ADRIÁN TROITIÑO, ANARQUISTA Y SINDICALISTA


El  anarquista y  sindicalista Adrián Troitiño Alcobre,  “El Abuelo”, como cariñosamente le llamaban sus compañeros de sindicato, nació en San Mamed de Moalde, gran luchador, hombre de ideas que supo llevarlas  adelante con valentía y desprendimiento, uno de los más destacados sindicalistas de  América Latina y un guía para las futuras generaciones del movimiento sindical uruguayo. Destacado  agitador y elocuente orador que intervino en importantes mítines y huelgas obreras. Fundó el Sindicato de Canillitas de Uruguay.

ADRIAN TROITIÑO-1

Adrián Troitiño Alcobre

Adrián Troitiño nació el 3 de enero de 1869 en San Mamed de Moalde, Ayuntamiento de Silleda en la provincia de  Pontevedra. Sus padres eran  Ignacio Troitiño y Manuela Alcobre. En 1880 cuando tenía 11 años huyó del hogar familiar y emigró como polizón a Buenos Aires. Los primeros años fueron muy duros para este adolescente, que pronto empezó a trabajar de panadero y con otros compañeros gallegos del gremio  comenzó a participar en el movimiento sindical. Rápidamente se incorpora al ideal libertario, destacando en la  dirección del gremio de panaderos. 

El 1 de mayo de 1891 por su participación en los actos del Primero de Mayo fue condenado, «por anarquista peligroso», a 18 meses de prisión. En 1893 vivía en San Martín (Buenos Aires), donde creó varios grupos anarquistas, como «Los Hijos del Mundo”, y organizó frecuentes «reuniones de controversia». El 11 de noviembre de 1894 intervino en un mitin organizado por la «Sociedad Cosmopolita de Obreros Panaderos», en la que ocupó cargos de responsabilidad, celebrado en el club italiano «Unione e Benevolenza” de Buenos Aires, donde también hablaron los anarquistas José Bataglia y Miguel Ventura y el socialista Domingo Barbitta. En noviembre de 1897, con Ettore Mattei y Salvador Vidal, fundó el Círculo Internacional de Estudios Sociales (CIES) de Buenos Aires. El 1 de enero de 1899 defendió las ideas anarquistas en un acto con Pietro Gori y Adrián Padroni.

MONUMENTO AL CANILLA

Monumento  dedicado a Adrián Troitiño: barrio del Cordón, Montevideo

En estos años mantuvo una posición muy dura hacía el alcoholismo y realizó varias conferencias sobre los efectos del alcohol en la clase trabajadora. En 1900 impartió por varias localidades argentinas la conferencia «Necesidad de un acuerdo universal de la clase trabajadora». En junio de 1901 co-fundó, en representación de los obreros panaderos de San Nicolás de los Arroyos (Buenos Aires), ciudad donde entonces vivía, la anarco sindicalista Federación Obrera Argentina (FOA). En 1901 participó en la creación de la “Sociedad Cosmopolita de Resistencia y Colocación de Obreros Panaderos” que se realizó en Montevideo, a la que asistió como representante de los obreros bonaerenses. En abril de 1902, con Juan Calvo, representó a los panaderos en el II Congreso de la Federación Obrera Argentina (FOA). Participó en el mitin de la FOA  del Primero de Mayo de 1902 en Buenos Aires, con J.E. Martí, Torrens Ros y Dante Garfagnini.

A comienzos del siglo XX además de sus actividades políticas y sindicales, colaboró ​​en la prensa, fue Director de redacción del periódico anarquista quincenal “El Obrero”, y escribió en el periódico mensual  “Despertar” y “La Nueva Senda”. El 30 de noviembre de 1902, Troitiño con su mujer y cinco hijos uno de ellos gravemente enfermo,  fue expulsado de la Argentina, al aplicar el Gobierno la “Ley de Residencia”,  junto con Julio Camba, periodista, de 18 años, natural de Villanueva de Arosa; Ramón Palau, panadero, de 35 años, natural de Barcelona; Antonio Navarro, peluquero, de 38 años, natural de la provincia de Almería, le acompaña su esposa y cinco hijos; Miguel Ríos, soltero, de 28 años, natural de Pontevedra; Benigno García, curtidor, soltero, 32 años, natural de Oviedo; Ricardo Alfonsín, 38 años, panadero, casado con cuatro hijos, acompañado de su familia, natural de La Coruña; Juan Calvo, 24 años, panadero, soltero, natural de Pontevedra; Manuel Lago Mariño, soltero, natural de Ames. La “Ley de Residencia”  fue creada con el fin de reprimir las ideas anarquistas y socialistas que traían los trabajadores extranjeros. Llegaron el 18 de diciembre de 1902 al puerto de Cádiz a bordo del trasatlántico  “Reina María Cristina”; entre fuertes medidas de seguridad; la intención de Trotiño era establecerse en la capital andaluza, donde vivía un hermano y un  gran amigo el anarquista   Fermín Salvochea, al que le envió un saludo lamentando que la policía le impidiese bajar a tierra para abrazarlo. Su hija Solidaria estaba gravemente enferma necesitando urgente atención médica, pero las autoridades solo accedieron a que se entrevistara con su hermano a bordo del trasatlántico. Los anarquistas protestaron porque se les obligaba residir en otros puntos distintos a los que ellos deseaban.

