LA “ACETILENA LALINENSE”, LA SOCIEDAD ANÓNIMA QUE TRAJO LA LUZ POR GAS A LALÍN


La instalación de la luz en Lalín con el Casino de por «medio» fue realizada por la Sociedad Anónima la «Acetilena Lalinense».

El alumbrado por gas es una tecnología utilizada para producir luz a partir de combustibles gaseosos, como el gas acetileno, que procede del carburo de calcio. El alumbrado a gas fue el medio más popular de iluminación de las ciudades desde principios de 1800 hasta la utilización de la electricidad.

William Murdock, un ingeniero escocés, fue el primero en usar el gas para iluminar, en lugar del aceite y la grasa animal. Londres fue la primera ciudad con alumbrado público de gas, generado a partir del carbón, en 1812. El 24 de junio de 1826 se encendió en España la primera lámpara de gas en Barcelona. El primer ensayo madrileño tuvo lugar en marzo de 1832 con motivo del nacimiento de la infanta Luisa Fernanda, hija de Fernando VII. Más de cien farolas alumbraron el centro de la capital.

GAS ACETILENO

Transeúntes que se maravillan con la nueva iluminación de gas (Londres 1809)/W.

En 1843 el francés Charles Lebón y el banquero Pedro Gil fundaron la Sociedad Catalana para el alumbrado de gas, la primera compañía de esta naturaleza en España, que ilumino Barcelona. En Madrid se creó la Sociedad Madrileña para el alumbrado de gas en 1846, antecesora de Gas Madrid. Comenzó entonces una expansión de esta nueva energía por todo el país.

La luz por gas se convirtió en un motivo de orgullo. Este avance en la iluminación aportaba prestigio. Las administraciones públicas atraídas por el brillo de la luz, comenzaron a promover el alumbrado por gas en detrimento de los sistemas tradicionales. La luz contribuyó a reforzar la seguridad durante la noche,  a desterrar el mito de las tinieblas,  a ampliar y crear nuevos espacios y benefició el proceso de urbanización. Con la llegada de la electricidad a principios del siglo XX, el gas pasa a un segundo plano. Los faroles de gas fueron sustituidos por las eléctricas en las ciudades.

Proyecto para la instalación de luz por gas acetileno en Lalín

Con la documentación salvada del fuego por Amalio Moure, conservada y facilitada por el presidente del Casino, Alberto Granja, hemos podido saber cuándo y cómo llega a Lalín el alumbrado público por gas acetileno,  que vino para cambiar la vida de los lalinenses, pasando de ser un pueblo de velas y candiles, a una Villa con una luz intensa y económica. En la llegada e instalación de la luz por gas acetileno tuvo un papel muy importante el Casino de Lalín.

CASINO

Edificio del antiguo Casino, donde se celebraban las reuniones de los accionistas/Galiciana

Las primeras noticias del interés de la Corporación Municipal de Lalín, presidida por el alcalde Antonio Crespo Pampín, para instalar el alumbrado público por gas acetileno,  datan de octubre de 1904, cuando  Nuño Goyanes, Administrador de Correo y Telégrafos y miembro del Casino, se pone en contacto con  José Riquer Román, representante de la compañía Riquer@Cía, con las oficinas en la c/ Cruz, 37 y 39 de Madrid,  al que le solicita un proyecto de fábrica de gas acetileno para la instalación del alumbrado público.

El  Sr. Riquer envía la descripción y las condiciones del proyecto de fábrica de gas acetileno para el alumbrado público, garantizando la ausencia de todo peligro,  la seguridad de su funcionamiento,  que es una luz que supera en intensidad lumínica a la electricidad y para llevar a cabo el proyecto, establece las siguientes condiciones: contratar con el Municipio el alumbrado público por espacio de diez años; constituir una Sociedad Anónima por acciones que se ofrecerán al vecindario; con las acciones suscritas  formar un  Consejo directivo, que será el que administre la fábrica y se compromete a inaugurar el alumbrado público y general en el plazo de 90 días, a contar desde la fecha en que se firme el contrato con el Municipio.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Antonio Crespo Pampín, alcalde de Lalín/AVN

Manifestado el interés del Ayuntamiento por el proyecto, el Sr. Riquer solicita a Nuño Goyanes, una serie de datos para poder comenzar los trabajos de confección del proyecto y presupuesto para la instalación de la fábrica de gas acetileno: numero de luces aproximado que requiere la instalación del alumbrado público; extensión lineal de la población y un  plano o croquis de la villa; a cuenta de quién van a ser las excavaciones; las condiciones del terreno, precio de los jornales, horas de trabajo, etc.; el punto donde se va a instalar la fabrica y  si la casa para la fábrica,  la facilita el Municipio o si ha de ser de cuenta del instalador.

