EL SABIO DE BERMÉS


Trascripción y traducción del gallego del articulo EL SABIO DE BERMÉS, escrito por Carlos Brandido Gutiérrez y publicado en la revista de la Fiestas patronales de Lalín del año 1988. Es un artículo sobre un matemático escrito por otro lalinense matemático, que logra resumir la vida y las aportaciones del sabio de Bermés al estudio de la forma y dimensiones de la Tierra.

El día 25 de Octubre de 1770 nació en Bermés D. Pedro José Rodríguez González, hijo de D. Antonio Rodríguez y Dª. Francisca González, naturales de Bermés y Lalín respectivamente. El presbítero D. Pedro Villar, vecino de Donramiro, fue su padrino, y su madrina Dª. Josefa González, de San Martiño de Lalín.

O MATEMATICO DE BERMES 007

Busto de José Rodríguez González , «El sabio de Bermés», existente en el Paraninfo de la Universidad de Santiago de Compostela

Estudió primeras letras y gramática en Monforte de Lemos con su tío D. Pedro. El 17 de Octubre cuando iba a cumplir diecisiete años, ganó una beca para el Colegio de San Jerónimo de Santiago. Uno de sus biógrafos nos habla de la fuerte inclinación que D. José Rodríguez mostró ya desde niño por las ciencias matemáticas y de la naturaleza, que simultaneó con los estudios eclesiásticos por voluntad de su familia.

Después de tres meses en San Jerónimo, obtiene en 1790 el Bachillerato en Filosofía y, cinco años más tarde, el de Teología, carrera que rematará en 1798. Por estas fechas la Universidad de Santiago aun no estaba dotada de los estudios correspondientes a la Facultad de Ciencias, no obstante disponía de una Cátedra de Matemáticas destinada a la preparación de los alumnos para la Facultad de Medicina. De 1798 a 1799 D. José Rodríguez regenta interinamente dicha cátedra por considerar los miembros del Claustro de la Universidad, que es uno de esos genios que de vez en cuando dota la Providencia para los conocimientos sublimes (Libro de informes de la Universidad).

El Archivo Histórico Nacional registra (13 de Diciembre de 1797) una solicitud de Rodríguez al Consejo de la Universidad a fin de ser admitido a las oposiciones de matemáticas, donde alega que es profesor de Teología de la Universidad, que curso matemáticas con el Sr. Pereira, que fuera catedrático de la asignatura en Santiago, estudios que después continuó por su cuenta, sin perdonar medios para instruirse en los autores de mayor fama: Euler, Dalambert, Newton, etc. Por fin la ansiada cátedra sale a oposiciones en 1800.  Tras un brillante examen, Rodríguez es nombrado catedrático de la asignatura de matemáticas, de la que toma posesión el 11 de Abril de 1801. Ejerce la docencia durante dos cursos, que aprovecha para hacer estudios de Botánica en el tiempo que le deja libre la cátedra (B.A.G. y Espasa).

El Claustro de la Universidad acuerda que el Catedrático de Matemáticas se traslade a París para perfeccionar y extender sus conocimientos en estas ciencias. En Agosto de 1806, cuando iba a volver a Galicia, nuestro gobierno lo nombró Comisario de las operaciones de medida de la meridiana de España, trabajo que realizó con los franceses Biot y Aragó. En 1808 la Suprema Junta Central lo destinó a Cádiz para redactar todas las observaciones, mediciones y cálculos de aquel interesante trabajo y preparar otro para la formación de un mapa exacto de España. En 1809 la misma Junta lo comisionó para que se dirigiese a Inglaterra con el objeto de visitar los establecimientos destinados a la práctica y enseñanza de la Astronomía y aplicaciones a la Geografía y a la navegación.