De Cádiz fueron enviados por las autoridades españolas a Barcelona y detenidos para prevenir atentados ante la visita del Vicepresidente de Argentina, Quirno Costa. Troitiño y Camba, custodiados por la Guardia Civil, fueron trasladados a la prisión de Pontevedra, donde fueron puestos en libertad, porque  afirmaron que eran anarquistas, pero que jamás habían hecho daño a nadie, ni se les había sorprendido en complots, ni se les encontraron documentos que pudieran comprometerles. Troitiño fue requerido por el gobierno militar de la Coruña  para realizar el servicio militar, por entonces ya  tenía 34 años,  pero consiguió evitar la mili alegando que padecía una hernia. Cuando llegó a la Península desde Argentina dejó en Barcelona a su mujer y sus cinco niños, dos de los cuales murieron, tuvieron que vivir de la caridad pública. El 20 de marzo de 1903 dio una conferencia en el Centro «Germinal» de la Coruña bajo el título «Consideraciones sobre la Ley de Residencia de Extranjeros», recientemente  aplicada  en la República Argentina y en junio de 1903 intervino en un mitin anticlerical.

En 1904, toma la decisión de retornar a América Latina y se establecerse definitivamente en Montevideo,  pero nunca volvió a la Argentina, donde tenía prohibida la entrada. Comienza a trabajar como panadero y se reincorpora a la militancia gremial en el “Sindicato de Oficios Varios” de Villa del Cerro, barrio  donde vivía. En 1905 participó activamente en la huelga de carpinteros y en el gran mitin organizado por el Centro Internacional en protesta por las matanzas de obreros en Rusia, en el que también hablaron los anarquistas Grijalbo y Fernando Balmelli, el socialista Emilio Frugoni y el dirigente liberal Leoncio Lasso de la Vega. Durante mayo de 1905 encabezó la huelga de los trabajadores portuarios que en su mayoría eran gallegos.

Debido al boicot de la patronal, ya que su nombre formaba parte de una lista negra donde se castigaba a los trabajadores más luchadores,  tuvo que trabajar  de canillita: vendiendo periódicos en la vía publica, sólo vendía los periódicos de carácter revolucionario. Las condiciones de los vendedores de periódicos eran miserables y con otros compañeros crea el Sindicato de Canillitas, que luego pasaría a ser el Sindicato de Vendedores de Diarios y Revistas (SVDR), del Uruguay.  En 1923 presidió el SVDR,  el sindicato llegó a tener 3.000 afiliados y una potente Caja de Resistencia y fue gestor de la “Casa del Canillita”. En 1934 la dictadura del presidente uruguayo  José Luis Gabriel Terra lo encarceló con el fin de desterrarlo, pero la movilización popular consiguió su libertad y la de sus compañeros. Entre el 5 y el 8 de septiembre de 1938 participó en la Conferencia Latinoamericana del Trabajo, que se celebró en México.

Durante los años de la Guerra Civil española participó activamente en el apoyo a la República y en varios actos antifascistas. Su hijo Delio Troitiño también fue vendedor de periódicos, mientras que otro hijo, Liberto Triotiño, administrativo en la «Casa Guelfi» de Montevideo, fue diputado por el Partido Socialista  de Uruguay; Adrián Troitiño, por influencias de su hijo, acabó afiliándose al Partido Socialista, pero siempre se declaró libertario y partidario de la «acción directa» anarquista.

En1940 cayó enfermo y el 26 de mayo de 1941 Adrián Troitiño Alcobre murió en Montevideo (Uruguay),  fue enterrado en el cementerio del Buceo de esta ciudad. Una avenida de la ciudad de Montevideo fue bautizada con su nombre para homenajearlo, además se le dedicó una estatua en el barrio de Cordón. Todos los 26 de mayo en Uruguay, se conmemora el “día del canillita”,  en su memoria y no se publican los periódicos. El Sindicato, los vendedores de diarios y revistas y la sociedad uruguaya en general, recuerdan a este libertario con admiración y respeto.

Antonio Vidal Neira, Madrid, 2/5/2018

Anuncios

Un pensamiento en “ADRIÁN TROITIÑO, ANARQUISTA Y SINDICALISTA

  1. Un home arriscado. Gracias Antonio por esta interesante historia.

    El mié., 2 may. 2018 18:02, Historia de deza escribió:

    > Antonio Vidal posted: “El anarquista y sindicalista Adrián Troitiño > Alcobre, “El Abuelo”, como cariñosamente le llamaban sus compañeros de > sindicato, nació en San Mamed de Moalde, gran luchador, hombre de ideas que > supo llevarlas adelante con valentía y desprendimiento, uno” >

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.