Enviados  los datos solicitados,  la Compañía adquiere el compromiso formal de construir la fábrica de gas acetileno propuesta y le pide a Nuño Goyanes que  invite a las personas pudientes de la  localidad, amantes del progreso de la misma, a que presten su apoyo moral y material al proyecto, en la seguridad de que resultará para ellos altamente beneficioso. Asegurando que la luz de acetileno resultará más intensa y hermosa y mas económica que la eléctrica.

El  19 de febrero de 1906, el Sr. Riquer informa a D. Luis González, Secretario del Ayuntamiento de Lalín,  que ha confiado a la Sociedad Mercantil de Barcelona “La Industria Electrica-Acetilenica para fuerza y luz”, la misión de dotar a Lalín de una fábrica de luz de acetileno, en las condiciones propuestas y aceptadas y el  ingeniero Ángel Remigio Rodríguez, será el encargado de dirigir las instalaciones en la localidad.

Creación de la Sociedad Anónima la “Acetilena Lalinense

El 5 de marzo de 1906 se convoca a una reunión en el salón del Circulo Recreativo, a los vecinos de Lalín, para someter a su consideración la constitución una Sociedad Anónima para la instalación  y explotación de la fábrica de gas acetileno para alumbrado, calefacción y fuerza motriz para la Villa. En esta reunión, el Sr. Riquer, expone a grandes rasgos el proyecto, mostrando la importancia que el asunto entrañaba desde el punto de vista social y comercial y la mejora que suponía para la localidad  que se la dotase de un alumbrado, el mejor sistema de luz conocido. A tal efecto propuso las bases bajo las que debía de regirse la Sociedad y la forma de  funcionamiento.

Los vecinos convocados, después de larga y detenida discusión,   mostraron su absoluta conformidad al proyecto y acuerdan constituir la Sociedad Anónima la “Acetilena Lalinense”,  con un capital de 15.000 pesetas, divididas en 600 acciones de a 25 pesetas cada una y se declara abierta la suscripción hasta completar el número de 450 accionistas. Las 150 acciones restantes serán suscritas por el Sr. José Riquer Román. Se obliga a los accionistas a abonar la mitad del importe de sus acciones, antes del día primero de Abril. Si no se cubriesen las 450 acciones, el Sr. Riquer, suscribiría las que queden sin adjudicar.

LALIN 1905 028

Casa de D. Alvaro y gente de la época, a principios del siglo XX/AVN

Para encargarse de la cobranza y aceptación de las acciones y gestionar cerca de las personas de posición social del pueblo que no concurrieron  al acto a que suscriban las acciones que consideren conveniente, se nombra una Junta interina, resultando elegidos: Ulrico Fociños Valenzuela (Presidente del Casino), Placido Goyanes Diéguez, Emilio Madriñán y Ramiro Goyanes Crespo.

Se procede a la  voluntaria inscripción de  las acciones  por los señores asistentes: Antonio Crespo (10), Ulrico Fociños (10), Perfecto Goyanes  (100), Gumersindo Goyanes (2), Nicasio Blanco (5), Manuel García (2),  Benito Rodríguez (4), Emilio Madriñán (10), Agustín Pallas (1), Ricardo López (4), Nemesio Neira (2), Ramiro Goyanes (20), Antonio Álvarez (80), José García (5), Placido Goyanes (10), Leopoldo Sanmartín (4), José B. Touceiro (2), Laureano González (5), Alejandro Pérez (2), Teófilo García (4). Juan Vidal (2), Samuel Goyanes (10), Ricardo Crespo (2), Benito Antonio Calvo (10), Manuel Villaverde (6), Victorino Gutiérrez (5), Ramón Santaló (4), Manuel Palmaz (10), Ángel Gontán (10), Manuel Lalín (2), Álvaro Goyanes (20), Malalio Campos (10), Manuel Aveledo (2), Juan López Taboada (3), José Rivas (2), José Neira (2), Emilio Otero (2), Valerio García (2), Ramón Fernández Vázquez (10), José Fernández (2), Eduardo Vidal (2).

