marista vasco en Venezuela me comentaba que creía que en Galicia no hubiera carlistas y menos la guerra, tenía que leer tus grandes aportes para conocer la historia, aunque sea negativa como la guerra.

    • una pena que un gran artículo quede ensombrecido por la denominación ” Facciosos” a los carlistas completamente extémpore e impregando de prsentismo histórico.

  2. Los libros de historia denominan “Facciosos”, a los guerrilleros gallegos que decían defender al carlismo. El diccionario define como “faccioso” al que se levanta en armas contra el poder o la autoridad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.