Rodríguez vuelve a Santiago para regentar su cátedra, pero después de lo que llevaba trabajado en el extranjero, aquí no se acostumbra; Compostela es muy pequeña para él. Por eso no tardara en marcharse. El Rey le concede permiso para marchar a Alemania, a fin de que se perfeccione en ciencias naturales, principalmente en Mineralogía, en Gotinga. Rodríguez Carracido, en “Estudios Histórico-críticos de la Ciencia Española”, relata la gran amistad del sabio de Bermés con el abate Haüy, padre de la Cristalografía, que le regala una colección formada por 1024 modelos representativos de todas las derivaciones posibles de los tipos cristalográficos.

450px-Observatoriomadridfrente

El Real Observatorio Astronómico de Madrid / Wikipedia

Todos los biógrafos afirman que el matemático Rodríguez fue solicitado por el Zar Alexandre de Rusia para dirigir el Observatorio de San Petersburgo. En 1816 el Observatorio de Madrid pasó a depender de la Junta Protectora del Museo de Ciencias Naturales. El 2 de Enero de 1819 fue nombrado Profesor de Astronomía D. José Rodríguez González, que tomó posesión de su cátedra en Madrid y dio lecciones en el Gabinete de Historia Natural durante los años 1819 y 1820. De las clases no hay rastros de apuntes, programas o libros y en el Observatorio Astronómico no existe documentación con observaciones hechas por él o bajo su dirección. El mismo escribía en una carta que su observatorio estaba enteramente destejado y que lo iban a retejar con el dinero de un calendario compuesto por él, que no resulto como negocio.

Llegados a este punto,  hay que señalar que, en el desierto de la ciencia española de los siglos XVIII y XIX, Galicia es un raro oasis con figuras como Feijóo, Sarmiento, Rodríguez y otros.

Mas, aun le quedaron fuerzas a nuestro vecino para dedicarse a la política, Rodríguez tomó asiento en el Congreso de los Diputados  (Diario de la Cortes, tomo XIII, pág. 4)  donde lucho por una quinta provincia en Galicia, con capital en Santiago, a la que pertenecerían Deza y Trasdeza.

El 30 de Septiembre de 1824 murió en Santiago D. José Rodríguez González, catedrático de Astronomía en el Museo de Ciencias Naturales de Madrid y director de su Real Observatorio, académico de la Universidad de Gotinga en Alemania. Fue sepultado en la iglesia de San Agustín.

D. Ramón Aller Ulloa, investigador de la vida y obra del sabio de la Tierra de Deza, no pudo encontrar más que una memoria impresa del matemático Rodríguez, que se encuentra en la Biblioteca del British  Museum, en un pequeño tomo impreso en 1815, que contiene la memoria de Rodríguez y otros trabajos referentes a la triangulación inglesa de Mudge y Colby, con intervención de Delambre, el Barón de Zach, Thomson y Olinthus Gregory. El titulo de la comunicación de Rodríguez, traducido del inglés, es Observaciones sobre la medida de tres grados de Meridiano, llevadas a cabo en Inglaterra por el Teniente Coronel William Mudge”.Comunicación a la Royal Society

Demuestra Rodríguez mucha perspicacia en los cálculos geodésicos y aprovecha las medidas realizadas hasta su tiempo, para demostrar la elipticidad de los meridianos terrestres. El geodesta ingles Mudge concluía que el meridiano terrestre o era irregular o la tierra era achatada por el Ecuador y alargada en los polos. Rodríguez, utilizando las mismas mediciones, demuestra todo lo contrario, que la tierra es un elipsoide achatado por los polos y alargado por el Ecuador, como afirmaba Newton. ¿Sospecharía Rodríguez que lo que después se llamó geoide no es en rigor un elipsoide de revolución?

El Sabio de Bermés brilla en el firmamento de la ciencia gallega con luz propia y señala el camino hacia las estrellas a los estudiosos de nuestra tierra.

Antonio Vidal Neira, Madrid, 15/01/2023

Anuncio publicitario

Un pensamiento en “EL SABIO DE BERMÉS

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.