Nombramiento del Consejo de Administración de la Acetilena Lalinense

El 9 de marzo de 1906, reunidos, en  el salón del Casino,  en Junta General los accionistas de la sociedad “La Acetilena Lalinense”,  nombran el  Consejo de Administración, quedando formado por:  Antonio Álvarez Presidente; Ulrico Fociños, Vicepresidente; Manuel Villaverde, Emilio Madriñán, Leopoldo Sanmartín, Vocales; Perfecto Goyanes, Tesorero; Placido Goyanes, SecretarioAdministrador. A propuesta del socio José Riquer Román se acuerda por unanimidad que el referido Consejo, proceda a la confección de los Estatutos y Reglamento por los que ha de regirse la Sociedad, para ser aprobados en la próxima Junta.

El Consejo de Administración, presenta a los accionistas, los Estatutos y Reglamento por los que ha de regirse la Sociedad, al objeto de proceder a su examen, discusión y aprobación.  Leídos por artículos y previa discusión, acordaron por unanimidad aprobarlos por hallarse conformes al fin para el cual habían sido redactados y están sujetos a las disposiciones legales que regulan la materia. Los estatutos constan de 7  títulos y 17 artículos, en los que se estable: la forma de constitución de la Sociedad, la denominación, el domicilio social, la duración y los objetivos; el capital social; como se va administrar; las funciones de la Junta General; la composición del Consejo de Administración; cómo será el reparto de beneficios y los pasos a  seguir en caso de disolución.

Contrato  para la  instalación del alumbrado público por gas acetileno

El 26 de marzo de 1906, reunidos los accionista en el local del Casino, el Presidente de la Sociedad “Acetilena Lalinense”, da cuenta de la reunión celebrada con el Sr. Alcalde, Antonio Crespo Pampín, en la que se le informó de las bases del contrato con arreglo a las cuales la Corporación Municipal, saca a subasta el alumbrado público de la Villa. Las condiciones a que ha de sujetarse dicho contrato con el Ayuntamiento son las siguientes: 

939 (2)

Anagrama de la Compañía con que encabezaban las cartas/AVN

El Contratista suministrará fluido para alimentar 40 faroles con las condiciones técnicas de una presión sostenible y constante de quince milímetros y un gasto de siete litros de gas por hora y farol,  siendo el precio de 2.000  mil pesetas anuales,  abonables por el Ayuntamiento,  por trimestres vencidos. El Ayuntamiento facilitará al Contratista gratuitamente un solar para la edificación e instalación de la casa-fabrica. La duración del contrato será por 15 años a contar desde el día en que empiece a darse la luz.

El Contratista quedaba obligado a efectuar por su cuenta la instalación de la fábrica de acetileno, las cañerías subterráneas por tuvo de plomo para la conducción de gas fluido por las calles de la Villa que se le designen y  para hacer las derivaciones de las cañerías generales para el establecimiento del alumbrado particular, siempre que no perjudique las buenas condiciones del alumbrado público, corriendo de su cuenta todos los gastos que estas derivaciones originen.

El Contratista quedaba obligado a anticipar el importe del coste de 26 columnas de hierro fundido con sus faroles y los 14 faroles con sus repisas para fijar en las paredes, con sus boquillas y en condiciones de dar luz, cuyo importe se evalúa en 3.000 mil pesetas y que una vez establecidas dichas columnas y faroles alumbrando,  se hará cargo de ellas el Ayuntamiento, corriendo de su cuenta las reparaciones y sustituciones de columnas y faroles y libre de toda responsabilidad por este concepto el contratista.

El reintegro de las 3.000 pesetas, lo hará el Ayuntamiento, incluyendo en sus presupuestos durante 10 años la decima parte de dicho anticipo, en cada año,  con el cinco por ciento de intereses del capital que cada año quede restando de la totalidad del importe. A los accionistas para reunir las 3.000 pesetas que hay que anticipar, se les hará un  recargo de 5 pesetas en el coste de cada acción, de manera que las 600 acciones que se han emitido para formar el Capital Social seguirán siendo de a 25 pesetas con un cupón suplementario de 5 pesetas más por acción, amortizables en diez secciones de cincuenta céntimos cada una.

940 (2)

Firma de José Riquer Román/AVN

El Contratista quedaba obligado a ampliar la red del alumbrado público y a establecer el aumento del número de faroles que el Ayuntamiento le exija,  abonando el Municipio, por dicha ampliación,  una cantidad proporcional al número de faroles aumentados, tomando como base las 2.000 pesetas que se abonan para el alumbrado. El coste de las columnas y faroles de esta nueva instalación será de cuenta del Ayuntamiento.

Si el Ayuntamiento acordase hacer alguna variación tanto en la línea que forma el recorrido de la cañería como en los puntos que se designan para la instalación de columnas y faroles, podrá ordenarlo al Contratista  pero todos los gastos que semejantes variaciones originen serán de cuenta del Ayuntamiento.

Si por cualquier circunstancia se rescindiera el contrato o si transcurrido los 15 años convenidos terminase el compromiso del Contratista para dar luz al alumbrado público; el gasómetro, gasógenos y demás enseres que constituyen la fabrica así como la tubería de plomo que forma la línea general y ramificaciones y derivaciones habrán de ser levantadas por el Contratista por ser de su propiedad, quedando únicamente a disposición del Ayuntamiento, las columnas y faroles con sus repisas.  Si al terminar el plazo convenido de los 15 años, el Ayuntamiento no tuviese por conveniente prorrogarlo, podrá obligar al Contratista a que le ceda la fábrica productora del gas y las cañerías que lo conducen hasta los faroles,  a tasación pericial.  El Contratista se reserva el derecho de suspender el alumbrado público si a los 30 días de haber dado el aviso, no se le paga el importe del trimestre vencido. Igualmente suspenderá dicho servicio si le obligare a ello una fuerza mayor, incluyendo en esta expresión huelga de sus empleados y averías.

Horarios de encendido y apagado de los faroles

Los faroles se encenderán desde el crepúsculo vespertino, hasta las 10  de la noche, desde el 15 de octubre hasta el 15 de febrero, desde esta fecha hasta el 15 de abril hasta las 11 y desde esta fecha al 15 de agosto hasta las 12 y desde el 15 de agosto al 15 de octubre hasta  las 11. A estas horas se apagará la mitad de los faroles y la otra mitad dará luz hasta una hora antes del amanecer. Esta mitad que ha de quedar encendida la designará el Alcalde previa nota escrita que pasará al Contratista. Durante las fiestas de la Patrona de la Villa permanecerán encendidos todos los faroles, toda la noche. No obstante lo estipulado  quedan a favor del Contratista las noches que median desde el cuarto creciente a la luna llena inclusivas y en las noches siguientes se encenderá el alumbrado a la hora ordinaria pero se apagará al aparecer la luna en el horizonte. Para encender todos los faroles del alumbrado público se concederá el término de una hora a contar desde el momento en que se encienda el  primer farol.

ACCIONISTAS

Firmas de algunos accionistas de la Acetilena Lalinense/AVN

Los accionistas asistentes a la Junta mostraron su conformidad con estas bases y facultaron a la Comisión para que el  Sr. Riquer se lo comunique al Sr. Alcalde. Firmaron el acta: Placido Goyanes, Ulrico Fociños, Emilio Madriñán, Ramiro Goyanes, Juan López, Manuel García, Ricardo López, Ricardo Crespo, Antonio Álvarez, Samuel Goyanes, Perfecto Goyanes, Juan Vidal, Benito Antonio Calviño, Joaquín Velón, Nicasio Blanco, José Benito Francisco y Benito Rodríguez.

Conclusión

El 31 de enero de 1907,  Antonio Crespo Pampín, alcalde de Lalín y José Riquer Román, vecino de Madrid, representante de la Compañía, con los testigos Nuño Goyanes, Benito Abeledo, vecinos de la Villa y Andrés Villamarín de Donramiro, firman el contrato para la instalación del alumbrado público de la Villa de Lalín por gas acetileno con arreglo a las bases acordadas. El 2 de junio del mismo año, la Corporación municipal una vez instalado el alumbrado público de la Villa por gas acetileno,  se hace cargo del material colocado en los puntos señalados que constituye dicho alumbrado. A partir de esta fecha, Lalín empezó a disfrutar de una luz intensa, hermosa y económica, hasta la llegada de la electricidad.

Fuente: Este trabajo se ha realizado con los documentos salvados por Amalio Moure del fuego, guardados por el presidente del Casino Alberto Granja, que amablemente los ha facilitado para sacar a la luz un episodio de la historia de Lalín.

Antonio Vidal Neira, Madrid, 23/03/2021

Un pensamiento en “LA “ACETILENA LALINENSE”, LA SOCIEDAD ANÓNIMA QUE TRAJO LA LUZ POR GAS A LALÍN

  1. Muy interesante, Antonio. Gracias.

    El mar., 23 mar. 2021 17:01, Historia de la Tierra de Deza escribió:

    > Antonio Vidal posted: » Introducción El alumbrado por gas es una > tecnología utilizada para producir luz a partir de combustibles gaseosos, > como el gas acetileno, que procede del carburo de calcio. El alumbrado a > gas fue el medio más popular de iluminación de las ciudades des» >

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.